Palenque, ciudad de reyes Mayas

La Zona Arqueológica de Palenque, al norte del estado de Chiapas, fue descubierta en el siglo XVIII, en un territorio que formaba parte de la porción central del área maya; una región que tuvo un notable desarrollo cultural hasta fines del período Clásico.

Es un sitio de sobresaliente belleza arquitectónica e importancia estética, lo que hace que esta excepcional ciudad, en medio de la selva, una de las más grandiosas creaciones del México prehispánico. La UNESCO declaró esta ciudad maya Patrimonio de la Humanidad en 1987. Palenque fue junto con Tikal y Calakmul una de las ciudades más poderosas del Clásico Maya, sede de una de las dinastías más notables a la que pertenece el rey Pakal.

Los tesoros de Palenque Una de las expediciones más relevantes en Palenque fue la de Frans Blom en 1923, quien trazó mapas de la parte reconocida de la ciudad, además de otras áreas mucho menos exploradas. Más adelante, entre 1949 y 1952, el gobierno mexicano, mediante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), envió un equipo de especialistas, encabezado por el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier. Entre las contribuciones de esta expedición, destaca el descubrimiento, bajo el Templo de las Inscripciones, de la tumba de Pakal el Grande (K'inich Janaab Pakal), considerada por muchos la tumba más importante hallada hasta la fecha en toda el área mesoamericana. Posteriormente, Jorge Ruffier Acosta encabezó otra expedición del INAH en la década de 1970. El 11 de abril de 1994, cuando se realizaban prácticas de excavación, la arqueóloga Fanny López Jiménez descubrió en el Templo XIII de Palenque una subestructura, una puerta y un pasillo que la llevó a encontrar tres recámaras, en una de ellas se encontró el sarcófago de la Reina Roja. El 18 de abril fue hallada la tumba y el 16 de mayo fue descubierto el sarcófago monolítico. Para el 31 de mayo, el equipo de arqueólogos logró entrar a la cámara funeraria. El 1 de junio, la lápida, que había sellado el sarcófago por más de mil trescientos años, fue removida de su lugar.

Una ciudad fortificada en el interior de la selva

El Templo de las Inscripciones de Palenque es el monumento más importante por su tamaño y significado. Su nombre se debe a los grandes tableros esculpidos. En este palacio se encuentra un mausoleo, donde se encontró el sarcófago que guardaba los restos del rey Pakal. El

descubrimiento de esta tumba ha sido uno de los más importantes hallazgos arqueológicos de los últimos tiempos. Es evidente que primero se construyó la tumba y posteriormente la pirámide, dado que las dimensiones del sarcófago y la lápida, son mayores que la puerta de acceso a la cámara mortuoria.

El Palacio es la obra arquitectónica más grande de todo Palenque y es de una belleza incomparable. Su elemento más notable es la torre de cuatro lados y parece ser la única del Período Clásico en el área maya. Está situado en la parte central de la zona arqueológica, y su nombre se debe a la conjunción de patios, crujías y la torre de cuatro cuerpos que lo caracteriza. Contiene esculturas y bajorrelieves en estuco de alto valor artístico.

Otras edificaciones importantes para visitarse son el Templo de la Reina Roja, así como el conjunto de las cruces, formado por el Templo de la cruz, el Templo del sol, y el Templo de la cruz foliada. Se trata de un conjunto de templos sobre pirámides escalonadas, cada uno con elaborados relieves en su interior. Los templos conmemoran el ascenso al trono del Señor Chan Bahlum II, tras la muerte de Pakal el Grande, y muestran al nuevo Señor recibiendo la grandeza de manos de su predecesor. Las cruces a las que aluden los nombres de los templos, son en realidad representaciones del árbol de la creación que se encuentra en el centro del mundo, de acuerdo a la mitología maya. El Templo de la Cruz aún conserva la crestería, un muro calado que coronaba la estructura.

Saliendo de la plaza, rumbo al norte, se encuentra el Grupo Norte. Está conformado por cinco edificios alineados sobre un mismo basamento. Al oeste, se observa el Templo del Conde, un basamento de cinco cuerpos. En la cúspide se encuentra un pequeño templo que conserva gran parte de su arquitectura original, excepto la crestería. En este lugar se encontraron varias tumbas con sus ofrendas casi completas.

Por/ By Michael Peterson

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje