El Día de Reyes Magos en México

El 6 de enero es el día más emocionante del año para la niñez mexicana, porque es la fecha en la que esperan con ansias la visita de los Reyes Magos a sus hogares: Melchor, Gaspar y Baltasar, quienes les traen sorpresas y juguetes. Además, ese día se realiza la tradicional partida de rosca acompañada de una taza de chocolate caliente, y por supuesto, de la familia.

 

Según la tradición popular, los Reyes Magos son seres bondadosos que llegan cada madrugada de 6 de enero con regalos para todos los niños que se portan bien; sin embargo, lo de los juguetes es una práctica que surgió en el siglo XIX.

La figura católica de los Reyes Magos tiene su origen en los relatos del Nacimiento de Jesús en los evangelios del Nuevo Testamento de la Biblia. Concretamente, el Evangelio de Mateo se menciona que unos Magos de Oriente quienes, guiados por una brillante estrella, los Reyes del Oriente, regiamente ataviados y montados en un camello, un caballo y un elefante, emprendieron el viaje para adorar al Niño Jesús, nacido en Belén. Cargaron obsequios para el recién nacido: de oro por ser rey, de mirra por ser hombre y de incienso por ser Dios, los cuales extendieron delante del Redentor.

Esta celebración se remonta a los primeros años de la evangelización en la Nueva España y sigue vigente hasta nuestros días

El Día de los Reyes Magos es una festividad que se celebra en muchos países, principalmente en aquellos apegados a la religión católica, como América Latina, España y Europa Oriental, aunque las formas de celebrarlo son muy variadas.

En México, la costumbre consiste en que los pequeños previamente escriben una carta donde les expresan a Melchor, Gaspar y Baltazar sus logros y su buen comportamiento durante el año, y así les indican los obsequios que quieren recibir. Esta carta la ponen los niños junto con uno de sus zapatos la víspera de la fiesta, ya sea en la ventana, abajo del árbol o a un lado del nacimiento,  con un poquito de paja para dar de comer a los animales que traerían a los Santos Reyes. A la siguiente mañana, el zapato está colmado por la cantidad de juguetes. Llenos de curiosidad, los niños se levantan muy temprano para gozar de la sorpresa de los obsequios.

 Cabe mencionar que muchos niños prefieren atar la carta con un cordón a un globo y lanzarlo, a fin de que su carta llegue al cielo, junto a los Reyes Magos.

 

Visita Nuestra revista"Edición/Primavera"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje