Al llegar a Tepotzotlán, desde 2002 distinguido como Pueblo Mágico, a menos de una hora de la Ciudad de México, se respira ese entrañable aire provinciano, con orgullosa herencia otomí, que evoca recuerdos con aroma a pan de fiesta. La gente camina sin prisa por las plazas y calles adoquinadas, sonríe, comparte su alegría con los visitantes. Hospitalidad característica de estos pueblos extraordinarios, rincones apacibles de nuestro México grande.

Leer más...