Declara Unesco a la Charrería Mexicana Patrimonio de la Humanidad

A finales del siglo XIX surgió la charrería a nivel profesional, en el lienzo charro se realizaban suertes como calas, piales a novillos, colas y terna sin cajones, floreos, manganas, jineteadas y el famoso paso de la muerte. En 1921 se fundó la Asociación Nacional de Charros y en 1933 se creó la Federación Nacional de Charros. Desde entonces la charrería es considerada como el deporte nacional por excelencia.

 

La Charrería Mexicana fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, tras un proceso de elaboración y evaluación de cinco años, el deporte nacional por excelencia se convierte en otra manifestación cultural viva de nuestro país que recibe esta distinción.

La inscripción fue aprobada durante la Undécima Sesión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, la cual se celebra en Addis Abeba, Etiopía, Logró la aceptación unánime por parte de los miembros del Comité, integrado por países como Afganistán, Argelia, Armenia, Austria, Bulgaria, Chipre, Colombia, Costa de Marfil, Cuba, Etiopía, Filipinas y Guatemala, entre otros.

El expediente describe a la charrería como un claro ejemplo de la diversidad de las expresiones artísticas surgidas a raíz del encuentro de las culturas que dan origen a México y cuyo nacimiento se remonta al siglo XVI. Como resultado del establecimiento y auge de las haciendas ganaderas en el centro y norte de México, nace la necesidad de convivencia entre los vaqueros de las diversas fincas, al reunirse para inventariar y marcar el ganado.

En la actualidad, la charrería se realiza en México a través de casi dos mil eventos anuales en los que participan alrededor de mil asociaciones charras existentes.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín