Grid List

La vista se pierde en esta enorme Reserva de la Biosfera creada en 1998 con 490 mil 186 hectáreas distribuidas en municipios de los estados de Puebla y Oaxaca.

 Estos ecosistemas altamente productivos, poseen gran riqueza biológica, servicios ambientales y una enorme diversidad de flora y fauna. México cuenta con una de las cinco mayores superficies de estos bosques costeros en todo el planeta.

De pronto, entre los árboles, se deja ver un gran lago que refleja los volcanes cubiertos de verde y el cielo azul; es el espejo de los dioses, es el lugar de aguas profundas, es uno de los lagos más hermosos de nuestro país. Es Zirahuén.

 De presencia majestuosa y enigmática, el jaguar (Panthera onca) es el felino más grande de México y toda América.

México es uno de los cinco países megadiversos en el mundo, privilegiado en cuanto a la variedad de ecosistemas y variación genética de las especies. ¡Imagina, tan solo en el 1.3% de superficie ambiental de nuestro país se concentra entre el 10 y 15 por ciento de las especies terrestres! Es por esta riqueza biológica que resulta importante la existencia de instituciones como la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO).

El maguey (Agave salmiana) es una planta que pertenece a la familia de las agaváceas. Algunos ejemplares pueden medir entre 1.50 m y 3.50 m de altura y alcanzar un diámetro de más de cinco metros. Los indígenas le daban tantos y variados usos al maguey que José de Acosta, antropólogo y naturalista del siglo XVI, lo llamó “el árbol de las maravillas”.

Vale la pena explorar  con cámara en mano, los extensos litorales de Yucatán. Sus costas protegen a una de las aves más grandes y bellas de México y el mundo: el Flamenco Rosa del Caribe (Phoenicopterus ruber) o Meco, llamado así por los Mayas. Encontramos sus bandadas la mayor parte del año en el norte de la Península – Celestún, Uyamitún y Ría Lagartos– poblando costas marinas, estuarios y lagunas salobres.

En la Sierra Cucupáh, a unos 28 kilómetros de la ciudad de Mexicali, descubre el Cañón de Guadalupe. Un destino para aventureros que ofrece actividades como senderismo, escalada mixta y rappel, safari fotográfico, ciclismo de montaña, visitas arqueológicas, exploración de pinturas rupestres y sumergirse en aguas termales.

El azul de la piel sagrada de Tláloc, dios prehispánico de la lluvia, podemos descubrirlo en el follaje de nuestras selvas, tiñendo el plumaje de las gallinetas acuáticas, pequeños paseriformes saltarines, charas y pájaros bobos patas azules en las costas del Pacífico; mientras en el área del Caribe Mexicano encontramos tordos, garzas azules y el pavo ocelado. En ambas regiones tropicales, vuelan y rondan estás aves, solitarias o en grupos, cautelosas o con gran algarabía.

Texto y Fotos: Salatiel Barragán

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje