Pueblos y casas con las historias más perturbadoras en México

Octubre 2017

Si existe un país en la cual el apetito por el misterio se cruza con la experiencia paranormal, se trata sin duda de México. No solo por su historia, su cultura y arqueología, sino también por sus tradiciones y creencias, en las que se empalman lo real y lo inverosímil, y en las que cobran vida personajes mitológicos como nahuales, hechiceras, chaneques, fantasmas, entre muchos otros seres. Estas creencias no han hecho sino acrecentar su influencia con el paso de los siglos, dando lugar a una enorme cantidad de mitos y leyendas, muchas de las cuales nos dejan con los pelos de punta.

Si eres de los que les interesa los fenómenos inexplicables y los relatos legendarios, a continuación te presentamos una lista de los lugares con historias más perturbadoras de México.

 

La Zona del Silencio - Durango

En lo más profundo del desierto entre Durango, Chihuahua y Coahuila esta la reserva ecológica de Mapimí, mejor conocida como “La Zona del Silencio”, la cual ha causado una gran controversia desde hace décadas.

Existe la creencia, de que en esta zona las transmisiones electromagnéticas no se propagan, las brújulas no apuntan al norte magnético, los encuentros con extraterrestres son frecuentes, y la flora y fauna presenta mutaciones.

Estas historias han hecho de este lugar se convierta en un destino paranormal, donde coinciden científicos de este tipo de fenómenos como ufólogos, parapsicólogos, entre otros; pero hasta ahora, no han encontrado una explicación lógica.

Resultado de imagen para zona del silencio

 

San Juan Parangaricutiro - Michoacán

Existe un trabalenguas muy popular con la palabra “Paraganricutirimicuaro”, el cual nos remite al antiguo nombre del desaparecido San Juan Parangaricutiro. Un poblado del estado de Michoacán que quedó bajo la lava tras la erupción del volcán Paricutín en 1943. Los habitantes que sobrevivieron de este desastre natural tuvieron que abandonar el área afectada para reconstruir otro poblado: el Nuevo San Juan Parangaricutiro, a unos kilómetros de ahí.

De las ruinas del viejo San Juan sobresale la parte superior de la iglesia que sobrevivió a la lava y la enorme nostalgia por los habitantes que murieron enterrados en la piedra volcánica.

Algunos habitantes afirman que por las noches se escucha movimiento y muchedumbre como si el poblado todavía existiera.

Imagen relacionada

 

Casa de los Tubos – Nuevo León

En la localidad de La Escondida, en Monterrey, se yerguen las ruinas de aquello que los lugareños llaman “La Casa de los Tubos”. La leyenda dice que el padre de una joven, afectada por la parálisis, decide construir para comodidad de su hija una mansión de extraño diseño cilíndrico, cuyas habitaciones y pisos estarían unidos por rampas para la circulación de la silla de ruedas en la que se desplazaba su hija.

Sin embargo, desde el principio el proyecto fue teñido por la desgracia. Dos trabajadores murieron durante la construcción en accidentes inexplicables, no obstante la construcción continúo. Una tarde, la joven fue llevada a la casa para observar el progreso de la obra pero una imprudencia provocó que ella se deslizara con su silla de ruedas por una de las rampas y se precipitara por una ventana, hacia la muerte. El desconsuelo del padre lo llevó, según cuentan los memoriosos, en principio al alcohol y luego al suicidio.

La casa fue abandonada a medio construir y un sinnúmero de trágicos sucesos se abatieron sobre ella: muertes por accidentes fatales, pactos suicidas y la presencias del fantasma de la niña.

pueblos-y-casas-fantasma-de-mexico-05-casatubos2.jpg

 

Real del catorce – San Luis Potosí

Un centro minero aislado y de difícil acceso, carente de caminos y casi sin agua. Real del 14 es una población donde el tiempo se detuvo. Fue incendiado, abandonado y repoblado. Así la vida transcurrió apacible mientras se extraía la riqueza de sus tierras, pero cuando las vetas casi se agotaron, la migración lo convirtió de nuevo en un pueblo fantasma.

Hoy en día, ahí solo se puede ver inmuebles desolados, fachadas sin pintura, puertas desvencijadas y balcones sin cristales, vestigios de la bonanza minera.

Historias de aparecidos y leyendas le dan sabor al lugar. Está la historia de la mujer arrepentida: una mujer se dirigía a Real a pagar una manda, pero en el camino se arrepintió de ir a ver al santo. Al tomar un descanso, antes de regresar, se convirtió en piedra

Hay otra de un fantasma que se aparece de vez en cuando en la minas, le dicen “El Jergas”. Se presenta como el dueño o capataz y engaña a los visitantes llevaban dolos a sitios extraños, provocando que estos se perdieran. Habitantes cercamos a la región aseguran que algunos han desaparecido misteriosamente.

La opulencia de otro tiempo, la atmosfera árida de la región minera de San Luis Potosí, los edificios viejos y calles empedradas y los mismos huicholes atraen a trotamundos, directores de cine, fotógrafos y jóvenes “deseosos” de una aventura mística. Además de que se presume que la zona es un buen lugar para cazar fantasmas.

 

Palacio de Lecumberri, Ciudad de México 

También era conocido como “El Palacio Negro”, se encuentra ubicado al noreste del Centro de la capital. Esta edificación de más de 100 años de antigüedad, fue durante muchos años sede de la prisión más temida de México, e inclusive, a principios del siglo XX se le consideraba el centro carcelario más moderno de América Latina.

La enorme penitenciaria albergó durante 76 años a miles de prisioneros, entre los que destacan los escritores José Revueltas y Álvaro Mutis; el pintor David Alfaro Siqueiros; e inclusive, el cantante Juan Gabriel, entre otros. Cabe mencionar que el ex Presidente Francisco I. Madero y el ex vicepresidente José María Pino Suárez fueron ejecutados a un costado de las instalaciones, a unos cuantos minutos antes de entrar al Palacio.

Muchas tragedias y torturas se dieron en ese lugar, adquiriendo el adjetivo "Negro", derivado de las historias macabras que contaban los presos a sus familiares y amigos, como lo hizo Revueltas en su obra El Apando.

Hoy en día, y desde 1976, el lugar es utilizado como el Archivo General de la Nación. Sus trabajadores dicen que constantemente se escuchan lamentos, ruidos y hasta apariciones de personas caminando por los pasillos.

pueblos-y-casas-fantasma-de-mexico-03-lecumberri.jpg

 

 

Mineral de Pozos – Guanajuato

Enclavado en un semidesierto al noroeste de Guanajuato, hay un pueblo fantasma que fue abandonado dos veces desde su fundación. En 1576, bajo el nombre de Palmar de Vega, se descubrieron ricos yacimientos de oro, plata y cobre, lo que le dio prosperidad al pueblo que volvió a cambiar su nombre a Mineral de Pozos.

Sin embargo, como consecuencia de la Revolución Mexicana y de la baja del precio de los metales, Pozos empezó a caer en decadencia. La última mina cerró en 1955, lo que indujo que fuera abandonada paulatinamente por sus habitantes que tuvieron que marcharse en busca de trabajo.

El paisaje desolado, los vestigios de las haciendas y los túneles profundos que lo atraviesan, provocan escuchar múltiples leyendas de esta solitaria tierra.

Por ejemplo, se dice que se aparece una joven que recorre las construcciones desoladas, o que hay presencias que inundan el lugar. Para los aventureros es posible acampar por las noches en la explanada –horario donde reina la oscuridad y el silencio– momento en el que aseguran que los encuentros se suscitan.

pueblos-y-casas-fantasma-de-mexico-08-mineral.jpg

 

La Casona de Chapultepec – Ciudad de México

Mejor conocida como “La Casa de la Tía Toña”, esta mansión se encuentra ubicado en lo más profundo de la 3° sección del Bosque de Chapultepec. Rodeada de árboles, barrancos, puentes colgantes, y cercana a un panteón, esta casa se ha popularizado debido a una terrorífica leyenda urbana.

Se dice que la “Tía Toña” era una anciana muy adinerada, a la que sus familiares solo querían por su riqueza. Al sentirse sola, decidió darle cobijo a niños de la calle. A pesar de su generosidad, los jóvenes le hicieron la vida imposible, motivo por el que cambió y con el paso del tiempo comenzó a regañarlos y castigarlos. Cuando la culpa la alcanzó, se encerró en su habitación y nunca volvió a salir. Tiempo después murió y se dice que su alma sigue rondando por los pasillos de la casa.

Hoy en día, se menciona que ahí aún habita una mujer de edad avanzada que se enfurece cuando es visitada por curiosos; cuando ello ocurre, cosas inexplicables ocurren en la propiedad. Si deseas conocer la casa, te sugerimos hacerlo en grupo y durante la luz del día, ya que para llegar hasta esa zona, hay que recorrer un buen trecho de caminos desolados.

 

Hacienda del Cochero – Guanajuato

En los límites de la ciudad de Guanajuato se encuentra un sitio muy peculiar llamado "La Hacienda del Cochero". Se dice que antiguamente se utilizó como sede de La Santa Inquisición; por ello en él se han encontrado calabozos, fosas, e instrumentos de tortura que datan desde el siglo XVI.

La humedad y oscuridad del lugar, transportan a una época en la que la tortura era la única manera de obtener la confesión de los prisioneros. Desde hace más de una década, la ex Hacienda fue abierta como museo. Lo perturbador es que sus cuidadores han asegurado que al caer la noche y a varios metros fuera de la Hacienda, todavía se escuchan gritos de los castigados.

pueblos-y-casas-fantasma-de-mexico-11-cocheros.jpg

 

El Callejón del Aguacate – Ciudad de México

Ubicado justo detrás de la Casa de la Cultura Jesús Reyes Heroles en el histórico barrio de Coyoacán, existe un pequeño callejón empedrado que se ha hecho famoso debido a las leyendas que hay a su alrededor, y según cuentan, ahí se pueden vivir las más aterradoras experiencias.

El callejón tiene cerca de cuatro metros de ancho, sin embargo, son múltiples las historias macabras que se cuentan de este lugar.

Por ejemplo, está la del fantasma de un niño que se aparece jugando por el callejón, el cual luce una vestimenta antigua, muchos dicen que el infante murió en la época de la Revolución Mexicana.

Existe otra leyenda que habla acerca de una casa abandonada a un costado del lugar, donde una familia tenía como pasatiempo jugar con la “ouija” para saber quiénes eran sus amigos y quiénes sus enemigos, hasta que el diabólico juego de mesa el cobró factura provocando el deceso de cada uno de ellos.

Actualmente, vecinos del lugar aseguran ver a una señora que se pasea por el callejón o que se asoma desde la ventana de dicha una propiedad.

pueblos-y-casas-fantasma-de-mexico-13-callejon.jpg

Sean ciertas o no, este lugar atrae a muchos curiosos por su pasado terrorífico.

¿Qué otros lugares con leyendas escabrosas conoces de México?

Visita Nuestra revista"Edición/Verano"