¡La magia de la naturaleza vívela en Holbox!

Imagina estrellas en tus manos. Esta es solo una de las muchas experiencias que puedes vivir en Holbox, paraíso al norte de Quintana Roo – dentro de la Reserva ecológica Yum Balam, Área de Protección de Flora y Fauna desde 1994 –.

Déjame contarte cómo la magia de la naturaleza se manifiesta por las noches en Holbox: entre los meses de julio y enero, mientras el oleaje nocturno arrulla las costas de la isla caribeña, un enigmático velo bordado con luceros azules cubre al mar. Este hipnótico evento se debe a millones de microrganismos bioluminiscentes suspendidos en un suave vaivén sobre la superficie del agua. Al presenciar este prodigio, quizá pienses que se trata de un sueño, pero te lo aseguro, en Holbox puedes acunar estrellas.

Es muy sencillo llegar a Holbox – a unas dos horas y media de Cancún –, solo debes conducir por la Carretera Libre 180 hacia Mérida y luego tomar la Autopista Nuevo Xcan-Playa del Carmen hasta Chiquilá. Deja tu vehículo en cualquier estacionamiento del poblado y súbete a uno de los rústicos “carritos” que te llevarán al muelle. Aborda un ferry para trasladarte a Holbox. El viaje dura apenas unos 20 minutos, así que relájate, disfruta del sol y no pierdas ningún detalle de las sorprendentes progresiones turquesa del Caribe Mexicano. Procura traer tu cámara a la mano, posiblemente tendrás oportunidad de capturar el grácil vuelo de una parvada de exóticas aves.

Al desembarcar, descálzate, siente la fina y blanca arena bajo tus pies y pasea por las calles del colorido pueblo de Holbox, curiosea en las tiendas de suvenires en el Jardín Central, adquiere una joya artesanal o una hamaca, platica con los isleños y saborea la auténtica pizza de langosta en el Restaurante Edelyn. En esta zona también encontrarás pequeños bares con un risueño ambiente tropical.

Luego de hospedarte – Holbox cuenta con una amplia oferta hotelera, desde cabañas hasta hoteles boutique, muchos de ellos aplican prácticas de sustentabilidad como el uso eficiente de energías y el manejo adecuado de residuos – explora los alrededores caminando, arriba de un carrito de golf, pedaleando en bicicleta, o cabalgando. La isla tiene una extensión de poco más de 40 kilómetros de largo, más de 30 con hermosas playas y unos dos kilómetros de ancho. ¡Holbox es el destino ideal para amantes de la naturaleza!

bwd  Pág 1/2  fwd

Además de santuario del Tiburón Ballena, Holbox también es refugio de más de 300 especies de fauna silvestre y más de 100 variedades de aves, 30 de estas migratorias. En los manglares en el norte de la isla – internándote en un mundo saturado por sonidos selváticos – descubrirás zonas de anidación, paisajes irreales en los que predominan mangles blanco y botoncillo, y somnolientos cocodrilos asoleándose en las riberas de los canales. Para este recorrido de tres horas en kayak, no olvides llevar sombrero o gorra, protector solar biodegradable y traje de baño para esnorquelear. 

Luego de aventurarte en los densos manglares, te recomiendo el tour Tres Islas: Cenote Yalahau, Isla Pasión e Isla Pájaros. Una inolvidable ruta para reconectarte con la naturaleza – considera tus tiempos, conocer cada uno de los destinos de este trayecto puede llevarte entre tres y cuatro horas –.

El Cenote Yalahau se encuentra a unos 30 minutos en lancha de Holbox. Después de desembarcar, tendrás que seguir por un camino de madera que conduce al mágico manantial – por cierto, cuentan que en las cercanías aún permanecen escondidos tesoros piratas –. Los lugareños atribuyen propiedades curativas y rejuvenecedoras a las aguas de esta poza natural. Después de zambullirte en el cristalino ojo de agua, sube al mirador para disfrutar de la exuberante vegetación. 

Un poco más tarde, aborda de nuevo el bote y continúa hasta Isla Pasión – a unos 15 minutos de Holbox –, llamada así porque terminarás enamorándote con locura de este rinconcito de cielo con playas de blanca arena, aguas someras y apacible oleaje. También cuenta con un mirador para que admires el idílico panorama y los colores turquesa del Caribe Mexicano. ¡No querrás dejar la isla!

Por último, Isla Pájaros – ubicada en Laguna de Yalahau, a unos 20 minutos de Holbox –, islote cubierto por mangle en el que anidan varias especies de aves y en la que puedes apreciar fragatas, pelicanos, cormoranes, garzas y flamencos rosados. Desconéctate, guarda silencio y escucha a la naturaleza. Te anticipo que no está permitido recorrer la isla, pero desde una torre de observación tendrás una excelente vista para contemplar a las aves y tomar fotografías de su vuelo.

Cabo Catoche es otro emblemático lugar que debes visitar – se localiza a poco más de 40 kilómetros al este de Holbox –. Aquí te aconsejo esnorquelear en el área de Los Cuevones, zona coralina con unos dos metros de profundidad, hallarás una gran variedad de peces, moluscos, crustáceos, tortugas y tiburones nodriza. Después, pasea por las extensas playas vírgenes y explora Boca Iglesia, el primer templo católico construido en el Nuevo Mundo, y los vestigios arqueológicos de Ekab.

Pero sin duda, una de las experiencias que no puedes dejar de vivir en Holbox es nadar con el Tiburón Ballena. ¡El pez más grande del mundo! ¡Un gentil gigante que alcanza hasta16 metros de largo!

El avistamiento de Tiburón Ballena en Holbox ocurre de mayo a septiembre, temporada en la que regresa para alimentarse y reproducirse. El tour dura entre cuatro y cinco horas. Al llegar a la zona de avistamiento, lo primero que verás será una aleta dorsal dividiendo la superficie del agua, señal que anuncia la presencia del Tiburón Ballena. Tu corazón comenzará a latir rápidamente. Al sumergirte sentirás un golpe de adrenalina y te quedarás sin aliento al estar a unos metros de este majestuoso e inofensivo titán de los mares. ¡Emociónate con la magia de la naturaleza en Holbox!

Visita Nuestra revista"Edición/Primavera"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje