¡Vive la aventura en Mineral del Chico!

Por Humberto Alemao Luna

A unos 30 kilómetros de la ciudad de Pachuca, Hidalgo, escondido entre la neblina, abruptas peñas y bosques de coníferas, descubrimos un pequeño poblado con más de cuatro siglos de historia: Mineral del Chico, uno de nuestros maravillosos Pueblos Mágicos.

“El Chico” como lo llaman en la región – fue uno de los principales centros mineros de México durante la Colonia, cuando sus más de 300 minas atrajeron a 20 mil habitantes, muchos de ellos ingleses que llegaron para explotar las vetas plata. El Centro Histórico de Mineral del Chico se distingue por sus coloridas casonas, sus tranquilas calles empedradas y un pequeño jardín con un quiosco y una fuente de hierro, forjada a finales del siglo XIX. La Iglesia de la Purísima Concepción es el monumento más representativo en el centro del poblado: templo de estilo neoclásico (s.XVIII) exhibe en uno de sus costados, un reloj donado por don Gabriel Mancera en 1886, cuya maquinaría fue realizada en el mismo taller donde se fabricó el Big Ben de Londres.

 

La Vía Ferrata, el vértigo de la aventura

Si buscas adrenalina entonces debes enfrentar los retos de la Vía Ferrata – ruta vertical y franqueo para ascender una cumbre o montaña –. En este caso consiste en escalar y descender “La Tanda”, peña a unos 15 minutos del centro de Mineral del Chico, con una altura de 200 metros. En las instalaciones de HGO Adventures, los instructores nos explican y demuestran en un muro de entrenamiento el uso de grapas o escalerillas, agarraderas, líneas de seguridad, arneses y cómo deslizarse en rappel. Todo lo necesario para disfrutar de esta actividad al máximo y con toda seguridad, siempre acompañado por guías expertos.

Nos proporcionan cascos, arneses y un sistema de cuerdas para el posterior descenso en rappel. El recorrido dura entre tres y cuatro horas – incluyendo escalar los 200 metros y una travesía en franqueo de otros 450 metros –, tiempo que depende de la habilidad, concentración y determinación de cada participante para enfrentar todos los retos.

Los primeros obstáculos son dos puentes colgantes de 20 metros de extensión, uno de plataforma a 60 metros de altura y otro de cables entramados a 80 metros. El siguiente reto es el “Péndulo” o “Tarzán” – se encuentra a unos 30 minutos del segundo puente a paso de principiante – se trata de un salto de 25 metros de longitud, a 150 metros de altura: sujetados con arneses a un cable, nos colocamos en la saliente de una roca y el guía nos impulsa para llegar al otro extremo en el que seremos recibidos. ¡Momento ideal para ser grabado y compartido en redes sociales!

Franqueando y escalando otros 40 metros, llegamos a un puente de estilo tibetano, llamado el “Paso del Chango” con 20 metros de longitud, a 190 metros de altura: tres cables tensados, uno para cruzar y otros dos en paralelo para sujetarse con ambas manos. Al atravesarlo se experimenta una ligera vibración. Es importante insistir que, en cada obstáculo, los guías están atentos y supervisando a los participantes.

Los últimos 10 metros se realizan escalando grapas. En la cima contemplamos el impresionante paisaje y las peñas “Las Monjas” formaciones rocosas que son un icono de Mineral del Chico. Con esta espectacular vista, sientes que el esfuerzo valió – y mucho – el esfuerzo. ¡Ahora sí, a tomarse la Selfie!

Después de un merecido descanso, iniciamos el descenso en rappel, trayecto dividido en dos etapas: la primera de 80 metros estilo libre y la segunda de 100 metros tocando la pared. ¡Pierde tu miedo a las alturas y conquista la Vía Ferrata!

 

Explorando Mina San Antonio

Una visita obligada es al antiguo yacimiento Mina de San Antonio, ubicado a 15 minutos de Mineral del Chico, siguiendo el cauce del Río del Milagro. Nos cuentan que fue uno de los minerales más importantes de la región, explotado desde el siglo XVI por los españoles y hasta el siglo XIX por los ingleses.

Adaptada desde 2011 como atractivo turístico, la mina nos ofrece un recorrido por tres niveles, cubriendo un total de 200 metros. Pasamos estrechos túneles, escuchamos el sonido de un río subterráneo y nuestros guías nos enseñan a identificar las vetas de plata, la pirita y el cuarzo, además de compartirnos amenas historias y relatos de los viejos mineros.

 

El Mirador de la Peña del Cuervo: la mejor vista desde las alturas

Para conseguir extraordinarias panorámicas de Mineral del Chico y del Parque Nacional “El Chico” – área natural protegida desde finales del siglo XIX, con una extensión de más dos mil 700 hectáreas – recomendamos el Mirador de la Peña del Cuervo, con 280 metros de altura, a tan solo 30 minutos al sureste del centro del poblado. La forma más fácil para llegar es en vehículo todo terreno o sumarse a uno de los tours que organiza la empresa “Los Pinares”; otra muy buena opción es hacerlo en bicicleta de montaña.  Muy cerca del mirador se encuentra el Parque Recreativo El Cedral, uno de los más antiguos de nuestro país y con una presa en la que puedes realizar paseos en lancha, pesca deportiva y camping.

 

Luego de explorar y disfrutar con intensidad cada una de estas experiencias, sugerimos regresar al centro de Mineral del Chico y tomarse una “tachuela”, licor heredado de los mineros ingleses, elaborado con coñac y jerez u oporto, acompañado tradicionalmente con una galleta. Recomendamos para degustar esta bebida o una cerveza artesanal, el pub “Las Tachuelas”. ¡Salud y hasta nuestra próxima aventura con V México al Máximo!

 

Visita Nuestra revista"Edición/Verano"