Amalia Hernández, la Gran Dama de la Danza

Amalia Hernández, nacida en la Ciudad de México en el año de 1917, fue una mujer que trascendió fronteras, y que con su enorme talento, sensibilidad, su elegancia y gran disciplina, logró abrir las puertas del mundo entero a través de una Institución que ha sido desde entonces referente de la cultura nacional y que ha enaltecido el nombre de México en los principales escenarios del mundo.

La Gran Dama de la Danza, con un profundo entendimiento de las tradiciones mexicanas y un arduo trabajo de investigación, logró capturar la esencia de México en cada una de sus coreografías. “Con la fuerza y disciplina de un general, y la gracia de una bailarina”, su imponente personalidad le permitió enfrentar toda adversidad y consolidar una compañía con tal fuerza que ha conseguido prevalecer con éxito hasta nuestros días, conservando su gran prestigio por más de seis décadas

Fue una mujer que además cobijó la danza contemporánea en México, en su momento más frágil, cuando se temía su extinción, apoyando a los grandes talentos de nuestro país y convocando a destacados artistas para contribuir en su crecimiento.

La danza en México se conoce antes y después de Amalia Hernández, quien se ha convertido en un referente dancístico alrededor del mundo, con un estilo tan singular, que muy pronto comenzaron a adoptar muchas compañías; tanto así, que durante la década de los 90 ya era obligatorio otorgarle un sentido plástico, conmovedor y profundo a las danzas que entonces se crearon. Ella, ícono de la danza mexicana, logró permanecer a la altura de los grandes artistas nacionales y extranjeros, y al día de hoy, la Institución se ha mantenido vigente gracias a su gran visión y valor artístico de nuestra cultura, condensando el profundo sentido de un pueblo que canta y baila.

Amalia Hernández, con su obra, logró proyectar no sólo la identidad de las diferentes regiones que conforman la República Mexicana, sino que además exalta la diversidad de la cultura nacional a través de un mosaico de colores, contrastes y sentires que caracterizan a nuestro México. Como ella siempre lo dijo: “lo único que justifica la presencia del Ballet en los diferentes escenarios del mundo es el nivel artístico, el profesionalismo de la compañía y la magia de nuestro país”, pues sólo una mujer como ella lograría abrir las puertas a las expresiones populares en los más importantes teatros como la Ópera de París, la Ópera de Sydney, el Carnegie Hall, el Lincoln Center, el Kremlin y la Ópera de Tokio, tan sólo por mencionar algunos.

Este año conmemoramos cien años del nacimiento de la mujer que, sin duda alguna, transformó el panorama de la danza mexicana y nuestra cultura popular ante el mundo.

Así como durante toda su vida Amalia Hernández celebró a México con su obra, su entrega y su talento, hoy ¡México celebra a Amalia Hernández!

Director General del Ballet Folklórico de México.

 

  

 Amalia Hernández

El Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández

En 1962, John F. Kennedy y su esposa visitaron la Ciudad de México. La apretada agenda en la capital de nuestro país incluía el Museo Nacional de Antropología e Historia, la Basílica de Guadalupe y el Palacio de Bellas Artes, histórico recinto cultural en el que disfrutaron y aplaudieron el espectáculo del Ballet Folklórico de México, fundado y dirigido por Amalia Hernández. En una nota periodística se menciona que Jackie recibió un rebozo de seda y una peineta de las bailarinas, y John, un sombrero de charro.

Desde sus inicios en 1952 y posterior consolidación en 1959 - año en el que se instala en el Palacio de Bellas Artes para presentarse de forma ininterrumpida hasta la fecha -, el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández ha sido solicitado para presentarse ante importantes dignatarios, como la Reina Isabel II de Inglaterra, y en foros internacionales de reconocido prestigio. Actualmente la compañía viaja en sus giras hasta con 120 elementos entre bailarines, coro y personas de staff y más de 100 baúles para transportar vestuarios, escenografías e instrumentos musicales. Las presentaciones del ballet han sido descritas con precisión por Los Angeles Times como “tan irresistibles como el primer amor” y por el The New York Times como “Estimulantes”.

El Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández, considerado uno de los más importantes en el mundo, integra la marimba, el arpa, las trompetas, el misticismo de los bailes indígenas, el faldeo y el zapateado con el ballet y la danza contemporánea: “Entre las grandes aportaciones de Amalia a México y el mundo - escribe Gabriela Aguirre Cristiani en el libro “El Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández”, editado por Fomento Cultural Banamex - está la creación de más ochenta coreografías inspiradas en diferentes regiones del país. Pero lo más valioso de esta fase creativa no fue la adaptación de los bailes regionales a un espectáculo, sino la investigación integral que Amalia realizó para capturar la verdadera esencia de cada región. La elaboración de las coreografías tuvo varias etapas que comprendieron desde un acucioso trabajo de campo antropológico, histórico, mítico y etnográfico, hasta un análisis musical, religioso y festivo. El estudio de dichos elementos determinaría los criterios que más adelante servirían de base al espectáculo teatral: los estados de ánimo involucrados, el estilo, el vestuario, la iluminación y la escenografía”.

En su amplio repertorio destacan la “Danza de los Matachines”, originaria de la región norte del centro de México, “Guerrero”, llena de movimientos y ritmos que traducen lo mexicano, “El Gusto”, zapateado de tierra caliente, “La Revolución”, ballet dedicado a las combativas soldaderas, “La Charreada”, exhibición de floreo y el jarabe del amor ranchero, “Fiesta en Tlacotalpan”, una alegre celebración con mojigangas, fandangos, el zapateado jarocho y ritmos caribeños, y la “Danza del Venado”, enigmático ritual de cacería de los Yaquis de Sonora.

Con más de 60 años de historia – llevando la cultura a través de la danza -, más de 120 giras internacionales, alrededor de 20 mil funciones en todo el mundo, aclamado por más de 30 millones de personas, más de 400 reconocimientos internacionales y nacionales, y 600 integrantes, el Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández ha enriquecido su puesta en escena con las nuevas tecnologías, dinámicas coreográficas y arreglos digitalizados, siempre respetando la esencia de la compañía.

 Por Salvador López López 

  

bwd  Pág 1/2  fwd
   

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje