El Mariachi, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Durante la ocupación francesa en 1862, en un poblado de Jalisco se celebraba una boda. Era tal el jolgorio que unos soldados invasores preguntaron por qué tanto escándalo, a lo que una persona contestó “C’est un mariage”, es decir, esto es una boda. Quizá señaló en ese momento al grupo de músicos que animaba la fiesta. Desde entonces estos conjuntos reciben el nombre de mariachi, por la confusión entre los franceses con mariage.

 Jimena García Luna

bwd  Pág 1/4  fwd
el_mariachi1.jpg
el_mariachi10.jpg
el_mariachi11.jpg
el_mariachi12.jpg
el_mariachi13.jpg

En México, la vida se acompaña con música de mariachi. Celebraciones familiares, fiestas patrias, romance y desilusión amorosa, todas se acompañan de este inconfundible género de la música Mexicana. El Mariachi es la expresión cultural Mexicana más reconocida mundialmente, y forma parte de la identidad nacional. Su relevancia ha sido consagrada en su designación como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La UNESCO define como patrimonio inmaterial todo aquello que “abarca una variedad de expresiones, desde las tradicionales hasta las contemporáneas, rurales y urbanas, así como usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas, junto con instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales, en que las comunidades, grupos e individuos se reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio cultural inmaterial, que se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las sociedades en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, generando un sentimiento de identidad y continuidad”.

Identidad mexicana

Para el comité de expertos de la UNESCO, el mariachi es una expresión única que condensa la identidad mexicana. Elemento fundamental de la cultura mexicana, como agrupación y género musical en una extensa región geográfica que comprende los estados de Jalisco, Nayarit, Colima, Michoacán, Sonora, Sinaloa, Durango, Guanajuato, Aguascalientes, Zacatecas, Estado de México, Guerreo y Oaxaca. Manifestación cultural y tradición compuesta por música de cuerdas, canto y trompetas.

Estas características contribuyeron para la designación del mariachi como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, durante la Sexta Reunión Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, organizado por la UNESCO en Bali, Indonesia. Al conocerse la noticia, un grupo de mariachis ingresó a la reunión e interpretó El Son de la Negra.

De Cocula es el mariachi, de Tecalitlán los sones

Los conjuntos de cuerdas en los Altos de Jalisco, Cocula, y territorios vecinos eran populares en el siglo XIX. Estos grupos estaban formados por violines, guitarras, vihuelas, arpas y guitarrones. El repertorio que interpretaban consistía principalmente en sones y jarabes. Los músicos de estos mariachis tradicionales acostumbraban vestir a la usanza charra.

Durante la ocupación francesa en 1862, en un poblado de Jalisco se celebraba una boda. Era tal el jolgorio que unos soldados invasores preguntaron por qué tanto escándalo, a lo que una persona contestó “C’est un mariage”, es decir, esto es una boda. Quizá señaló en ese momento al grupo de músicos que animaba la fiesta. Desde entonces estos conjuntos reciben el nombre de mariachi, por la confusión entre los franceses con mariage.

Pero esta no es la única explicación sobre el origen de la palabra mariachi. Para algunos este vocablo surge de un canto nativo a la Virgen María, en el que se mezclan náhuatl, español y latín; otros aseguran que esta palabra proviene del dialecto hablado por los cocas en Cocula.

El mariachi en México

Los grupos de mariachi generalmente están formados por una docena de músicos, aunque no hay un límite en particular. Además de cuerdas, ahora utilizan metales e instrumentos de viento y su repertorio se ha extendido, incluyendo música vernácula, corridos, huapangos, valses, bolero ranchero, baladas y hasta cumbias, entre otros ritmos. El atuendo es el tradicional sombrero y traje charros.

En los años cuarenta, el cine mexicano dio a conocer internacionalmente la imagen del mariachi en películas protagonizadas por grandes intérpretes como Jorge Negrete y Pedro Infante, entre otros. Estos filmes de la Época de Oro del Cine Nacional promovieron personajes como Tito Guízar, Miguel Aceves Mejía, Javier Solís, Luis Aguilar y Vicente Fernández.

En todo México se encuentran grupos de mariachi integrados por hombres, mujeres o mixtos. El epicentro de la música mariachi en la ciudad de México es la legendaria Plaza Garibaldi. Pero la cuna de la música mariachi se encuentra en Guadalajara, Jalisco, donde anualmente se organiza el Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería. También son típicos en Guanajuato, y en los Portales de Morelia, Michoacán. No hay plaza, cantina o celebración en nuestro país que no sea amenizada con los sones del mariachi. Ni tampoco nadie que, lejos de su tierra, no sienta nostalgia con Cielito Lindo o deje de vibrar con Ay Jalisco no te rajes.

La Plaza del Mariachi en Guadalajara y Plaza Garibaldi en la Ciudad de México

La Plaza del Mariachi o Plaza Pepe Guízar, autor tapatío de la célebre canción “Guadalajara”, es un ícono de la ciudad de Guadalajara, capital del estado de Jalisco. Fue construida en los años sesenta y recientemente rehabilitada. En este espacio, en otros tiempos, se llegaban a reunir hasta 70 grupos de mariachis. Un portal colonial de medio punto, añejas casonas, una fuente y un busto en bronce de Silvestre Vargas, fundador del famoso Mariachi Vargas de Tecalitán, engalanan esta plaza tradicional.

En la Plaza del Mariachi, cuando el sol se mete, los músicos salen. Bajo los arcos de una de las construcciones se observan negocios donde pueden degustarse los típicos platillos tapatíos, como las famosas tortas ahogadas. En la plaza se escuchan los alientos del mariachi. Una música que ha traspasado fronteras.

La Plaza del Mariachi de Guadalajara ha sido remozada en varias ocasiones, la más cercana en noviembre de 2009. En esta oportunidad se construyó el Patio Tapatío, un restaurante que abarca todo el centro de la plaza. En este sitio puede apreciarse el sabor del tequila y el alegre folclor de Jalisco.

La noche avanza y los grupos de mariachis se concentran en los alrededores y sobre la Calzada Independencia. El mejor momento para llegar a la Plaza del Mariachi y escuchar esta música como se debe es alrededor de las 19 hrs. Cuando comienzan a sonar las guitarras y se organiza una exhibición de suertes con el típico lazo charro. La Plaza del Mariachi, custodiada por el templo de San Juan de Dios, se localiza en la Calzada Independencia, entre las calles de Javier Mina y Álvaro Obregón.

Así como Guadalajara cuenta con un espacio para disfrutar los sones del mariachi, la capital de México, ofrece a los visitantes la Plaza Garibaldi.

La Plaza Garibaldi, originalmente Plaza Santa Cecilia, se encuentra en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Es conocida por sus grupos de mariachis, música norteña, música veracruzana y tríos románticos. Es costumbre conseguir mariachi en Garibaldi para llevar serenata o celebraciones como bodas, cumpleaños e incluso funerales.

Uno de los sitios de mayor tradición Garibaldi es el Tenampa, cuyo propietario, don Juan Hernández, originario de Cocula, trajo consigo el ponche de granada y arrayán, la birria y el pozole. En esta cantina por primera vez se ofreció en los años veinte un espectáculo con mariachi, encabezado por Concho Andrade. Desde entonces, esta plaza se convirtió en el lugar ideal para escuchar la música del mariachi.

La explanada de la plaza está resguardad por una serie monumentos en el Paseo de las Luminarias, dedicado a Pedro Infante, Jorge Negrete, Lola Beltrán y Javier Solís, entre otros, máximos representantes de la música mexicana.

En el año de 2010, inició un programa de recuperación y renovación de Garibaldi. Destaca la creación del Museo del Tequila y del Mezcal (MUTEM) un espacio cultural y versátil donde se presentan exposiciones, conciertos, conferencias y presentaciones de destilados mexicanos con el objetivo de difundir y promover la identidad de nuestro país.

Otros sitios de interés para conocer en Garibaldi son la tienda de instrumentos musicales de Juan Mercado, quien desde hace más de 40 años vende instrumentos musicales, cuerdas, boquillas y todo tipo de accesorios para los mariachis.

La tienda de mariachis en el Callejón Montero donde pueden adquirirse sombreros, chaquetas, camisas, corbatines, botonaduras y otros artículos que distinguen el tradicional traje del mariachi.

El Mercado San Camilito, santuario para los trasnochadores, pues en este lugar se consiguen los mejores remedios para las crudas como un buen pozole rojo o unas picosas enchiladas. Este sitio vio nacer artistas como José Alfredo Jiménez y Lucha Villa.

En la Plaza del Mariachi en Guadalajara y en Plaza Garibaldi, nombrada como Capital del Mariachi, en la Ciudad de México, la música del mariachi suena con gallardía, para los mexicanos la patria se encuentra en cualquier sitio que se escuche “El Rey”.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje