Xochitécatl y Cacaxtla, templos serpiente y guerreros jaguar

Las zonas arqueológicas de Xochitécatl y Cacaxtla se encuentran en el sur de Tlaxcala. Los invitamos descubrir con nosotros estos extraordinarios recintos prehispánicos, a menos de tres horas de la agitada Ciudad de México.

Esteban Raymundo González, 18 de Septiembre, 2014

bwd  Pág 1/3  fwd
01.jpg
02.jpg
03.jpg
04.jpg
05.jpg

 

Xochitécatl, el cielo florido

Xochitécatl es el lugar del linaje de las flores, se trata de un centro ceremonial construido en lo alto de un volcán extinto. Los arqueólogos han desenterrado en este sitio, diversos objetos relacionados con el culto a la diosa madre Tlazoltéotl. Esta región ocupada por los olmecas xicalancas, alcanzó su mayor esplendor entre los años 600 y 800 d.C.

Ascendemos a Xochitécatl por una serie de escaleras. Previamente cargamos el iPod con una selección de música apropiada para este recorrido. En el verano todo está verde, huele a hierba mojada. Nos encontramos con la primera estructura, el Edificio de la Espiral. Este observatorio y adoratorio dedicado a Ehécatl, dios del viento, se caracteriza por su forma circular y la blanca cerámica en espiral. En la parte superior observamos una cruz del siglo XVII. Arriba tenemos una espléndida vista de la zona arqueológica.

Unos pasos adelantes, en el centro de la plaza, está el Basamento de Los Volcanes, con orientación norte-sur, uno de los vestigios más antiguos de Xochitécatl.

La estructura más importante es el Templo de las Flores, adoratorio con plataformas revestidas con cantos de río, tepetate y piedra laja. En la cima descubrimos un dintel, posiblemente erigido con fines rituales y astronómicos. En este templo se descubrieron numerosas ofrendas dedicadas a Tlazoltéotl. Aprovechamos para tomar un respiro y admirar desde este templo, los nevados volcanes Popocatépetl, Iztaccíhuatl y La Malinche, y la cumbre de Cofre de Perote.

Por último, el Edificio Serpiente. Esta estructura se distingue por un monolito en la parte más alta. Dentro del monolito sobresale una estela con lengua bífida. Al norte del edificio se descubrieron dos esculturas, una de un jaguar antropomorfo y otra de un personaje que empuñaba un cetro y un bastón. También se hallaron cientos de herramientas elaboradas con obsidiana.

A unos 10 minutos de Xochitécatl, encontramos la joya arqueológica de Tlaxcala: Cacaxtla, monumental conjunto arquitectónico.

Cacaxtla, batalla entre jaguares y aves

Cacaxtla comprende una plataforma o Gran Basamento, edificado en un cerro. En esta ciudadela se han descubierto influencias mayas, teotihuacanas, mixtecas, zapotecas y nahutlacas. Investigaciones recientes ubican el origen de esta ciudad alrededor del año 300 a.C., posiblemente fundada por una cultura paleo-olmeca. Su apogeo coincide con la decadencia de Teotihuacán, el surgimiento de Tajín y Xochicalco y el auge de Cholula.

 

Además de sus palacios, templos, adoratorios y plazas, Cacaxtla es famosa por sus murales, realizados entre el 600 y 800 d.C., descubiertos en 1975. Los muralesfueron elaborados en paredes cubiertas con estuco, usando colores como azul maya, rojo tostado, ocre, blanco, negro humo, amarillo y verde. Cada uno de estos colores simboliza elementos como el maíz, la obsidiana, la sangre, la realeza, el sacrificio y la tierra.

El Mural de la Batalla se encuentra en el Edificio B, cuenta con 22 m de largo y 25 m² de superficie, característica que lo convierte en uno de los más extensos del México prehispánico. En este observamos el feroz combate entre guerreros jaguar y guerreros ave. Los primeros están ricamente ataviados y armados con lanzas y cuchillos de obsidiana, los segundos son vencidos, sometidos, mutilados y sacrificados.

Los Murales del Templo Rojo, suman cuatro en total, presentan una vasta iconografía relacionada con la fertilidad de la tierra, el agua y la muerte. Destaca un personaje con un tocado-jaguar, hundiendo su bastón en el cuerpo de una serpiente.

En el Pórtico A nos sorprendemos con los dos ejemplos más exquisitos y mejor conservados del arte mural en Cacaxtla: el hombre jaguar y el hombre ave.

El hombre o sacerdote jaguar es un personaje engalanado con la piel de este gran felino, llevando en sus brazos un atado de lanzas. De las varas brotan gotas de agua que caen sobre una serpiente envuelta en una piel de jaguar.

El hombre o sacerdote ave es un personaje vestido con elementos de ave rapaz, con un impresionante tocado en forma de cabeza de ave, brazos con largas plumas y garras. Se mantiene erguido sobre una serpiente azul emplumada y sostiene un bastón que representa su poder.

Sugerimos visitar estas zonas arqueológicas durante el Equinoccio de Primavera, en el trayecto tendrá oportunidad de disfrutar de la campiña, contemplar volcanes y montañas, degustar la gastronomía tlaxcalteca y conocer estas maravillas de nuestro México.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje