¡Qué sabroso es México! ¡Ven a comer con nosotros!

El 16 de noviembre de 2010 la Gastronomía Mexicana fue nombrada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, distinción que reconoce la trascendencia del mestizaje entre los sabores indígenas y europeos en nuestra cocina: Desde la modesta sopa de guías, acompañada con tortillas recién hechas en el comal, hasta versiones sofisticadas y contemporáneas de platillos icónicos como el mole mexicano y el chile en nogada. Entrañables aromas y sazones son parte esencial de nuestra identidad y reflejan una vibrante cultura.

 

bwd  Pág 1/3  fwd
gastro1.jpg
gastro10.jpg
gastro11.jpg
gastro12.jpg
gastro13.jpg

Sin duda, el maíz es uno de los ingredientes indispensables en nuestra cocina. El maíz se caracteriza por su versatilidad. Hasta el momento se han identificado al menos 600 formas para su uso en la cocina mexicana – tan solo pensemos en la extensa variedad de tamales y atoles que se preparan en todo México –.

En las comunidades indígenas aún se muelen los granos de maíz en metates y se añade agua con cal para obtener la masa nixtamalizada con la que se elaboran tortillas. Las mujeres son las encargadas de palmear y echar las tortillas en el comal caliente. Mientras la tortilla se abulta, desprende ese aroma que nos recuerda la cocina hogareña.

Con la humilde tortilla se prepara una de las expresiones culinarias más representativas de nuestra gastronomía: el taco, platillo con orígenes prehispánicos y arraigo en el México rural. El éxito del taco se debe a su sencillez y originalidad: una tortilla enrollada con alguna salsa o guiso del día. 

En cada región de nuestro país existen diferentes tipos de tacos, algunos pueden resultar una auténtica experiencia para el paladar como los tacos de crujientes charales, ahuatles (hueva de mosco acuático) y acociles en los poblados ribereños, exquisitos escamoles (hueva de hormiga), chinicuiles y gusanos de maguey en zonas semidesérticas, crocantes chapulines y jumiles, solo por mencionar los más conocidos.

Igual de sabrosos son los norteños burritos, los tacos de pescado en las costas del Pacífico y  Golfo de México, los tacos de cochinita pibil y lechon horneado en el sureste, los tacos de barbacoa, carnitas y birria en el centro y occidente de nuestro país, los muy populares tacos de canasta  y el socorrido taco placero, este último para cualquier ocasión.

Un buen taco, y en general toda la comida mexicana, siempre se acompaña con una espectacular salsa. Nuestra cocina cuenta con un gran número de salsas, unas picantes y otras muy picantes. El secreto es el equilibrio entre sabor y picor. Una salsa bien hecha, ya sea una salsa verde o roja molcajeteada, sin olvidarnos del guacamole o la tradicional salsa borracha, nos arrebatará ese particular gesto de una rica “enchilada”.

Actualmente, los chefs mexicanos están perfilando con atrevidas propuestas la personalidad gastronómica de México, incorporando ingredientes de todas partes del mundo para crear una fusión cosmopolita en la que podemos distinguir los tradicionales sabores del chocolate, la vainilla, el chile y el tequila combinados con ingredientes orientales y europeos.

Esta nueva cocina mexicana, representada por restaurantes como Pujol, Quintonil y Biko – incluidos este año en la prestigiada lista World’s 50 Best Restaurants – es ahora reconocida a nivel internacional y contribuyó para posicionar a la Ciudad de México como la próxima sede del Latin America’s 50 Best Restaurants.

 

Algunos restaurantes que no te puedes perder de norte a sur y de este a oeste en México son: El Bajío, Amaranta, Paxia, Sud 777, Mar de la Luz, Manzanilla, Tamalli, Pangea, Merotoro, y por qué no para un buen tequilita la Tequilería Perla de Occidente y un mezcalito en Corazón Oaxaqueño. ¡México es un festín de sabores, disfruta lo nuestro y vívelo para creerlo!

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje