Santiago y Linares

De Monterrey, capital de Nuevo León, tomamos la Carretera Federal 85 con dirección a la parte sur del estado, rumbo a Ciudad Victoria, y a 36.8 km, llegamos a Villa de Santiago, nombrada Pueblo Mágico en el 2006.

Se trata de un pequeño poblado colonial con arraigadas tradiciones, bellos paisajes, rica gastronomía, artesanos y ebanistas. En otros tiempos albergó una fábrica muy importante de Hilados y Tejidos – “El Porvenir”, fundada en 1871 –, fue el primer lugar donde se estableció una planta de electricidad y la primera línea de teléfono en Nuevo León.

Iniciamos nuestra aventura en la Presa Rodrigo Gómez, mejor conocida como Presa de la Boca, a la orilla de la Carretera Federal 85. En la presa practican pesca deportiva y kayakismo, también puede disfrutar un ameno paseo en lancha y de platillos elaborados con mariscos y pescados en los restaurantes cercanos. Pasamos del otro lado de la carretera para adentrarnos en la sierra y visitar la Parroquia de Santiago Apóstol, construida en el siglo XIX, su fachada es de estilo barroco y sus escalinatas son únicas, frente a la parroquia se encuentra la plaza principal y la Casa de la Cultura donde se muestran exposiciones de artistas locales y foráneos. Conocimos el Museo de Santiago en la Presidencia Municipal y subimos al Mirador y Teatro al Aire Libre de Santiago, un sitio que cuenta con una vista maravillosa de la ciudad, de la Presa de la Boca y parte de la Sierra Madre.

Ha llegado la hora de comer y al lado de la iglesia se encuentra el restaurante “La Casona Santiago”, donde ofrecen platillos típicos de la región como el delicioso cabrito, machitos, carne asada estilo norteño, la tradicional machaca y el cortadillo, entre otros. El restaurante se caracteriza por su gran ambiente familiar, amenizando con música en vivo.

bwd  Pág 1/2  fwd
galeria1-1.jpg
galeria1-2.jpg
galeria1-3.jpg
galeria1-4.jpg
galeria3-.jpg

En esta ocasión nuestra estancia coincidió con la festividad de Santiago Apóstol, patrono del pueblo, una fiesta en la que se instala la típica feria con juegos mecánicos, pirotecnia, artesanías, nieves de frutas, dulces típicos y gastronomía tradicional.

Llegó la hora de continuar nuestro viaje por la Sierra Madre. Entramos al Parque Ecoturístico Cola de Caballo, cuyo principal atractivo es la cascada del mismo nombre: ¡una cortina con 25 metros de altura! En el parque disfrutamos de la naturaleza, paseos a caballo y en carreta, descansamos cerca de pequeñas caídas de agua y curioseamos en tiendas de artesanías. Es un sitio ideal para pasar un agradable día con la familia.

Pero si te gustan los deportes extremos puedes aventurarte con tus amigos en el Cañón de Matacanes (nombre geológico, que significa formaciones de rocas porosas por donde se filtra agua). Este lugar es de los más populares a nivel nacional e internacional por la complejidad de sus recorridos; el cañón es muy frecuentado por los aficionados al rapel y visitantes atraídos por sus cascadas y pozas.

En nuestro trayecto pasamos por el poblado de Cavazos, un sitio en el que se pueden adquirir artesanías locales, como muebles rústicos, y dulces típicos, así como visitar viveros especializados.

Seguimos con dirección a Ciudad Victoria, hasta llegar a Linares – a poco más de 120 kilómetros de Monterrey –. El poblado sería fundado en 1772 por don Sebastián Villegas Cumplido y nombrada ciudad el 19 de mayo de 1777. Linares fue considerada la segunda metrópoli más importante de Nuevo León, tuvo el primer sitio como productor de caña en el norte del país y reconocido como Pueblo Mágico en 2015.

Visitamos la Catedral de Felipe Apóstol de Linares, construida en 1770, anterior sede del episcopado. En su interior contemplamos óleos de los cuatro Evangelistas y escenas de Jesucristo y del Apóstol Felipe en el altar mayor. Otro templo que debe conocerse es la Iglesia del Señor de la Misericordia que se terminó de construir en 1832, de estilo barroco primitivo y con abundante ornamentación, cariátides y nichos, considerada una joya arquitectónica del estado.

Al recorrer las calles de Linares encontramos edificios como la “Botica de Morelos”, con una peculiar arquitectura mexicana que incluye estatuas de Cuauhtémoc y José María Morelos y Pavón – actualmente sigue abierta al público conservando todo su mobiliario original y atendida por los herederos de sus fundadores –. También de interés son la Presidencia Municipal (siglo XIX), el Museo de Linares, la Plaza de Armas y Ex Hacienda de Guadalupe (siglo XVII), hoy sede de la Universidad Autónoma de Nuevo León.  Estos solo algunos de los principales atractivos históricos de esta importante región citrícola.

En 1932 se elaboraron en Linares los primeros dulces llamados “Glorias”, llamadas así – según doña Natalia Medina Núñez, creadora de estos riquísimos postres – porque la gente que las degustaba decía que “sabían a gloria”. En la actualidad existen alrededor de 15 empresas dedicadas a elaborar estos dulces de leche, así como marquetas, barquillos, obleas y dulces de cajeta quemada. Nosotros sugerimos visitar la “Marquetería Guadalupe”, aquí encontrará las originales “Glorias de Linares”.

A 18 kilómetros de Linares se encuentra Presa de Cerro Prieto, con instalaciones para practicar pesca deportiva, paseos en lancha y actividades acuáticas. Nosotros aprovechamos y decidimos explorar las ruinas del acueducto del antiguo molino de la caña de azúcar en la Hacienda de Guadalupe. ¡Anímese y descubra los Pueblos Mágicos de Nuevo León!

Texto y Fotos: Aidee Zarate

Visita Nuestra revista"Edición/Verano"