Destino de tradiciones y leyendas

Bernal es reconocido principalmente por una elevación rocosa de origen volcánico: Peña de Bernal. Esta gigantesca roca vertical es considerada el tercer monolito más grande en el mundo, solo después del Peñón de Gibraltar y Pan de Azúcar. Peña de Bernal tiene una altitud de más de 2 mil msnm y se yergue 288 metros en el punto más bajo del pueblo. Al parecer se formó hace 10 millones de años debido a erupciones violentas. Los antiguos otomíes y chichimecas consideraban la peña como un guardián sagrado, protegiendo con su fuerza el lugar donde se reunían los dioses pretéritos. Incluso ahora, este sitio es venerado por chamanes y curanderos de la región.

 

Alejandro Aguilar, 1 Enero 2014

No es común que llueva tanto y con tanta fuerza en San Sebastián de Bernal, un poblado en el municipio de Ezequiel Montes, famoso por sus casas vitivinícolas y minas de ópalos, en Querétaro. Con respecto al intenso aguacero, los bernalenses afirman con una pícara sonrisa que esto solo ocurre una vez al año. Las nubes ocultan la imponente peña, monolito pétreo, distintivo de Bernal. Nos albergamos en uno de los muchos restaurantes del pintoresco centro del pueblo. Disfrutamos de un café y esperamos que la lluvia amaine.

La Peña de Bernal

Bernal es reconocido principalmente por una elevación rocosa de origen volcánico: Peña de Bernal. Esta gigantesca roca vertical es considerada el tercer monolito más grande en el mundo, solo después del Peñón de Gibraltar y Pan de Azúcar. Peña de Bernal tiene una altitud de más de 2 mil msnm y se yergue 288 metros en el punto más bajo del pueblo. Al parecer se formó hace 10 millones de años debido a erupciones violentas. Los antiguos otomíes y chichimecas consideraban la peña como un guardián sagrado, protegiendo con su fuerza el lugar donde se reunían los dioses pretéritos. Incluso ahora, este sitio es venerado por chamanes y curanderos de la región.

La Peña de Bernal es centro de diferentes rituales, ceremonias y tradiciones. Como el ritual para celebrar el Equinoccio de Primavera, organizado por danzantes y concheros, quienes conservan costumbres ancestrales. Esta celebración convoca miles de personas, todas vestidas de blanco y con pañoletas rojas para darle la bienvenida al sol. Otra de las tradiciones en Peña de Bernal es la fiesta de la Santa Cruz, en los primeros días de mayo, durante esta festividad se forma una escalera humana que termina en la cima de la peña. Una cruz pasa entre los pobladores, hasta alcanzar el punto más alto y colocarla con devoción.

Bernal Pueblo Mágico

El pueblo de Bernal, fundado en 1647, recibió la distinción de Pueblo Mágico en 2005, debido a la belleza colonial de sus monumentos, colorido, leyendas y tradiciones. Entre sus edificios más representativos están El Castillo, uno de los más importantes, construcción virreinal que se distingue por su torre y el reloj alemán; la Capilla de las Ánimas, construida para honrar a las Ánimas del Purgatorio; la Capilla de la Santa Cruz, edificada entre los siglos XVIII y XIX; y el Templo de San Sebastián Mártir, del siglo XVIII.

Las casas de Bernal se caracterizan por sus colores y balcones floridos, y las calles por sus esbeltos faroles coloniales. Encontramos talleres de dulces, hornos para pan y telares artesanales donde se elaboran cobijas, sarapes multicolores, gabanes y mantas de lana. Un oficio centenario entre los pobladores de Bernal.

Una noche de leyenda en Bernal

Cesa la lluvia. Salimos de nuestro refugio en el centro de Bernal. Escuchamos un grito que nos convoca para presenciar un recorrido de leyenda. Se trata de una de las actrices que representan espectros errantes avecindados en el pueblo. Estas leyendas bernalenses tienen su origen en ritos y tradiciones prehispánicas, fusionadas con el catolicismo. Tradiciones vivas que se han mantenido y reinventado a lo largo de los siglos.

En calles y plazas, personajes con vestuario porfiristas, nos narran historias de tesoros perdidos, leyendas de cazadores de fantasmas y cuentos con diablos como protagonistas. En una atmósfera espectral, transcurre el espectáculo. Sentimos un frío escalofriante y se eriza la piel con cada relato.

La noche nos invita acompañarla. Es nuestra anfitriona y gruía. Percibimos los aromas nocturnos, los sonidos de la oscuridad. Llegamos a una de las fuentes donde el agua baila con los metales y cuerdas. Agua saltarina y luces se sincronizan para deleitar con su danza a los asistentes. Así es Bernal, un pueblo con magia y leyendas. Un destino asombroso, uno de los rincones más atractivos de nuestro México.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje