Las Fiestas de la Candelaria en Tlacotalpan

Alegres fandangos y sones, pícaros decimeros y versadores, coloridas cabalgatas, deliciosa gastronomía tradicional y amenos paseos en lancha son solo algunas de las diversas posibilidades que se pueden disfrutar durante las Fiestas de la Candelaria en Tlacotalpan, Pueblo Mágico en el estado de Veracruz y Patrimonio de la Humanidad.

 

Las fiestas con motivo de la Virgen de la Candelaria en Tlacotalpan se realizan entre el 31 de enero y el 9 de febrero. Desde hace más de un siglo, habitantes y visitantes se reúnen en el Puente García para participar en la cabalgata con la que inician las festividades. En sus inicios la cabalgata estaba integrada por los trabajadores de las diferentes haciendas para solicitar y agradecer a la Virgen de la Candelaria sus bendiciones.

Durante las Fiestas de la Candelaria, se realizan encuentros de jaraneros. Los sones comienzan por la tarde y duran hasta ya entrada la madrugada. Entre grupo y grupo hacen su aparición decimeros y repentistas que deleitan a los presentes con versos dedicados a grandes personalidades del pueblo, a la vida, al amor y a la picardía mexicana.

El primer día de febrero se caracteriza por los toros. Por la mañana diferentes pescadores libran una regata que cruza el Río Papaloapan y el equipo ganador tiene el derecho de cruzar a los toros de una de las orillas del río y conducirlos hasta las calles del pueblo. Los toros son transportados en un enorme corral flotante sobre una panga, evitando así que el animal sea maltratado. Además, las actividades con los toros son supervisadas por veterinarios de la Secretaría de Medio Ambiente quienes se aseguran que ningún toro resulte lastimado durante las celebraciones.

Para el 2 de febrero, Día de la Candelaria, las atenciones se las roba el paseo de la Virgen de la Candelaria. La patrona sale de la iglesia en una procesión por las calles del pueblo para ser llevada al “chalan”, una panga bellamente adornada con flores. Una vez arriba, la Virgen recorre el río Papaloapan escoltada por más de 50 embarcaciones. Visitantes, extranjeros, personas de comunidades cercanas, rezos y cantos la acompañan. La gente pide bendiciones, prosperidad y que el río no se desborde durante el año que comienza.

Tlacotalpan es un destino que puede visitarse en cualquier época del año y disfrutar de sus casas con fachadas coloridas y soleados corredores para salir a refrescarse por las tardes. Sus calles nos regalan fandangos interpretados por  jaraneros y soneros reunidos alrededor de una tarima y sobre el tablado, las jarochas acompañan cada melodía con su característico zapateado y sus trajes llenos de color e historia. Cuna de Agustín Lara, uno de los grandes compositores mexicanos del siglo pasado, y de un gran número de poetas, compositores, soneros y jaraneros reconocidos a nivel mundial, Tlacotalpan  es un destino que nos toca el corazón y nos hace volver una y otra vez

 Resultado de imagen para tlacotalpan

Visita Nuestra revista"Edición/Verano"

Suscribase a nuestro Boletín