Xantolo, la gran fiesta de los Muertos en la Huasteca Hidalguense

La  Huasteca Hidalguense te invita y recibe con los brazos abiertos para celebrar el Día de Muertos: El Xantolo o Mijkailuit, la tradición más importante en esta región. Acompañado de danzas, cantos y típicos platillos, tendrás oportunidad de experimentar la magia del Xantolo, festejo que se distingue por la devoción, el esmero y la unión de todos los habitantes de las comunidades en la Huasteca.

bwd  Pág 1/3  fwd
1.jpg
2.jpg
3.jpg
4.jpg
5.jpg
 

Una de las costumbres más representativas de nuestro país es la celebración de los Días de Muertos, festejos que se realizan los días 1 y 2 de Noviembre. La tradición de Días de Muertos tiene sus raíces en  el México prehispánico con el culto a los difuntos y más especí­ficamente con los rituales mortuorios destinados a encaminar el "alma".

En esta ocasión sugerimos aventurarte a la Huasteca Hidalguense, región de exuberante vegetación y cordilleras con densas nubes coronando las cimas. En  el trayecto por el Corredor de la Huasteca hacia Huejutla descubrirás valles y selvas bajas que presumen un intenso verdor y secretos rincones con tesoros como La Casa de Piedra. Recomendamos para este viaje, traer impermeable, abrigo  y calzado resistente.

Huejutla, Perla de la Huasteca

Huejutla es el vibrante corazón de la Huasteca, un pacífico poblado en medio de la selva. Se encuentra al noreste de Hidalgo, a unos 200 kilómetros de la Ciudad de Pachuca. Después de conducir por una sinuosa carretera, descendemos del vehículo, estiramos las piernas  y recorremos Plaza Revolución donde ya se han instalado altares tradicionales con motivo del Xantolo. Estas ofrendas son apenas una muestra de cómo se celebra a los muertos en toda la Huasteca.

Uno de los monumentos  emblemáticos de Huejutla es el centenario Reloj Municipal, construido con piedra volcánica y con una altura aproximada de 20 metros. El reloj de la torre fue adquirido en Alemania y cuenta con un sistema musical que cada hora toca la melodía "El Cantador" y reproduce al Himno Nacional a las 18:00 horas.

El Ex Convento y Catedral de San Agustín es otro de los recintos obligados: Se trata de una imponente construcción del siglo XVI, testimonio pétreo de la evangelización en la Huasteca. Un dato curioso es que la misa del mediodía se ofrece en lengua indígena.

El pintoresco y bullicioso mercado de Huejutla y el restaurante La Barbada son sitios muy recomendables para degustar la extensa gastronomía de la región: la exquisita cecina, bocoles, el pollo huasteco, los moles tradicionales, el famoso plato huasteco, las deliciosas enchiladas y el zacahuil, el tamal entre los tamales.

Xantolo, Días de Muertos

La celebración del Xantolo lleva meses de anticipada preparación. A mediados de año, el 24 de junio, los campesinos riegan los campos que pronto estarán cubiertos con flores de cempasúchil, mientras las mujeres muelen cacao y bordan manteles y servilletas para los altares. Durante los meses previos al festejo se engordan guajolotes y puercos que serán utilizados en los alimentos que se colocarán en la ofrenda.

El 30 de octubre, el Domingo Grande, se realizan las últimas compras para el altar y se levanta un gran arco de otate – caña de azúcar –, cubierto con palmilla, amarillos ramilletes de flor de cempasúchil y flamígeros ramos de Mano de León. Además se cuelgan frutas, pan de muerto y canastillas con dulces de alfeñique.

El altar se dispone en un sitio especial en el interior de la casa o el patio y se viste con un mantel bordado, cirios y veladoras. Se colocan fotografías de los difuntos e imágenes de vírgenes y santos. La ofrenda incluye sahumerios y copal, así como los platillos y bebidas preferidas de los muertos que regresan del Mictlán. Por último se extiende un petate en el suelo. La ofrenda representa los tres niveles del inframundo prehispánico. Elementos característicos de los altares en la Huasteca son el camino de pétalos de cempasúchil para guiar a las ánimas y  el chechebe frente al altar, un tronquito que sirve para quemar ceras.

Cuando visites uno de los altares experimentarás la hospitalidad y calidez de la gente, pues seguro te invitarán a compartir una rica comida hogareña y una agradable conversación. Tampoco debes perderte durante la noche del 2 de noviembre, la competencia de cuadrillas y la ofrenda de luz con  el encendido de cientos de velas para el “ánima sola” y el espectáculo de Globos de Cantoya en la Plaza de Huejutla.

Bailar para celebrar la muerte y la vida

Durante el Xantolo se organizan numerosas cuadrillas de danzantes con máscaras y paliacates rojos al cuello – algunos se disfrazan de mujeres –, acompañados con bandas de música o solo con guitarras y violines. Los llamados huehues o viejitos bailan sones y huapangos tradicionales. Como si se tratara de un carnaval, danzan en plazas y caminos.

El 2 de noviembre, cientos de familias se reúnen muy temprano en el Panteón Municipal de Huejutla y los huehues recorren los sepulcros. Las cuadrillas bailan con alegría para los difuntos y se les invita comida y aguardiente. Uno de los danzantes – cuyo rostro mantiene oculto bajo una máscara de tigre – explica que durante el baile, ofrecen su cuerpo para que los muertos participen en la fiesta y convivan con sus seres amados.

Por otro lado, el camposanto de Macuxtepec, a unos pocos kilómetros de Huejutla, es uno de los lugares que mejor expresa el misticismo y la magia del Xantolo.

Tenemos que subir por una empinada escalera para llegar al cementerio de Macutexpec, atrás de nosotros, hombres vestidos con manta y  mujeres ataviadas con coloridos huipiles y largas trenzas cargan ramos de flores y rústicas bolsas con comida.

 

Al llegar a la entrada, escuchamos los violines de los huapangueros y percibimos el característico aroma del cempasúchil. Grandes árboles y espesa vegetación resguardan los sepulcros en la montaña. Las tumbas se lavan y adornan con arcos de otate y palmas. Las ofrendas se colocan arriba o se tienden frente a los sencillos mausoleos. Brillan con cierta timidez cirios y veladoras. El copal satura nuestros sentidos. ¡Aquí en la Huasteca, el Xantolo es la gran fiesta en que los muertos están más vivos que nunca!

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje