La civilización maya se originó hace aproximadamente 3,000 años sobre la zona que hoy ocupan Guatemala, Honduras, El Salvador, y Belice. Siglos más tarde se abrió paso a través de esos territorios selváticos cruzando los ríos Grijalva y Usumacinta para establecerse en los actuales estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco, y Yucatán en el sureste de México. A lo largo de casi 2 milenios los mayas construyeron grandes ciudades, suntuosos templos, palacios y observatorios astronómicos, y crearon un vasto imperio que abarcó cerca de 400 mil km2 de territorio. Estudios calculan que en la época de esplendor, alrededor del 900 d.C., el imperio maya contaba con una población rural de 200 habitantes por km2 y en las ciudades unas 800 personas por km2. Esta extraordinaria civilización prosperó durante siglos, hasta que súbitamente, e inexplicablemente, se colapsó.

Leer más...