Cempoala la ciudadela amurallada

La Zona Arqueológica de Cempoala se localiza en la región de las Llanuras del Sotavento, en la parte central de Veracruz –  a 416 kilómetros de la Ciudad de México y 72 kilómetros de Xalapa, capital del Estado –. La importancia histórica de esta zona es haber sido la Puerta Oriental de la Conquista de México, pues en esta región se estableció una alianza entre las poblaciones costeñas del centro de Veracruz y los españoles.

Cempoala es una palabra náhuatl que significa “20 aguas” (Cempoalli-20 y atl-agua, o lugar donde abunda el agua); otra interpretación es “lugar donde se hace el tianguis cada 20 días”. Fue uno de los asentamientos prehispánicos más importante del centro de Veracruz en el Postclásico (900-1521 d.C.). A la llegada de los conquistadores en 1519, la ciudad tenía una población de 25 a 30 mil habitantes. Este dato es significativo pues en todo el territorio del Totonacapan del Sur se estima una población de 250 mil personas en ese mismo periodo.

Cempoala fue el último sector de la región en ser poblado, quizá entre el 1200 y 1400. Sería conformado por una pluralidad étnica de grupos de origen náhuatl provenientes del altiplano y totonacos, integrándose con la población local costeña establecida en sitios próximos como Trapiche y Chalahuite desde el Preclásico (1350-200 a.C.). Hernán Cortés presenció esta diversidad cultural antes de establecerse en la Villa Rica de la Vera Cruz.

La importancia cultural de Cempoala es el manejo del agua, la cual traían por gravedad y canales de riego del Rio Grande de Actopan. Otro elemento importante es la planeación urbana mediante sistemas amurallados, terrazas y muros de contención; todo ello era con la finalidad de evitar  inundaciones.

Desde el punto de vista geográfico, la región  era un paso obligado para comunicar el centro con el norte, el sur y el altiplano. Tenía un papel comercial tan importante como lo tiene hoy el Puerto de Veracruz.

Con respecto al estilo arquitectónico de Cempoala, la ciudad está más apegada al estilo del altiplano que al costeño. Entre los basamentos principales destacan el Templo Mayor, el Templo de las Chimeneas, el Templo de la muerte, el Templo de las Caritas y el Templo del Dios del Aire.

La Zona Arqueológica está  conformada por 12 Sistema Amurallados, cuya extensión es de casi 40 hectáreas. El Centro Ceremonial, o Área de Gestión (Sistema Amurallado IV) mide 7.5 hectáreas y estaba ocupado por el principal sector de la sociedad: nobles, sacerdotes y guerreros dedicados a organizar fiestas rituales y cuidar el recinto sagrado. El resto de la población vivía fuera de esta área en chozas construidas con materiales perecederos y solo asistían al Centro Ceremonial cuando se realizaban ceremonias en honor a sus dioses.

bwd  Pág 1/2  fwd
circular-de-gladiadores.jpg
piedra-de-sacrificio.jpg
templo-de-la-luna.jpg
templo-del-agua.jpg

Por Arqueólogo Francisco Javier Andrade Domínguez

Investigador del Centro INAH Veracruz-Unidad Xalapa

Después de su época de esplendor, Cempoala va perdiendo paulatinamente importancia debido a varios factores como la explotación, la guerra y la migración. Pero el factor dominante fueron las epidemias que trajeron los españoles, como la viruela negra que se propagó por todo el territorio: A principios del siglo XVII, de los 250 mil habitantes en la región, solo quedaron 8 familias que serían trasladadas a Acatlán, cerca de Naolinco.

Para 1610 Cempoala cae en el olvido, hasta que fue redescubierta por Francisco del Paso y Troncoso en 1891, quien levantó un plano de la zona arqueológica. Entre los hallazgos más relevantes tenemos el Entierro de la Diosa de las Mujeres Muertas llamada Mixtecacihuatl, en la parte superior del Templo de la Muerte, y la presencia de dos yugos, hachas y palmas encontradas en una parcela en el Ejido de Cempoala.

Los invitamos no solo visitar Cempoala, sino también las comunidades de la región de la Cuenca Baja del Río Actopan y sumergirse en sus aguas cristalinas, disfrutar del mar en las playas Chachalacas y Juan Ángel. Además de la hospitalidad y calidez de su gente, llénese de los aromas, sabores y colores de las festividades patronales y gastronomía de sus poblados a lo largo del año. 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje