Playas y manglares de Chiapas, tesoros naturales

Pensar en Chiapas es evocar sus maravillosas zonas arqueológicas como Palenque, Bonampak, y Yaxchilán; espectaculares reservas naturales como la Selva Lacandona, Lagunas de Montebello y Agua azul; o ciudades coloniales como San Cristóbal de las Casas y Comitán. Pero Chiapas también tiene extensas costas con playas vírgenes, protegidas por espesos manglares.

Esteban Raymundo González, 1 Enero 2014

bwd  Pág 1/4  fwd
manglares-chiapas-01.jpg
manglares-chiapas-02.jpg
manglares-chiapas-03.jpg
manglares-chiapas-04.jpg
manglares-chiapas-05.jpg

Los manglares vivos

La Encrucijada es considerada Reserva de la Biosfera desde 1995. Este santuario abarca más de 140 mil hectáreas donde se conservan diversas variedades de mangles, como colorado, blanco y botoncillo, extravagantes árboles retorcidos, resistentes a la salinidad, y una numerosa diversidad de fauna. En sitios como Chocohuital, El Castaño y Madresal, cercanos a las ciudades de Tonalá y Puerto Arista, se realizan recorridos por los manglares que nacen en el estero del Hueyate, alimentado por un sistema de bocabarras. En esta región tenemos oportunidad de observar mangles de hasta 40 metros de altura. Este santuario alberga más de 200 especies de aves residentes y migratorias, así como cocodrilos de hasta siete metros de longitud y caimanes.

Navegar entre los manglares en cayuco, rudimentaria canoa para cuatro personas, es una experiencia única. Perderse dentro de túneles en el interior de la selva agudiza nuestros sentidos. Escuchamos el continuo silbido de chicharras y el graznido de aves ocultas en el follaje. La sombra de los lagartos se perfila bajo el agua. Observamos cangrejos carmesí sobre los troncos y brincar pequeños peces de cuatro ojos. Para estos recorridos, sugerimos traer a la mano binoculares, y usar camisa de manga larga, vaqueros, botas para campismo y repelente contra mosquitos.

Las playas detrás de la muralla verde

Las playas en la llanura costera del Pacífico de Chiapas, son auténticos paraísos naturales. Playas vírgenes que se disfrutan contemplando el espectáculo del mar abierto desde una palapa, o caminando mientras el sol se oculta lentamente. En la noche, con algo de suerte, es posible encontrar tortugas desovando en la arena. Costa Azul, Barra Zacapulco, La Lupe, comunidad de mujeres artesanas, El Ballenato, destino con un bello muelle, San Carlos, con una interesante propuesta de turismo rural, Puerto Arista, La Ceiba y Madresal ofrecen alternativas y actividades ecoturísticas, cabañas, palapas, hamaqueros y una deliciosa gastronomía como cascos de mula, hueva de lisa, camarones y pescados, recomendamos degustar el róbalo divorciado, elaborado con chile chipotle. Es importante insistir que se trata de mar abierto, por esta razón recomendamos prudencia, la mayoría de estos lugares cuentan con alberca para darse un refrescante chapuzón.

Refugio del Sol y Madresal

Refugio del Sol, en el estero de Chocohuital, es un club de playa y hotel. Es un espacio diseñado con el objetivo de ofrecer a sus huéspedes un sitio de descanso, recreación y paz. En el área correspondiente al club de playa, invitamos a nuestros lectores a recostarse sobre un camastro, saborear un coctel margarita, especialidad de la casa, para contemplar atardeceres rosáceos. Albercas, restaurante con una carta de autor y cómodas habitaciones son parte de la oferta de Refugio del Sol.

Madresal es un exitoso proyecto ecoturístico de los pobladores de Ponte Duro, comunidad del municipio de Tonalá. Para llegar se atraviesa el estero en lancha hasta un muelle. Después un breve camino flanqueado por palmas. Los visitantes pueden hospedarse en rústicas cabañas, caminar por la playa, recorrer los manglares o esperar el atardecer en las palapas. Si tiene interés en aislarse, vivir la naturaleza y experimentar el silencio, Madresal es su mejor opción.

Puerto Arista

Puerto Arista, a dos horas de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado de Chiapas, es el destino de playa más frecuentado por chiapanecos, turistas nacionales y extranjeros. Cuenta con una variada oferta hotelera, atractivos como su faro, campamentos tortugueros, una UMA especializada en la conservación de tortugas nativas, como casquito, mordelona, tres franjas, golfina y negra, y la protección de cocodrilos y caimanes. Entre los hoteles que podemos recomendar están El Dulcito, con más de 70 años de experiencia, Villas Murano y Arista Bugambilias, estos últimos con excelentes instalaciones, todos se caracterizan por la atención personalizada para sus huéspedes.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje