Por qué el Día de las Madres es una de las celebraciones más especiales de México

Mayo 2018

El Día de la Madre es una de las celebraciones más especiales de nuestro país. Cuando se piensa en el significado de “madre”, la principal imagen que nos llegan a la mente es de una mujer que ha dado a luz. Pero la maternidad también se asocia con la ternura, la moral, la energía y la atención que dedican un sinnúmero de mujeres día a día al buen cuidado y desarrollo de sus hijos, creando lazos que duran toda la vida.

 

Es por ello, que la figura materna es glorificada en México, porque ha sido un eje importante en los cimientos de nuestra sociedad.

Cada 10 de Mayo, las calles están repletas de familias que celebran desde la madre más joven o primeriza, hasta la abuelita. Las tiendas y los restaurantes se encuentran a tope, decorados con flores; y en los medios de información no dejamos de escuchar la mítica canción de Denisse de Kalafe, “Señora, Señora, y “Amor Eterno” de Juan Gabriel.

También los arreglos florales, cajas de dulces, accesorios de joyería, ropa, telefonía celular o una reservación en alguno spa son de los detalles más típicos que tenemos los mexicanos cada Día de las Madres para celebrar a nuestras progenitoras, siempre con el fin de demostrar el especial aprecio y valoración por esta imagen de amor, educación y protección.

 

¿Cómo nació esta celebración?

Esta fecha tiene sus antecedentes en la antigua Grecia, cuando se rendían honores a Rhea, madre de los dioses Zeus, Poseidón, Plutón y Hades. En la época moderna el primer intento por establecer la “oficialidad” de este día corrió por cuenta de la activista social estadounidense Julia Ward Howe, quien luchaba por los derechos de las mujeres. En 1870 redactó su Manifiesto del Día de las Madres, en el que llamaba a concertar la paz como oposición a la Guerra.

Pero fue hasta 1907 cuando Ana Jarvis, otra activista social, nacida en Filadelfia, Estados Unidos, se reunió con un grupo de amigos y les planteó el reto de emprender una campaña para que se aprobara el “Día de la Madre” como reconocimiento a las actividades de su madre durante la Guerra de Secesión. Un año después se celebró la primera ceremonia no oficial para conmemorar la fecha en una iglesia metodista de Grafton, Virginia. El evento tuvo lugar el 10 de mayo del citado año y acudieron más de 400 madres acompañadas de sus familias. En la ceremonia, Ana Jarvis regaló a cada madre presente un clavel, la flor favorita de su propia madre; desde entonces el clavel es representativo de este día.

Así, el presidente Woodrow Wilson decretó el 8 de mayo de 1914 que el Día de las Madres se celebraría en Estados Unidos el segundo domingo de cada mayo. Años después, la idea pasó a Europa y casi 40 países en todo el mundo iniciaron las celebraciones.

México fue el primer país de América Latina en sumarse a este reconocimiento. El homenaje a las madres mexicanas nació por iniciativa de un periodista de Excélsior el 13 de Abril de 1922. Ese día, la gente leyó en el periódico una curiosa nota en la que se invitaba a la población a difundir y celebrar, por primera vez, el Día de la Madre en México en la misma fecha en que se realizaba en Estados Unidos. Pero se eligió el 10 de Mayo por ser el mes consagrado a la Virgen y porque en aquella época en México se pagaba en las decenas, aunque otras fuentes sitúan el primer día de la madre mexicano en Oaxaca en 1913, cuando la esposa de un presbítero metodista encontró una revista donde se comentaba el festejo –en los Estados Unidos-- y decidió retomar la idea.

Los mexicanos le damos tanta importancia a este día que, en 1949 se inauguró en la capital una gran escultura en su honor, y a pesar que no es una “celebración oficial” reconocida por el Estado, muchas oficinas de gobierno dan el día libre a las madres y a los hijos festejarlas; sin mencionar que en los colegios se realizan festivales.

Imagen relacionada

Fecha especial y una importante derrama económica

De acuerdo a la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope), el Día de las Madres representa la fecha más importante para la Industria de Restaurantes y Alimentos, superando San Valentín y Año Nuevo, con una ocupación de 95 a 100% en sus reservaciones. La demanda es tal que muchos locales tienen que contratar personal eventual de la plantilla con que cuentan.

Mientras que las tiendas departamentales registran 80% más de ventas, dejando una derrama económica superior a los a los 1,300 mdp al comercio formal tan solo en la capital.

 

 

Visita Nuestra revista"Edición/Primavera"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje