Descubriendo zafiros en el follaje: Charas Azules en Riviera Maya y Nayarit

Naturaleza

El azul de la piel sagrada de Tláloc, dios prehispánico de la lluvia, podemos descubrirlo en el follaje de nuestras selvas, tiñendo el plumaje de las gallinetas acuáticas, pequeños paseriformes saltarines, charas y pájaros bobos patas azules en las costas del Pacífico; mientras en el área del Caribe Mexicano encontramos tordos, garzas azules y el pavo ocelado. En ambas regiones tropicales, vuelan y rondan estás aves, solitarias o en grupos, cautelosas o con gran algarabía.

Texto y Fotos: Salatiel Barragán

En las espesas selvas costeras de la Riviera Maya y Riviera Nayarit se distribuyen llamativos pájaros azules, conocidos como charas, aves bulliciosas y escurridizas. Llaman la atención debido a su colorido plumaje en diversas tonalidades de azul: desde el intenso zafiro hasta el pálido topacio.

El Chel o Chara Yucateca

Poco después del amanecer, con el calor que alcanza los 25º C, la quietud de las selvas bajas aledañas a las costas del Caribe Mexicano se llenan de movimiento. Se trata de la Chara Yucateca o Chel (Cyanocorax yucatanicus, Dubois, 1875) especie endémica de la Península de Yucatán. Estas  aves gregarias parecen relámpagos azules que saltan entre las ramas. Hembras y machos son similares en color y tamaño: plumaje azul y talla mediana, unos 30 a 35 centímetros.

Sobresale por ser la única ave azul que habita en Yucatán y Quintana Roo. Su plumaje es de un zafiro intenso en alas y cola, con la cabeza y vientre negros y curiosos ojos amarillos. Este pequeño cuervo es un nómada. Consume semillas y pica las frutas de la higuerilla, papaya silvestre y chicozapote, complementa su dieta con insectos, anfibios, reptiles, huevos y crías de otras aves.

La Chara colimense o de San Blas

En la costa de la Riviera Nayarit encontramos un ave similar, común en las selvas bajas, mangles y matorrales espinosos: la Chara Colimense o de San Blas (Cyanocorax sanblasiana). Este pájaro mide entre 30 y 34 centímetros de longitud, resalta el color azul brillante en sus partes superiores y más intensos en la cola; tiene la cabeza, pico y pecho de color negro, con ojos y patas amarillos. Se le encuentra en casi toda la Riviera Nayarit y en las selvas de la Bahía de Banderas.

Esta especie endémica del Occidente de México, habita una pequeña porción costera del noroeste del Pacífico y acostumbra ser cooperativa; sin embargo es usual que compita por alimento e incluso se amenace con graznidos. La Chara Colimense es omnívora y se desplaza hasta 1 kilómetro en busca de alimento. 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje