Lagunas de Montebello, puerta del Cielo

Lagunas de Montebello

 

El rústico aroma de pinos, encinos y abetos saturan el aire de cimas y valles en Los Altos de Chiapas, región montañosa ubicada a una altura de 1500 msnm, llamada también Altiplanicie o Macizo Central de Chiapas, estado en el sureste de México. En este territorio, colindante con Guatemala, conocido por sus elevaciones de hasta más de 1700 metros, inolvidables escenarios naturales, ancestrales poblaciones tzotzil y tzeltal, grupos indígenas con profundas raíces mayas, y el ámbar milenario oculto bajo la tierra, alberga el Parque Nacional Lagunas de Montebello.

 

Esteban Raymundo González, 1 Enero 2014

En la entrada al Cielo

Una de las formas más prácticas de llegar al Parque Nacional Lagunas de Montebello es saliendo de la ciudad de Comitán, antes Balún Canán, lugar de las nueve estrellas, pues los lagos se encuentra a menos de una hora de este destino, famoso por su hospitalidad y variada gastronomía.

Las más de seis mil hectáreas que comprenden Lagunas de Montebello fueron declaradas Parque Nacional en 1959. Esta zona lacustre, entre los poblados de La Trinitaria e Independencia, formó parte de la antigua hacienda de Tepancuapan. Es una comarca que se distingue por sus más de 50 lagunas, abundantes helechos, hermosas bromelias y exóticas orquídeas, paisajes que sedujeron al poeta chiapaneco Jaime Sabines y al pintor jalisciense Gerardo Murillo.

Un paisaje solar

Al llegar a la meseta, iluminada por un sol radiante, se contempla un panorama donde coinciden impresionantes serranías, sitios con extensas cavernas, sumideros, grutas, sótanos y fallas aún inexploradas. En el interior de la planicie, los lagos de Montebello, depresiones cársticas, pretéritos cenotes que se han unido con el paso del tiempo, como consecuencia de la erosión de rocas calizas y derrumbes naturales. Estos extraordinarios cuerpos de agua se caracterizan por sus sorprendentes tonalidades azul y turquesa, debido a la piedra laja del fondo, la exuberante vegetación y refracción de la luz.

Las lagunas de Montebello brindan una sensación protectora. Una emoción de paz y eternidad inunda el corazón de los visitantes. Se vive una forma de inmortalidad pasajera al adentrarse en el espeso bosque donde se escucha el murmullo del follaje, sacudido por el viento.

Una ruta sugerida para conocer el Parque Nacional Lagunas de Montebello conduce a los lagos de Agua Tinta, mágico cuerpo de agua rodeado de bosque hechizado; Bosque Azul, con sus matices intensos, hasta deslumbrar con destellos esmeralda y turquesa; Ensueño, cuyo color índigo causa asombro; La Esmeralda, una de las más pequeñas pero no por eso menos atractiva, debido a su brillo similar al de una piedra preciosa; y La Encantada, donde se encuentra un islote colmado de orquídeas.

En un segundo recorrido se encuentran los singulares lagos Montebello; Dos Lagunas; Pojoj y Cinco Lagos, estos dos cuentan con magníficos miradores; Tziscao la laguna más grande de todas y Lago Internacional, límite entre México y el vecino Guatemala.

En la rivera de los lagos, alimentados por ríos y mantos subterráneos, crecen encinos de tupido ramaje, abetos de hasta 80 metros de altura, pinos con copas piramidales y robles centenarios. Hábitat de una amplia diversidad de diminutos batracios, silenciosos reptiles, numerosos lepidópteros, veloces libélulas, aves acuáticas, además de mamíferos como inquietos venados, iridiscentes quetzales de plumaje tornasolado y bellos jaguares, animal sagrado entre los nativos.

Entre otras actividades, el Parque Nacional Lagunas de Montebello es ideal para el safari fotográfico, campismo, excursionismo, caminatas, nadar en algunos de las pozas naturales, o explorar la zona arqueológica de Chincultik, donde se encuentra un adoratorio enclavado en lo alto de un cerro. Desde este templo maya se pueden contemplar un espléndido lago y un cenote sagrado. V México al Máximo invita a vivir una inolvidable aventura en este santuario del estado de Chiapas.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje