Los Juguetes Artesanales, regala una tradición

Diciembre 2015

La llegada de los Reyes Magos se aproxima y con ella el anhelo de millones de niños mexicanos, quienes deseosos de recibir algún obsequio, preparan sus cartas a estos místicos personajes que los visitan una vez cada año.

 

Con la globalización, en las últimas décadas durante la época decembrina, los mercados y centros comerciales de nuestro país exhiben una amplia oferta de artículos predilectos para los infantes desde muñecas, mascotas de peluche, carros eléctricos, bicicletas, videojuegos, hasta aparatos eléctricos como tablets y smartphones.

Sin embargo, todavía existen lugares donde aún se conserva la tradición de producir y comercializar juguetes tradicionales, a base de madera, y que hoy se consideran más como artesanías, como lo son los yoyos, trompos, baleros, marionetas, carros, guitarras, mesas de futbolito, entre otros.

Los juguetes artesanales son parte importante de nuestra cultura popular y aún los puedes encontrar recorriendo regiones como Paracho, Pátzcuaro, y la Región Lacustre, en Michoacán; o bien, en el Mercado de la Ciudadela y el Museo de Arte Popular, en la Ciudad de México. Lugares donde sus artículos destacan por la calidad, precio y creatividad que ofrecen.

De acuerdo a la asociación civil Colectivo Artesanal, en México existen alrededor de 200 talleres registrados que fabrican juguetes artesanales, los cuales están distribuidos en Jalisco, Michoacán, Guerrero y Oaxaca, donde se busca preservar el uso de juguetes tradicionales.

 El juguete artesanal tiene un proceso de fabricación lento, lo cual hace que su elaboración sea limitada.  Alrededor del 70% del proceso de producción es artesanal, para el resto se utilizan máquinas, según el tipo de material y tipo de juguete. La producción puede ser de 100 a 200 juguetes para controlar la calidad del proceso. Por ejemplo, para la elaboración de juguetes de madera se utilizan herramientas como el torno de madera para fabricar trompos. También se utiliza la sierra para dar forma a las figuras y una lijadora para hacer rebajos. De herramienta manual se utilizan martillos y cepillos.

En cada juguete tradicional mexicano hay alegría, color y mucho ingenio.

Cabe mencionar que una forma de preservar nuestras tradiciones es comprando estos juguetes que poco a poco han sido desplazados en las preferencias de los niños. Siendo estos parte de nuestra cultura popular, es importante motivar a los niños para que los conozcan, jueguen con ellos, y además, puedan desarrollar diferentes habilidades, ser más creativos y estimular su imaginación.

En Michoacán y en la Ciudad de México existen el museos del juguete popular. El Colectivo artesanal en conjunto con Conaculta y la Secretaría de Cultura realizaron un catálogo de juguete popular para seguir difundiendo la tradición. También han colaborado con el Museo Nacional de Antropología e Historia quien ha invitado a los artesanos a participar en exposiciones de juguetes típicos en el extranjero.

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje