En una vecindad de la calle Jesús Carranza, en el Barrio Bravo de Tepito, en la Ciudad de México, murió el 20 de enero de 1913, José Guadalupe Posada. Según testigos, la portera de la casona comenzó a gritar en los lavaderos “¡Se nos muere, don Lupe!”.