Viva Chihuahua!

Chihuahua, estado en el norte de nuestro país, ha sido un importante protagonista en los acontecimientos históricos que perfilaron con dramatismo el destino de México.

Nuestra Independencia: Miguel Hidalgo y Costilla, serenidad ante la muerte

No me tengas lástima, sé que es mi último día, mi última comida y por eso tengo que disfrutarla; mañana ya no estaré aquí; creo que eso es lo mejor, ya estoy viejo y pronto mis achaques se van a comenzar a manifestar, prefiero morir así que en una cama de hospital”, fueron las últimas palabras del Miguel Hidalgo y Costilla, dictadas a Melchor Guaspe, unas horas antes de su fusilamiento en la Ciudad de Chihuahua.

Capturado en 1811 en Acatita del Baján – junto con otros líderes insurgentes –, Hidalgo fue llevado primero a Monclova y posteriormente a la Ciudad de Chihuahua para ser juzgado por su participación en el inicio de la Guerra de Independencia de 1810. Al entrar a la ciudad, las calles estaban vacías, pues las autoridades prohibieron cualquier expresión de simpatía.

Tras largos interrogatorios, recluido en el Hospital Real de Chihuahua, anteriormente Colegio de los Jesuitas – hoy Casa Chihuahua Centro de Patrimonio Cultural –, Miguel Hidalgo sería encontrado culpable de traición y condenado a muerte el 26 de julio. La sentencia fue aplazada hasta cumplir con el proceso de su degradación como sacerdote, ceremonia que se realizó en uno de los corredores del mencionado recinto. Hidalgo fue excomulgado y obligado a firmar un documento en el que pedía abandonar la lucha armada y se retractaba de “sus errores cometidos contra Dios y el Rey”.

Hidalgo esperó con serenidad su ejecución. La mañana del 30 de julio de 1811, desayunó una taza de chocolate en su celda y rezaría en la capilla del hospital. Más tarde sería conducido a la Plaza de San Felipe, donde aguardaba el pelotón de fusilamiento. Miguel Hidalgo, tranquilo y resignado, repartió dulces a los soldados que tomarían su vida y les solicitó apuntar al pecho. Negándose a dar la espalda y cubrirse los ojos, recibió tres descargas mortales. Su cuerpo mutilado descansaría en la capilla de San Antonio – en el interior del Templo de San Francisco de Asís – hasta que sus restos fueron exhumados en 1823.

Actualmente para recordar el sacrificio de Miguel de Hidalgo, Padre de la Patria, dentro del Palacio de Gobierno se encuentran tres esculturas en bronce y una placa conmemorativa que indica el sitio exacto de su fusilamiento. El edificio en el que estuvo prisionero sufrió a lo largo de dos siglos algunas modificaciones, pero para fortuna nuestra, el Calabozo donde fue confinado Hidalgo se conserva hasta nuestros días. Hoy es parte del sótano de Casa Chihuahua y recibe visitas de martes a domingo de 10 a 18 horas. El pueblo de Chihuahua le brinda tributo al Padre de la Patria, asistiendo al evento que se realiza en cada aniversario luctuoso con la escenificación de su fusilamiento a partir de su traslado del Calabozo hasta el patio central del Palacio de Gobierno. Disfrute la Historia en su próxima visita a Chihuahua Capital.

Época de la Reforma: Juárez, la voluntad de la República

Los franceses, tras desembarcar un par de años antes en Veracruz, ocuparon la Ciudad de México en 1864. El presidente Benito Juárez tuvo que buscar refugio y volteó hacia el norte. Escoltado por el Segundo Batallón de Guanajuato y la Sección de Carabineros, Juárez, acompañado por sus principales colaboradores, recorrió Chihuahua: cruzó el arroyo La Parida, llegando a los que hoy es Villa Coronado, después pasó por Valla de Allende, Hidalgo del Parral, Ciudad Camargo, La Cruz, Saucillo y Rosales. El 12 de octubre de ese mismo año entró a la Ciudad de Chihuahua e instaló provisionalmente su gobierno en una casona de la ciudad – Monumento Histórico conservado como Casa Juárez, o Museo de la Lealtad Republicana –.

En 1865, ante el avance de las tropas invasoras, Juárez dejó la Ciudad de Chihuahua.  Atravesó El Carrizal y Guadalupe. En 1865 establece su gobierno en Paso del Norte (hoy Ciudad Juárez, donde se erigió un monumento al Benemérito de la Américas inaugurado en septiembre de 1910 para celebrar el Centenario de la Guerra de Independencia.). El ejército republicano hizo retroceder a los franceses, y Juárez volvió a la Ciudad de Chihuahua. Sin embargo, un inesperado contraataque enemigo forzó su regreso a Paso del Norte. La estancia de Benito Juárez en Chihuahua se prolongó hasta 1866, tiempo después triunfaría la República. 

La Revolución Mexicana: ¡Viva mi General Villa!

El General Francisco Villa, uno de los pilares más fuertes de la Revolución Mexicana, se unió al levantamiento armado encabezado por Francisco Madero en 1910. El 8 de Mayo de 1911, Pancho Villa participó en la toma de Ciudad Juárez, uno de los acontecimientos más relevantes durante la lucha contra la dictadura de Porfirio Díaz. Para saber más de esta histórica batalla, recomendamos visitar en Ciudad Juárez, la reconstruida Casa de Adobe – sitio que sirvió de oficina a don Francisco I. Madero –y el Museo de la Revolución en la Frontera (MUREF) instalado en el antiguo edificio de la Ex Aduana.

En 1913, Pancho Villa – también llamado el Centauro del Norte – dirigió a la invencible División del Norte en una serie de campañas militares en todo Chihuahua y el norte del país. Venustiano Carranza, quien ocupó la presidencia tras el asesinato de Madero, lo nombró gobernador provisional del estado y Villa aprovechó esta oportunidad para poner en marcha sus ideales sociales y políticos. Surgieron algunas diferencias y terminó enfrentado con Carranza y Álvaro Obregón. Este último lo derrota en las Batallas del Bajío. En 1920, Pancho Villa depone las armas y se retira de la vida pública. En 1923, el Centauro del Norte sería asesinado en Hidalgo del Parral, ciudad en la que desde 1991 se celebran las Jornadas Villistas: homenaje que incluye la emblemática Cabalgata Villista y eventos culturales en los que se recuerda el destacado papel de Villa durante la Revolución de 1910 y su trágica muerte.

 

Hidalgo del Parral fue virtual Capital de la Nueva Vizcaya durante el Virreinato y nombrada Capital del Mundo de la Plata. Actualmente, Zona de Monumentos Protegida por su gran Patrimonio edificado que data de la época colonial, a la par del archivo histórico más importante del Norte de México.  Los parralenses presumen con orgullo su pasado y reciben a sus visitantes con una particular hospitalidad hasta hacerlos sentir como en su propia casa. Disfrute su cocina tradicional y el encanto de este antiguo pueblo minero. Para visitarlo llegue por la carretera desde Durango, por autopista desde Jiménez o por la vía corta desde Chihuahua.  

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"