Calabaza en Tacha, la delicia otoñal

Octubre 2017

Uno de los elementos gastronómicos en los altares de Día de Muertos es la Calabaza en Tacha, un delicioso dulce típico de temporada otoñal y el cual se prepara con ingredientes endémicos de nuestro país: calabaza de castilla (ayote), canela y piloncillo.

 

Su origen se remonta a la época prehispánica con los mayas, la cual preparaban en un horno bajo tierra que aún se conserva en algunas regiones del sur del país y la endulzaban con miel.

Durante la Colonia se le nombró “Calabaza de Castilla”, debido a que los españoles llevaron y presentaron este dulce a la reina Isabel de Castilla, quien al probarla y encantarle, la bautizó con el nombre de su reino.

Más adelante, cuando los azucareros se extendieron por México, cambió un poco la receta. Ahí se usaban unos hornos llamados mancuernas que tenían dos calderas: la melera y la tacha, y de ahí su nombre. En ellos se juntaba un concentrado del jugo de caña, lo que hoy conocemos como piloncillo y este se utilizaba para confitar las calabazas.

Hoy en día lo puedes encontrar en mercados, y en festivales y restaurantes en todo México durante las fiestas de Día de Muertos. Muchas veces se presenta en un platón o una cacerola de barro y este aspecto rústico, junto con sus ingredientes naturales y sencillos, lo hacen un ícono de tradición casera.

Si no quieres falte en tu altar ni en tu mesa falte esta delicia, a continuación te dejamos su modo de preparación tradicional.

Ingredientes:

·         1 calabaza de castilla de kilo y medio

·         500 gramos de piloncillo

·         2 palitos de canela

·         1/2 kilo de guayaba

 

1-    Lava muy bien la calabaza y con un cuchillo grande córtala en dos. Empleando un cuchillo chico y una cuchara para raspar, saca las hebras y las semillas del interior de la calabaza. No descartes las semillas, pues las podrás tostar y comer como golosina después.

2-    Corta la calabaza en tajadas largas. Luego colócalas en una olla junto con una taza de agua. Tapa la olla y cuece la calabaza a fuego mediano durante 15 minutos o hasta que sea posible atravesar una rebanada de calabaza con un tenedor.

3-    Rompe el piloncillo en trozos grandes y los palos de canela a la mitad. Coloca ambos ingredientes en la olla, tápala y deja que se siga cociendo sobre calor bajo hasta que el piloncillo se haya desmoronado completamente. Si ves que la olla empieza a secarse, agrega una pequeña cantidad de agua cuidando que quede como jarabe espeso.

4-    Quítale los tallos a las guayabas y agrégalas a la olla. Tápala y sigue cociendo durante 10 minutos más o hasta que las frutas estén suaves.

5-    Después retíralo de la estufa, destápalo y permite que se enfríe a temperatura ambiente. Se recomienda que se sirva la calabaza y las guayabas en un recipiente de barro o vidrio, vertiendo encima el jarabe.

6-    Finalmente sirve una tajada completa por persona o córtalas en trozos y de tal manera que a cada uno le toque también un poco de guayaba y una buena porción de jarabe.

*Nota: Guarda tu calabaza en tacha a temperatura ambiente durante dos días o hasta una semana en el refrigerador.

Algunos chefs recomiendan maridar el dulce de calabaza con anís, rompope o licor de café, aunque lo común es poner el dulce en un tazón y acompañarlo con leche.

Resultado de imagen para calabaza en tacha

 

 

Visita Nuestra revista"Edición/Verano"