Jalpa de Cánovas, Pueblo Mágico en los confines del Bajío

bwd  Pág 1/7  fwd
 

Texto y fotos: Humberto Alemao Luna

Este singular destino, ubicado en el Municipio de Purísima del Rincón, Guanajuato, a unos 45 kilómetros de León, recibió en 2012 la distinción de Pueblo Mágico reconociendo el valor de sus  tradiciones, artesanías y máscaras talladas en madera de colorín. Jalpa de Cánovas se ha convertido en un atractivo para todo amante de la cultura y el ecoturismo.

Jalpa como se conoce con familiaridad fue fundada en 1542, cuando la entonces Real Audiencia de Nueva Galicia otorgó a don Juan Villaseñor una merced o concesión de varios sitios para criar caballos y ganado mayor. Vestigios de este pasado colonial son los cascos de las grandes haciendas.

Con una extensión de cuatro kilómetros cuadrados, alrededor de 167 hectáreas, Jalpa ofrece maravillosos espacios para practicar el senderismo de naturaleza, como la Presa Santa Eduviges y la Presa Nueva, o visitar casas vitivinícolas y hermosos viñedos como los que se encuentran en la hacienda Nubes de Bajío. También se realizan recorridos entre nogales y árboles de membrillo, este último uno de los productos más representativos de la región y con el que se elaboran licores, mermeladas y exquisitos dulces.

Bajo un apacible cielo provinciano, tenemos oportunidad de caminar sin prisa por la pequeña Plaza Central, subir el quiosco de herrería  o sentarse en un banco y contemplar las casonas construidas entre los siglos XVII y XIX. Mientras disfrutamos de una nieve artesanal, se revelan los detalles y recovecos de las añejas fachadas. 

Uno de los monumentos arquitectónicos más importantes es la Casa del Hacendado o Ex Hacienda de Jalpa de Cánovas —hoy transformada en Posada— que perteneció al empresario ferrocarrilero  Óscar Braniff y su esposa Guadalupe de Cánovas, personajes muy conocidos en la sociedad Porfirista. El casco de la antigua hacienda aún conserva rastros y cicatrices de las batallas que sucedieron durante los primeros años del siglo XX.

La Ex Hacienda fue clasificada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como uno de los centros agroindustriales más importantes del siglo XIX, debido a que en su momento de mayor esplendor era una de las más importante productoras de granos del país, por lo que se le nombró “El Granero de México”.

Los invitamos descubrir sus rincones llenos de historia, sus jardines, el acueducto, la presa, el molino de trigo y las habitaciones en las que se hospedaron Maximiliano de Habsburgo y Porfirio Díaz. En todos los espacios de la Ex Hacienda se exhiben objetos y piezas de los siglos XVIII y XIX.

Otros puntos de interés son el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, construcción del siglo XVII,  y el centenario Templo del Señor de la Misericordia, erigido en 1908 por los maestros Rosendo Jiménez y Fidencio Rojas. Debido a los conflictos religiosos y el estallido de la Guerra Cristera, la obra fue suspendida. Años más tarde,  el afamado arquitecto inglés Louis Long culminaría el trabajo y agregaría la torre. El templo se distingue por sus vitrales, murales y decorados de estilo neogótico.

Para quienes busquen relajarse, recomendamos Hacienda Cañada de Negros, cuya historia se remonta al siglo XVII. Actualmente Cañada de Negros es un moderno hotel categoría especial con Centro de Convenciones, salones para eventos y Spa. En el interior se encuentra el Templo de Nuestra Madre Santísima de la Luz, orgullo de Jalpa.

 

 

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje