4 bebidas típicas de México para combatir la temporada de calor

Estamos en la época más calurosa del año, donde el antojo de refrescarse con una deliciosa bebida es inevitable.

En México, existen diversas preparaciones tradicionales que forman parte de un ritual y de un arte ancestral que viene desde la época prehispánica y Colonial. Bebidas elaboradas a base de semillas, frutos y plantas, que hoy en día son elementos esenciales en la historia gastronómica de nuestro país.

A continuación te presentamos 4 bebidas típicas con las que podrás combatir el calor y que hoy en día no solo se conservan gracias a la tradición popular, sino también al esfuerzo de las comunidades y restaurantes que las incluyen en sus menús:

Pozol

Originario de los fértiles campos de Tabasco y Chiapas que dan fruto al maíz y al cacao, esta exquisita bebida tiene raíz prehispánica. Los mayas chontales que lo nombraban  pochotl —espumoso—, consumían cotidianamente esta bebida para quitar la sed y calmar el hambre. Sin embargo, se cuenta que era elaborada únicamente por mujeres, como vianda para los viajeros indígenas, quienes encontraban en su dulce sabor diversas cualidades para resistir altas temperaturas y proveerse de energía suficientes para recorrer largos caminos.

El pozol es una fermentación a base de maíz y cacao, que en algunos sitios se le agrega sal y chile. Se sirve bien frio en un recipiente natural llamado jícara y se puede encontrar en tres modalidades: cacao, blanco o agrio, aunque en algunas regiones también se prepara con pixtle —semilla de zapote colorado—.

Cabe mencionar que en el Estado de Guerrero es conocido como Chilate, con la variante de que además de maíz y cacao, utilizan ingredientes como canela y arroz, siendo un poco más cremosa e ideal para acompañarse en el desayuno, comida o cena. Mientras que en el norte de México, es conocido como Tesgüino, el cual es utilizado para motivos religiosos por los rarámuri o tarahuamaras.

Imagen relacionada

 

Tepache

Tal vez una de las bebidas dulces más populares en los mercados del centro del país. Esta bebida de sabor penetrante, producida a partir de la fermentación de los azúcares de la piña, la cual se ha convertido en un elemento básico en las fiestas y ferias regionales por su frescura y baja graduación alcohólica.

La palabra Tepache procede del náhuatl tepiatl, vocablo que significa bebida de maíz debido a que, anteriormente –y actualmente en algunas comunidades indígenas-, era elaborada a partir de la fermentación de la masa de este cereal en agua y que incluso era utilizada para algunos cultos mayas.

La elaboración del tepache requiere de cuatro días: en los dos primeros se dejan reposar trozos de pulpa y cáscara de piña en una olla de barro con clavos y canela, después se le agrega una mezcla de cebada y piloncillo, previamente hervidos, los cuales se dejan fermentar otros dos días.

 

 

Pulque

Conocida como “la bebida de los dioses” debido a que, durante la época prehispánica, la consumían los sacerdotes para poder comunicarse con sus deidades y unir el espíritu con la tierra. Durante en los siglos XVIII y XIX surgió una gran industria alrededor del agave pulquero o maguey, popularizándolo la bebida entre los habitantes

El pulque es una bebida alcohólica que se obtiene de la fermentación del aguamiel, que no es sino la savia azucarada del agave. Cuando este se encuentra maduro, se le arranca el corazón y se raspan sus paredes hasta lograr una cavidad por la que brota el aguamiel. Los llamados tlachiqueros se encargan de extraer este aguamiel—que también se bebe en estado puro— succionándolo con un acocote, por donde dejan fluir el líquido hasta depositarlo en un odre para vaciarlo finalmente en una barrica donde se deja fermentar en barriles de pino o en cubas de acero inoxidable. Gracias a la acción de la bacteria Zymononas mobilis, el aguamiel adquiere un color blanquecino, una consistencia espesa y cierto grado alcohólico

Actualmente se puede disfrutar bien fría en jarras de barro,  ya sea natural, o preparado con diferentes frutas, cereales o legumbres: los curados.

 

 

Aguas Frescas

Comunes en cualquier comedor, mercado y taquería de nuestro país, las aguas frescas son las bebidas más populares y consumidas en la actualidad por la gran oferta de sabores con las que son elaboradas.

La manera de prepararlas es a base de diferentes frutas y endulzadas con azúcar; otras en ocasiones a partir de la chía –semilla autóctona que contiene proteína—; podemos encontrar de limón, mango, jamaica, horchata y tamarindo, entre otros.

Algo característico es que estas son exhibidas en enormes garrafones de vidrio con mucho hielo. Consumirlas, es meramente de nuestro país y conforma parte de la dieta diaria y una refrescante tradición entre los mexicanos.

 

 

 

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"