Mariposa Monarca: Frágil viajera del norte

Resulta difícil creer que la Mariposa Monarca puede viajar entre 2,500 y 4,500 kilómetros de ida y los mismos de regreso; además, llega a zonas de hibernación donde nunca antes había estado, pues fueron sus tatarabuelos los que realizaron tan audaz recorrido desde el este de EUA y el sureste de Canadá, hasta sus santuarios en México. 

Salatiel Barragán, 1 Enero 2014

bwd  Pág 4/4  fwd
mariposa_monarca9.jpg

En la naturaleza uno de los fenómenos más espectaculares es la migración. Una de las más insólitas migraciones la realiza la frágil Mariposa Monarca (Danaus plexippus L.). Resulta difícil creer que estos pequeños insectos puedan viajar entre 2,500 y 4,500 kilómetros de ida y los mismos de regreso; además, llegan a zonas de hibernación donde nunca antes han estado, pues fueron sus tatarabuelos los que realizaron tan audaz recorrido desde el este de EUA y el sureste de Canadá, hasta el centro de México. Ocupan entre diez y quince sitios históricos dispersos en los estados de Michoacán y el Estado de México. Es una especie gregaria que suele concentrarse en superficies precisas y pequeñas dentro de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca.

HISTORIA NATURAL

Sus rutas migratorias rastreadas y su biología fue estudiada durante casi 40 años por el Dr. Fred Urquhart, un zoólogo canadiense que en 1975 junto con Rafael Sánchez Castañeda y Kenneth C. Brugger, descubrió los refugios de invierno que ocupan unas 5,000 hectáreas en los límites de Michoacán y el Estado de México, ahí permanecen casi 5 meses. Hoy se sabe que, para sobrevivir al frío e hibernar, este insecto realiza uno de los viajes de ida y vuelta más largos entre las especies animales. Además, se sabe que las mariposas que regresan a EUA son, en su mayoría, sobrevivientes de las que migraron a México hasta los bosques de Oyamel. Así, las Monarcas que iniciaron el viaje desde el norte, nacieron entre Septiembre y Octubre.

Aquí empiezan a aparearse, a mediados de febrero, para que las hembras fecundadas lleguen a ovopositar al Sur de EUA. Después de 7 días de sus huevecillos emergen larvas que se alimentan del cascarón del huevo y de las hojas de esta planta tóxica, con sabor desagradable. Este hábito alimenticio protege a las adultas que almacenan en su cuerpo las sustancias tóxicas, cualidad que las hace poco apetecibles para los depredadores. Tras varias semanas de alimentarse, la larva se cuelga de cabeza y se convierte en una larga crisálida de color verde claro, que pronto surge como una bella mariposa de color naranja, negro y motas blancas.

NATURALEZA Y TURISMO

Una de las áreas más bellas y fáciles de visitar, es la Sierra Chincua, ubicada cerca del poblado minero de Angangueo, en el noreste de Michoacán. Esta Reserva de la Biosfera fue creada el 10 de noviembre del año 2000 y pasó de una superficie de 16,110 hectáreas a 56,259 hectáreas. Posee casi 500 especies de plantas y más de 200 especies de aves, reptiles y mamíferos: es un área importante por los servicios ecológicos, productivos y turísticos de la región. Cuenta con sitios donde el visitante puede admirar el batir de alas de las mariposas, todo bajo estrictas medidas conservacionistas.

En estos bosques, considerados refugios naturales, la llegada anual de las mariposas Monarca es importante para los habitantes de las montañas. Los niños las consideran papalotes o cometas de la montaña; aunque para muchos adultos la Monarca es una hija ambulante del sol; se dice que representa el alma de sus muertos.

Los Santuarios en Michoacán y el Estado de México, crean un espectáculo único para admirar millones de mariposas, pues el conjunto colorea de naranja los troncos; se cuelgan en racimos de las ramas de los árboles. Pueden observarse fácilmente en los alrededores del pueblo minero de Angangueo. Dos de los más importantes santuarios, Sierra Chincua y El Rosario, se abren al público de Diciembre a Marzo. Hoy, es tiempo que cada visitante asuma que la conservación de las Monarcas compete a todos, pues ellas migran hasta México para asegurar su supervivencia; a nosotros nos compete protegerlas.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje