Calle Regina, una de las más bonitas en la Ciudad de México

Desde que se convirtió en Corredor Peatonal,  la Calle de Regina tiene un ambiente festivo y bohemio. Fue el primer corredor de su estilo en el Centro Histórico tras el remozamiento artístico de 10 fachadas, la instalación de postes de alumbrado con diseño contemporáneo, la siembra de 41 árboles cazahuates, la construcción de una fuente seca, así como la instalación de 130 bancas con materiales prefabricados.                                         

 V México al Máximo

La Calle de Regina se encuentra en el Centro Histórico de la Ciudad de México y se extiende desde la Plaza del Aguilita hasta el Colegio de las Vizcaínas. Su nombre se debe al Ex Convento de Regina Coeli, ubicado en la esquina de Regina y Bolívar. Las dimensiones actuales del Ex Convento de Regina, esbozan la presencia que tuvieron los conventos virreinales en la Ciudad de México. El edificio adjunto, el Hospital Concepción Béistegui, también fue parte del convento fundado en el siglo XVI.

De acuerdo con datos del Fideicomiso del Centro Histórico, para la creación del Corredor Cultural Regina se realizó una inversión de 54 millones 600 mil pesos y la intervención en nueve mil 368 metros cuadrados a lo largo de cuatro cuadras. Entre las calles 20 de Noviembre y Aldaco se realizaron obras de remozamiento a fachadas de edificios antiguos, trabajos de reforestación en jardineras e instalación de bancas y cestos de basura, que desde octubre de 2008 dan un nuevo rostro a esa calle.

 

 

Desde su peatonalización, Regina se ha convertido en un relevante corredor cultural y punto de encuentro. En esta calle podemos lo mismo encontrar joyas coloniales que un edificio neoclásico o algún otro de estilo art decó. Dicha diversidad se extiende también a la amplia oferta de cafés, bares y sitios de reunión que este corredor peatonal ofrece. Quizá el mayor atractivo de esta calle es su autenticidad. En ella convive al mismo tiempo un bar de moda o una instalación artística con una cantina y una taquería tradicional, todos ellos sumándose los unos a los otros y generando una atmósfera vibrante y libre con opciones para todos los gustos. A diferencia de la más cosmopolita y comercial Calle Madero, en Regina no abundan las marcas internacionales. En Regina hay vecindades, edificios despintados y vecinos que asoman por sus ventanas. Regina nos ofrece más bien una visión renovada de un barrio tradicional, una experiencia urbana fresca que se arraiga en la historia de su barrio y que vibra con la energía de sus habitantes.

                                              

 

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje