San Ángel, colonial y moderno

Grandes Ciudades

San Ángel, en el sur de la Ciudad de México es un barrio en el que aún se respira una atmósfera provinciana y ofrece una serie de admirables. monumentos coloniales En la época prehispánica, San Ángel era conocido como Tenanitla, lugar junto a las piedras, llamado así por encontrarse cerca del pedregal formado por la lava del volcán Xitle. Tenanitla fue un pueblo tributario de los aztecas, hasta la llegada de Hernán Cortés. Durante la Colonia, San Ángel se convirtió en un barrio señorial donde se construyeron hermosas casas y plantaron los primeros manzanos, duraznos y cedros de Líbano de América. Además sería aduana y punto de arribo de la Ruta de la Plata en el siglo XVII.

Salatiel Barragán, 1 Enero 2014

bwd  Pág 1/4  fwd
san_angel10.jpg
san_angel11.jpg
san_angel12.jpg
san_angel14.jpg
san_angel15.jpg

San Ángel, un pasado siempre vivo

La historia de San Ángel inicia con el establecimiento de la Orden Carmelita. Esta compañía edificó el Ex Convento del Carmen, uno de los más influyentes en el Virreinato de la Nueva España

La corriente del Río Magdalena bañaban en ese entonces los valles de la región, esta afluente y numerosos manantiales permitieron extensas zona de cultivo, un recuerdo que ahora comprobamos en su famoso mercado de flores. En el siglo XVI, frailes dominicos construyeron la Ermita a la Virgen del Rosario, posteriormente nombrada Parroquia de San Jacinto, actualmente en la plaza se organiza un Parque del Arte. Además del Ex Convento del Carmen, convertido en museo en 1929, y la Parroquia de San Jacinto, otro monumento colonial destacado es la conocida Casa de los Delfines, una casona del siglo XVIII.

La prosperidad de los carmelitas les permitió fundar haciendas, huertos y ranchos. Poco a poco absorbieron los poblados vecinos de Chimalistac, Tizapán y San Jacinto. Entre los siglos XVII y XVIII se sumaron a San Ángel, Olivar de los Padres, Tetelpan, Ameyalco y Santa Rosa Xochiac. La importancia de San Ángel era tan significativa que incluso rivalizó con otros pueblos como Coyoacán, Tlalpan, Mixcoac y Tacubaya.

San Ángel, cuyo nombre se debe a la advocación de San Ángel Mártir, venerada en el interior del Ex Convento del Carmen, mantuvo en el transcurso de los años un desarrollo casi provincial. Pero este progreso no fue siempre apacible: durante las Guerras de Intervención en el siglo XIX, San Ángel fue testigo de la ocupación estadounidense y francesa. Por ejemplo, la Casa del Risco, monumento del siglo XVII, sirvió como cuartel y refugio para los irlandeses del Batallón de San Patricio, quienes pelearon junto con el ejército mexicano durante la Guerra del 1847. Años después, las tropas francesas se instalaron en la Casa Blanca, una hacienda con enormes huertos, propiedad de los Condes de Oploca. Después de un periodo turbulento, en los años del Porfiriato, aristócratas y prósperas familias se avecindaron en San Ángel.

Patrimonio de la Ciudad de México

Debido a sus callejuelas, callejones, calles empedradas, monumentos, plazas y jardines, San Ángel fue nombrado Patrimonio Tangible e Intangible de la Humanidad en 2010. A través de los años, este pueblo no ha perdido su esplendor ni su dinamismo. Su tranquilidad ha fascinado a personajes como el muralista Diego Rivera y su eterna cómplice Frida Khalo, quienes habitaron una casa-estudio en Altavista, diseñada por el arquitecto Juan O'Gorman. En esta residencia, Rivera realizó la mayor parte de su obra en caballete, más de tres mil lienzos.

Además de un paseo obligado para visitantes y citadinos, San Ángel ofrece una variada oferta cultural con recintos como la Casa Jaime Sabines, albergada en un antiguo aljibe colonial que surtía de agua a los carmelitas, el Museo Carrillo Gil, un edificio de arquitectura funcionalista del siglo XX, y el Museo Soumaya en Plaza Loreto.

Por otro lado, San Ángel es famoso por su oferta gastronómica en restaurantes de categoría internacional, así como tradicionales cantinas y bares. Ejemplos de estas propuestas culinarias donde coinciden los sabores típicos con la cocina de autor son el restaurante San Ángel Inn, instalado en la Ex Hacienda Goicochea, y Plaza San Jacinto, donde se encuentran establecimientos con amplias terrazas. San Ángel es un espacio cosmopolita, colonial y colorido.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje