Amanece en Bahía de San Carlos, una joya bañada por el Mar de Cortés. Los primeros rayos del sol iluminan las escarpadas laderas del Tetakawi, majestuosa cima que se eleva en la costa. Esta montaña fue testigo de legendarias peregrinaciones de grupos indígenas como seris, yaquis y guaymas, quienes aún consideran sagrado este mágico sitio. Ahora sus senderos colindantes son explorados por aventureros y amantes de la naturaleza.

Leer más...