Ciudad Universitaria de la UNAM: Donde el pasado esta presente

A principios del siglo XX, las escuelas, facultades y edificios administrativos de la UNAM estaban dispersos por la ciudad, entre ellos, destacan los edificios del Antiguo Colegio de San Ildefonso, el Antiguo Palacio de Minería, el Templo de San Agustín y el Antiguo Palacio de la Inquisición, pero siempre se pensó que lo ideal era llevar a cabo un proyecto para ubicar todo en un mismo sitio que integrara la Universidad completa.

 Elia Perez, 1 Enero 2014

bwd  Pág 1/2  fwd
foto.jpg
foto1.jpg
foto2.jpg
foto3.jpg
foto4.jpg

Desde el 28 de junio de 2007 la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencias y la Cultura (UNESCO) con sede en París, Francia le otorgó el distintivo de Patrimonio Cultural de la Humanidad a la Ciudad Universitaria (C.U.) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), debido a que es una obra sobresaliente donde se consolida la arquitectura moderna de América Latina con recuerdos de la arquitectura prehispánica.

Se le dio este reconocimiento porque es una obra de valor universal y de gran autenticidad, es decir no hay ningún otro bien en el mundo que se le parezca por su calidad arquitectónica y urbanística. Además porque este recinto está asociado a ideas, acontecimientos y obras de significado universal de la cultura de México y por otra parte, es una referencia de la claridad y pluralidad del pensamiento de grandes personalidades tanto nacionales como internacionales de la ciencia, las artes y las humanidades.

Cabe resaltar que previo a este nombramiento, el pasado 18 de julio de 2005 fue declarada Monumento Artístico de la Nación y dos años después alcanzó la máxima categoría a nivel mundial, pero tuvieron que pasar casi cinco años de trámites realizados por la UNAM para que fuera posible obtener dicho título.

La relevancia de este conjunto universitario radica en su eficiencia como centro educativo, su armonía con la naturaleza y la belleza de sus construcciones.

Antecedentes históricos

A principios del siglo XX, las escuelas, facultades y edificios administrativos de la UNAM estaban dispersos por la ciudad, entre ellos, destacan los edificios del Antiguo Colegio de San Ildefonso, el Antiguo Palacio de Minería, el Templo de San Agustín y el Antiguo Palacio de la Inquisición, pero siempre se pensó que lo ideal era llevar a cabo un proyecto para ubicar todo en un mismo sitio que integrara la Universidad completa.

Para el año 1943, el Gobierno Federal expropió el terreno donde actualmente se encuentra C.U., y en 1946 éste fue entregado a la Universidad para concretar el proyecto de reunir todas las instalaciones en un solo lugar. El 11 de septiembre de 1946, el entonces rector Salvador Zubirán creó la Comisión de la Ciudad Universitaria, formada por representantes de la Universidad y del Gobierno y a su vez esta comisión convocó a un concurso arquitectónico y para 1947 los proyectos fueron entregados para la realización de lo que hoy este recinto estudiantil.

La Ciudad Universitaria conocida generalmente como C.U. es el conjunto de edificios que conforman el Campus Central de la UNAM y fue el primer circuito trazado en el plano arquitectónico de la Máxima Casa de Estudios. La denominación de Patrimonio de la Humanidad abarca exclusivamente el área comprendida dentro del primer circuito universitario inaugurado en 1952 y sus poco más de 50 edificios. El sitio comprende 176.5 hectáreas, que significan el 25 por ciento de las 730 hectáreas que en total conforman el Campus Universitario.

El Campus Central se ubica en la zona sur de la capital mexicana y en esta construcción participaron más de 100 arquitectos, ingenieros y artistas plásticos, entre los que destacan David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera, lo que dio como resultado la edificación de un conjunto monumental como ejemplo del modernismo del siglo XX que integra el urbanismo, la arquitectura, la ingeniería, el paisajismo y las bellas artes, asociando todos estos elementos con referencia a las tradiciones locales, y en particular al pasado prehispánico de México.

Asimismo, es uno de los pocos proyectos del mundo en el que los principios defendidos por los movimientos arquitectónicos y urbanísticos modernos se aplicaron de manera perfecta con el objetivo de ofrecer una mejor calidad de vida al hombre.

Edificios y Facultades que son considerados Patrimonio de la Humanidad

Algunos de los edificios que forman parte de la inscripción Patrimonio Cultural de la Humanidad por citar algunos son los siguientes:

La Torre de Rectoría destaca por su estilo funcionalista, ya que la decoración exterior se encuentra adornada con murales de David Alfaro Siqueiros y mosaicos que logran una sensación de fuerza y movimiento. Este edificio estuvo a cargo de los arquitectos Mario Pani Darqui, Enrique del Moral y Salvador Ortega Flores.

La Biblioteca Central fue idea de los arquitectos Gustavo M. Saavedra, Juan Martínez de Velasco y Juan O´ Gorman, quien además del diseño también realizó los murales que cubren todo el exterior del edificio, utilizando piedras naturales, lo que garantiza la permanencia del color.

Tanto el Museo Universitario de Ciencias y Artes (MUCA) como la Facultad de Arquitectura fueron creación de los arquitectos José Villagrán García, Alfonso Liceaga y Xavier García Lascuráin.

El Estadio Olímpico México 68 se construyó en 1954 y estuvo a cargo de los arquitectos Augusto Pérez Palacios, Jorge Bravo y Raúl Salinas. Es un claro ejemplo de la integración de la arquitectura con el paisajismo, pues asemeja un volcán donde la luz se percibe en el horizonte, está construido con roca volcánica en altorrelieve decorado por Diego Rivera. Su nombre original era solamente Estadio Olímpico, pero modificó su nombre en 1968, al ser sede de los Juegos Olímpicos en ese año. De esta manera, la UNAM se ha convertido hasta el momento en la única universidad en el mundo donde se hayan celebrado tales juegos. Actualmente es la casa de los equipos universitarios de fútbol americano y también sede del equipo de fútbol de la Universidad, “Los Pumas”. El estadio tiene una capacidad para recibir a 68,000 espectadores.

La Escuela de Ingeniería fue creación de Francisco J. Serrano, Luis McGregor Krieger y Fernando Pineda.

La Facultad de Quimica, antes llamada Escuela de Ciencias Químicas fue idea de Enrique Yáñez, Enrique Guerrero Larrañaga y Guillermo Rosell. Esta facultad ahora incluye lo que fue el edificio de la Escuela de Veterinaria proyectada por los arquitectos Félix Tena, Fernando Barbará Zetina y Carlos Solorzano.

Lo que antes era la Escuela de Medicina ahora es conocida como  Facultad de Medicina y la propuesta arquitectónica fue de Roberto Álvarez Espinoza, Pedro Ramírez Vázquez, Ramón Torres Martínez y Héctor Velázquez Moreno.

La Facultad de Odontología antes llamada Escuela de Odontología estuvo a cargo de los arquitectos Carlos Reygadas, Silvio Margain y Jesús Aguilar.

Con respecto a lo que hoy es la Facultad de Derecho y antes denominada Escuela de Jurisprudencia fue idea de los arquitectos Alonso Mariscal y Ernesto Gómez Gallardo.

La Facultad de Economía conocida anteriormente como la Escuela de Economía estuvo a cargo de los arquitectos Vladimir Kaspé y José Hanhausen.

La Facultad de Filosofía y Letras fue creación de los arquitectos Enrique de la Mora, Enrique Landa Verdugo y Manuel de la Colina.

Como parte del Campus Central también se encuentran Las Torres I y II de Humanidades, la Dirección General de Orientación y Servicios Educativos que se localiza en el edificio que antes era la Cafetería Central, además de la Facultad de Psicología que se ubica enfrente de la Biblioteca Central y su entrada principal es por Avenida Universidad.

Con este nombramiento por parte de la UNESCO, la Ciudad Universitaria pasa a formar parte del selecto grupo de universidades del mundo inscritas en la lista de Patrimonio Mundial, como lo son las máximas casas de estudio de Alcalá de Henares, en España y de la Universidad Central de Venezuela, en Caracas.

C.U. está catalogada como la obra colectiva más trascendente de la segunda mitad del siglo XX mexicano y su rasgo distintivo radica en ser un espacio educativo que hizo posible compaginar la modernidad con nuestro pasado prehispánico. Por esto y más vale la pena visitar la Máxima Casa de Estudios, símbolo de nuestro país que evoca libertad, diversidad, pluralidad, tolerancia y creatividad.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje