Junto con la exquisita paella y la rústica tortilla española, el bacalao a la vizcaína es uno de los platillos emblemáticos de la gastronomía española. Una delicia que se arraigó en el gusto de los mexicanos, adoptando nuevos condimentos y volviéndose una muy sabrosa tradición en la temporada decembrina: en las cenas de Navidad y Año Nuevo no faltan el pavo, los romeritos y el bacalao.

Leer más...

Una de las expresiones más ricas de nuestra extensa gastronomía es el uso de flores para la preparación de platillos: las mexicanísimas flores nochebuena y cempasúchil se usan emplean sopas y ensaladas, así como otras muchas flores que se convierten en protagonistas en una gran variedad de guisos y postres

Leer más...

El revoltijo y los romeritos son un ejemplo de la versatilidad de nuestra gastronomía pues combina estos brotes con mole, papas y nopales. La tradición de comer revoltijo en Nochebuena tiene sus orígenes en la época colonial, cuando era costumbre usar el mole sobrante del guajolote para preparar este delicioso guiso con acentos y aromas campestres.

Leer más...

Los mercados gourmet son nuevas propuestas gastronómicas inspiradas en mercados europeos y neoyorkinos, pero con sabor mexicano que han ganado terreno entre los comensales de la Ciudad de México, no solo por su gran ambiente, sino también porque ofrecen distintos productos orgánicos y especialidades para aquellos paladares exigentes que buscan un rinconcito ideal para beberse una copa.

Leer más...

El 16 de noviembre de 2010 la Gastronomía Mexicana fue nombrada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, distinción que reconoce la trascendencia del mestizaje entre los sabores indígenas y europeos en nuestra cocina: Desde la modesta sopa de guías, acompañada con tortillas recién hechas en el comal, hasta versiones sofisticadas y contemporáneas de platillos icónicos como el mole mexicano y el chile en nogada. Entrañables aromas y sazones son parte esencial de nuestra identidad y reflejan una vibrante cultura.

Leer más...