El Templo de la Profesa: Historia y Arte de México

Ciudad de México

Anclado en una de las esquinas más transitadas en el Centro Histórico de la Ciudad de México, descubrimos La Profesa, monumento poco conocido pero de gran trascendía histórica.

Por Alemao Luna, Junio 2015

bwd  Pág 1/2  fwd

El Templo de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri de México, conocido popularmente como La Profesa, es una imponente y sobria construcción en la confluencia de las calles Madero e Isabela Católica. Siendo uno de los más importantes centros de culto en la capital de México, La Profesa sustituyó a la Catedral Metropolitana cuando debido a la Guerra Cristera, esta última cerró sus puertas brevemente en 1926.

Los orígenes del templo se remontan al siglo XVI y su construcción se extiende hasta 1720 con los trabajos de reconstrucción supervisados por Pedro de Arrieta, arquitecto de la primera Basílica de Guadalupe. En un principio alojaba a los jesuitas, orden religiosa que profesaba el 4º voto de obediencia al Papa; esto los obligaba servir en todo lo que el Santo Padre requiriera: desde un misionero hasta un teólogo.

Los jesuitas fueron expulsados de España y sus colonias en 1767, entonces La Profesa sería entregada a los padres del Oratorio de San Felipe Neri, quienes realizaron una importante labor social y eclesiástica en la Ciudad de México. Entre otras obras fundaron una Casa de Ejercicios Espirituales, a finales del siglo XVIII, cuyo arquitecto fue Manuel Tolsá, autor de las célebres esculturas El Caballito y de la Virgen de la Soledad en San Luis Potosí.

Tolsá impresionó tanto a los padres que lo invitaron a redecorar el templo. La Profesa mantiene en el exterior su arquitectura barroca y en el interior una ornamentación de estilo neoclásico, sobresaliendo los retablos del altar mayor y el coro, además de la Virgen de la Purísima Concepción, atribuida a Tolsá. Como datos anecdóticos se cuenta que la famosa Güera Rodríguez, dama que apoyó la causa independentista de 1810, inspiró a uno de los escultores que intervinieron en La Profesa y que una de sus perlas cuelga alrededor del cuello de una Virgen Dolorosa.

Uno de los tesoros históricos de La Profesa es una copia de época del Acta de Consumación de Independencia de 1821, donde firmaron al calce Agustín de Iturbide y Matías Monteagudo, este último, superior del Oratorio y canónico de Catedral. Ambos, tanto Iturbide como Monteagudo, participaron en la llamada Conjura de La Profesa y se volvieron personaje claves del movimiento de Independencia Nacional. No olvidemos que más tarde, Iturbide sería proclamado primer emperador de México.

Pinacoteca del Templo de La Profesa

La colección de arte sacro de La Profesa fue una iniciativa de los padres del Oratorio y exhibida por primera vez en 1977. Se trata de un valioso acervo con más de 300 obras de los siglos XVII, XVIII y XIX. La mayoría de los lienzos son de autoría anónima, solo se han identificado 44 artistas novohispanos y 10 de la etapa independentista. Esta Pinacoteca, dividida en cuatro salas, fue instalada en espacios de la casa de la congregación y su museografía obedece a un estricto criterio religioso.

La primera sala está dedicada a las advocaciones de la Virgen María, veneración cultivada por los jesuitas. Aquí admiramos la Virgen del Apocalipsis, de José de Ibarra, llamado el Murillo de las Américas, cuya obra se distingue por el uso del color y la luz. Este lienzo del siglo XVIII se inspiró en el Capítulo XII del Apocalipsis.

En esta misma sala observamos una Virgen Dolorosa rodeada por ángeles y ataviada con terciopelo rojo, joyas y un resplandor con piedras preciosa. En la parte inferior distinguimos un grabado donde se indica que se trata de una media talla de esta advocación mariana ubicada en la portería del Oratorio. Una conmovedora obra del siglo XVIII, de autor desconocido.

También sugerimos tomarse un tiempo para contemplar el Patrocinio de José de Alcíbar, la Virgen Dolorosa de Bartolomeo Mancini, artista florentino y discípulo de Carlo Dolci, y la Virgen de la Aurora, de Andrés López, uno de los pintores invitados para demostrar el Milagro del Ayate de Juan Diego. Todas corresponden al siglo XVIII.

La Sala Cardenal Newman exhibe una serie relacionada con la vida de San Felipe Neri, realizada por Antonio de Torres, retratos de los benefactores del Oratorio y un Patrocinio de San José, de José de Alcíbar, esta monumental obra de 3.90 x 4.80 representa a San José, protector de la congregación, cubriendo con su manto a los padres del Oratorio. El Patrocinio de San José incluye 30 retratos, además de una imagen de la Virgen de las Nieves y otra de San Felipe Neri.

La Sala Tres Siglos presenta el trabajo de los más célebres artistas del arte novohispano en México: Cristóbal de Villalpando, Miguel Cabrera, Juan Correa, José de Páez, los hermanos Juan y Nicolás Rodríguez Juárez y José de Alcíbar. Sin olvidar el octágono de Dios Padre bendiciendo a la creación, obra de Pelegrín Clavé, que se encontraba en la cúpula de La Profesa, antes del incendio en 1914.

Finalmente tenemos la Sala Jesuita, dedicada a esta orden y que resguarda retratos de los sacerdotes de la Compañía de Jesús.

El Templo de La Profesa ha sufrido incendios, temblores, bombardeos durante la Guerra de 1847 e incluso atentados contra sus puertas. Sin embargo permanece como fiel testigo del paso de los siglos y sus altas torres se elevan hasta casi tocar el cielo.

Resultado de imagen para la profesa

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje