Viñedos de altura, vinos de Querétaro

En la época precolombina, algunos grupos indígenas usaban uvas silvestres o cimarronas para elaborar bebidas con frutas y miel como el acachul poblano. Estas uvas salvajes tenían la particularidad de ser demasiado ácidas, característica que dificultaba la adecuada fermentación del vino. La historia del vino en México inicia con la importación de cepas europeas en el siglo XVI. La Vitis vinifera española comenzó a cultivarse Querétaro, Guanajuato y San Luis Potosí.

Elisa Santiago, 1 Enero 2014

bwd  Pág 1/3  fwd
vinedos_queretaro1.jpg
vinedos_queretaro10.jpg
vinedos_queretaro13.jpg
vinedos_queretaro14.jpg
vinedos_queretaro16.jpg

El vino en México

Posteriormente se sembraron viñedos en el Valle de Parras, en el estado de Coahuila, Baja California y Sonora. Los más ocupados durante la Colonia en extender la viticultura fueron los jesuitas El vino producido en las misiones eran de tan excelente calidad que Felipe II, soberano de España, prohibió el cultivo de la uva y la elaboración de vino en la entonces Nueva España. Pero los jesuitas desconocieron esta prohibición y continuaron sembrando vides en las misiones bajacalifornianas.

Tequisquiapan y su ruta del vino

Tequisquiapan se encuentra en el estado de Querétaro, a menos de dos horas de la ciudad de México. Es un destino que conserva su personalidad colonial en calles y plazas. Desde los portales de la plaza Miguel Hidalgo pueden admirarse tres de sus monumentos distintivos: el kiosco erigido en el siglo XIX, una magnífica fuente con iluminación espectacular y la parroquia de Santa María de la Asunción, un templo neoclásico de cantera rosa, cuya construcción inició en el siglo XVI y se concluyó hasta el siglo XIX. Tequisquiapan siempre ha sido considerado un sitio excelente para descansar, debido a sus tradicionales balnearios de aguas termales, sin embargo, recientemente ofrece actividades para aventureros como el vuelo en globo, recorridos a las minas de ópalos, ascensos a Peña de Bernal o visitas a las haciendas vinícolas del vecino municipio de Ezequiel Montes.

La ruta del vino, un viaje de altura

Al amanecer, los globos descansan en un campo próximo a Tequisquiapan. Los pilotos comienzan a llenar sus naves planetarias con aire caliente. Los navegantes se acomodan en las góndolas que los mantendrán arriba en el cielo. El despegue es impecable. Los globos se elevan a unos 50 metros de altura. Desde arriba se contemplan Tequisquiapan, los cerros de Sierra Gorda, Peña de Bernal. Cada viaje es único, pues nunca se está seguro del curso que tomará el viento caprichoso. Se distinguen los extensos viñedos en el corazón de la zona vitivinícola de San Juan del Río, una región que por sus características climáticas es similar al sur de Italia y España, particularidad que brinda una maduración en condiciones excepcionales.

Viñedos queretanos

La Ruta del Vino es una aventura que inicia en Tequisquiapan y concluye en Ezequiel Montes. Esta ruta es una experiencia enológica única. En estos tours se visitan dos de las haciendas vinícolas más importantes de Querétaro: Cavas Freixenet y Viñedos La Redonda. En estos lugares es posible acercarse al proceso de elaboración del vino, bebida que une la luz con la uva.

La Redonda

En las colinas de Ezequiel Montes se encuentran los viñedos de La Redonda, cultivados y cuidados por una generación de viticultores mexicanos e italianos con más de 30 años de tradición, inspirados en el trabajo de su fundador Vittorio Bortuluz. La Redonda se ha convertido en un pilar de la viticultura queretana y nacional. En sus tierras soleadas se sembraron cepas francesas e italianas para producir los primeros vinos tinto Merlot, Cavernet, Sauvignon y Malbec, así como algunos de los mejores blancos mexicanos como el Chenin Blanc y el Trebbiano. Bajo la divisa La Redonda, ofrece vinos jóvenes, blancos y tintos; con el sello Orlandi, vinos de crianza, blancos y tintos. Para promocionar la cultura del vino, La Redonda organiza eventos como el Festival de la Primavera, el Festival Italiano, Fiestas de la Vendimia y el Festival del Vino Nuevo. Además incluye recorridos en sus viñedos, cavas y degustaciones para sus visitantes.

Cavas Freixenet

Acentos catalanes resuenan en las cavas construidas a 25 metros de profundidad de la Casa Freixenet. En estos recintos con temperatura controlada, reposan el zumo de la uva y taninos en barricas de roble francés y americano. Un sommelier, experto en vino, conduce a los visitantes en las cavas de Freixenet y explica el proceso de producción del vino. La especialidad de esta empresa son los vinos espumosos o de cava, como el Petillant Brut o el Sala Vivé Brut; aunque también cuenta con una línea de vinos de mesa. Cavas Freixenet, al igual que La Redonda, organiza eventos como la Fiesta de la Vendimia, donde se puede participar en el pisado de la uva o el Festival de la Paella, entre otros.

Feria del Queso y el Vino

Uno de los sitios característicos de Tequisquiapan es el Parque la Pila, área conocida por sus ahuehuetes y sabinos. Anualmente se celebra en este lugar la Feria del Queso y del Vino donde coindicen productores de vinos y quesos. Durante los días de feria se presentan catas, degustaciones, maridajes, eventos culturales, fuegos pirotécnicos y actividades relacionadas con el gusto por el buen vino y el queso. La Feria del Queso y el Vino es un excelente pretexto para conocer una de las regiones vinícolas más importantes de México.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje