Tinganio, el lugar donde la tierra caliente se vuelve fría

Tinganio, al sur del pintoresco Tingambato, a unos 28 kilómetros de Uruapan y 95 kilómetros de Morelia, es una zona arqueológica con un fulgor misterioso como ocurre con Teotihuacán. No está muy claro quién la construyó y qué ocurrió con sus primeros habitantes: cuando los purépechas ocuparon el lugar, palacios y templos ya estaban ahí.

Por Arturo Familiar, Junio 2015

{vsig]/art/destinos/zonas_arqueologicas/tinganio-el-lugar-donde-la-tierra-caliente-se-vuelve-fria/{/vsig}

La relación entre Tinganio y Teotihuacán no se limita solo al enigma del origen de ambas. La influencia teotihuacana en la arquitectura de este sitio es notable, tanto que al principio se pensó que las dos habían sido edificadas por los mismos constructores. Sin embargo, los vestigios desenterrados en Tinganio están más relacionados con las civilizaciones surgidas en el Occidente de México.

La zona arqueológica de Tinganio, una de las más visitadas en Michoacán, tiene una extensión aproximada de dos kilómetros de largo. Sin embargo, desde el siglo XIX y hasta finales de los años setenta del siglo pasado, solo se han explorado unos cinco mil metros cuadrados.

Observamos dos plazas: una ceremonial en el occidente, conocida como Plaza 1, y otra en el oriente con estructuras civiles, Plaza 2. Las construcciones muestran el estilo teotihuacano que se distingue por el talud tablero y la planta mixta o yácata difundida en la región.

El talud tablero es un elemento arquitectónico conformado por un muro inclinado (talud), rematado en una plataforma que sobresale (tablero). El estilo talud tablero adquirió formas particulares de acuerdo con la visión de cada cultura y se extendió por toda Mesoamérica. El Juego de Pelota en la Plaza 1 y el Templo de la luna en la Plaza 2, expresan esta influencia.

En la Plaza 2, recorremos un patio hundido, sepulcros y altares. Rematando el conjunto, orientada al este, el Templo de la luna con ocho metros de altura y 34 metros por lado. Además del Templo de la luna, existe otro adoratorio del que solo se aprecia un montículo, enterrado en un huerto de aguacate adyacente.

En el sureste de la Gran Plataforma en la Plaza 2 se descubrió en 1979 la Tumba 1, bajo los restos de un palacio. Después de retirar cinco losas que cubrían la entrada del sepulcro, los arqueólogos exploraron una cámara con bóveda falsa. En el interior encontraron 32 cráneos con ofrendas de obsidiana y turquesas, entre otros hallazgos. Tinganio es uno de los sitios más representativos de la etapa anterior al apogeo Tarasco. Investigaciones recientes, incluido el descubrimiento de la Tumba II en 2012, refuerzan la idea de que fue un importante centro político y religioso. Esto debido a su ubicación estratégica con respecto a los principales recintos ceremoniales en la Zona Lacustre y Meseta Purépecha.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje