Santiago Apóstol, la iglesia que surgió de las aguas de Chiapas

Las caudalosas aguas del sureste mexicano esconden valiosos tesoros. Como si fuera un espectáculo de ilusionismo orquestado por la naturaleza, las ruinas de una imponente iglesia del siglo XVI emergieron del Rio Grijalva, ubicada en la localidad de Quechula en el Estado de Chiapas.

 

Se trata del templo de Santiago Apóstol, una obra del grupo de frailes dominicos encabezados por fray Bartolomé de las Casas que llegaron a la región habitada por el pueblo zoque hace más de 500 años, pero fue abandonada a raíz de las grandes pestes de 1773-1776. Mide 61 metros de largo por 14 de ancho y sus muros tienen diez metros de alto; además cuenta con un campanario en su fachada que mide 16 metros.

En 1966, el templo había quedado sumergido bajo la superficie del Rio Grijalva cuando se levantó la represa Nezahualcóyotl, pero se hizo visible días atrás por la bajada de 25 metros de las aguas, causada por una persistente sequía que ha afectado la vegetación del lugar.

A pesar del estado crítico, este hecho ha dado paso al turismo. Cuando el nivel del agua baja, los pescadores de la región se convierten en guías, pues transportan en sus lanchas a los curiosos que quieren apreciar los restos del templo y hasta a hacer procesiones mientras lo rodean,  así como de decenas de comerciantes que han recibido a cientos de visitantes que llegan a comer y convivir.

Cabe mencionar que no es la primera vez que el templo vuelve a emerger de entre las aguas, pues en el 2002 el nivel del río bajó tanto que hasta era posible caminar por el interior de la iglesia

Según historiadores la iglesia dependía del cercano convento de Tecpatán, fundado en 1564, por lo que se cree que, debido a las coincidencias arquitectónicas, es obra del mismo constructor y muy cercano en el tiempo. Su importancia se derivaba de estar ubicada en el camino real de Chiapas, diseñado por los conquistadores españoles y que se mantuvo en uso hasta el siglo XX.

 

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje