Un fin de semana en Chihuahua

Chihuahua

Dinámica y moderna, la capital de Chihuahua, ofrece numerosas opciones para disfrutar con intensidad el fin de semana. Pasear por sus calles y admirar su arquitectura colonial, plena de historia, degustar su variada gastronomía, o vivir su inigualable vida nocturna. Chihuahua es una urbe fantástica. Te invitamos conocerla. ¡Te encantará!

 V México al Máximo, 1 Enero 2014

La ciudad de Chihuahua nació en 1709 con el nombre de Villa de San Francisco de Cuéllar, en honor a la orden del primer religioso que llegó a estas tierras. Bautizada así por el español Antonio Deza y Ulloa, gobernador que eligió este lugar para fundar la metrópoli, debido a las cercanías de los ríos Chuvíscar y Sacramento. Chihuahua es una urbe fantástica. Te invitamos a conocerla en un fin de semana.

VIERNES

Nuestro recorrido lo empezamos nada menos que con un guía de lujo, Ivonne Barriga Márquez, Subdirectora de Turismo del Municipio de Chihuahua. Ivonne nos aconseja empezar conocer la maravilla natural que representan “Las Grutas de Nombre de Dios” las cuales están ubicadas dentro de la misma Ciudad, a tan solo 15 minutos del Centro Histórico. Se lo aseguramos: ¡Quedará maravillado con las caprichosas formas que a lo largo del tiempo se han formado! Después nos invita tomar un “Trole” a unos cuantos pasos de Catedral. También visitamos el Parque Recreativo El Rejón, un parque moderno, funcional con una ciclovía increíble que da vuelta a una hermosa presa, ahí encontramos una tirolesa que cruza el agua con una altura de 25 metros y 250 metros de recorrido, un lugar 100 % familiar en un entorno único. Por la noche visitamos la zona del periférico de la Juventud que muestra el Chihuahua Moderno y Cosmopolita ahí encontramos los mejores restaurantes y bares, cenamos en el Dark Vintich un lugar acogedor y de buen gusto y con una cocina de lo mejor lo disfrutamos al máximo.

SÁBADO

Nada mejor que comenzar el día con un excelente desayuno en pleno Centro Histórico. Recomendamos el DEGA, donde sirven un desayuno de primer nivel, o bien el Mesón de Catedral, donde tendrás una vista incomparable. Sugerimos continuar el recorrido a pie. El primer punto que visitamos fue el recién remodelado primer cuadro de la Ciudad, un sitio digno de los Chihuahuense, adoquinado y sin ningún auto a la vista, con unas hermosas fuentes danzarinas junto a la Catedral Metropolitana, para muchos la mejor muestra del arte barroco en norte de México. Su construcción con cantera comenzó en 1725, año en que se colocó la primera piedra. Sus bellas torres de 40 metros de altura realizadas en estilo toscano destacan sobre su portada principal. En su interior, en un nicho con forma de cruz, se resguarda la imagen venerada del Cristo de Mapimí, que estuvo en el primer templo que hubo en la ciudad. En la vieja sacristía de la capilla del Rosario, a un costado de la catedral, se encuentra el Museo de Arte Sacro, hermoso salón que resguarda una rica muestra de pintura colonial y objetos de uso religioso procedentes de varios templos de la ciudad.

Al caminar por su Plaza de Armas, lo primero que uno observa es la estatua de Antonio de Deza y Ulloa, fundador de la ciudad. En el centro un quiosco con bronces también recientemente restaurado, y a los costados de la plaza, se encuentran los limpiadores de calzado o “boleros” en módulos especialmente diseñados para ellos y que hacen juego con su entorno. Uno de los centros históricos más bellos del país, sin duda.

En la misma plaza frente a la Catedral encontramos el Palacio Municipal, cuya construcción dio inicio en 1720 para albergar las Casas Consistoriales de San Felipe el Real de Chihuahua. En 1865 se vendió parte del edificio para cubrir los gastos del presidente Juárez; estos espacios fueron devueltos a los chihuahuenses y hoy albergan las oficinas del ayuntamiento.

Después de ver este edificio público que bien podría ser un museo, comenzamos a caminar sobre la calle Libertad, en la que se encuentran tiendas y almacenes de todo tipo, pero lo más peculiar de esta es que ahí se reúnen personas de las diferentes razas y estratos sociales de la gente que habita estas tierras, como tarahumaras, menonitas y chihuahuenses mestizos de españoles.

Llegamos al Palacio de Gobierno, sin duda alguna la mejor edificación realizada en Chihuahua en el siglo XIX. En uno de los costados del patio se instaló un aposento llamado Altar a la Patria para conmemorar el lugar exacto donde fuera fusilado don Miguel Hidalgo, el 30 de julio de 1811. En la planta baja se encuentran los murales realizados por Aarón Piña Mora que resumen la historia del Estado, comprendiendo del siglo XVI hasta la Revolución de 1910.

Cruzando la calle nos encontramos con el Palacio Federal, hoy convertido en un magnifico Museo “Casa Chihuahua”, un espacio dedicado a la conservación y difusión del patrimonio histórico, arqueológico, etnológico, artístico y natural del estado de Chihuahua, su fachada y construcción de estilo neoclásico da un toque distintivo al centro de la Ciudad. En el sótano se encuentra el Calabozo de Hidalgo, en uno de sus muros el cura Miguel Hidalgo dejó escrito con carbón unos versos para manifestar su gratitud a uno de sus carceleros: “Ortega, tu crianza fina/ tu índole y estilo amable/ siempre te harán apreciable/ aun con gente peregrina. / Tiene protección divina/ la piedad que has ejercido/ con un pobre desvalido/ que mañana va a morir/ y no puede retribuir/ ningún favor recibido”. Letras que muestran la calidad humana de este reo que habría de morir fusilado al día siguiente.

Después de disfrutar el Chihuahua antiguo te recomendamos degustar la gastronomía chihuahuense, en esta Zona nada mejor que recuperar energías con una excelente comida en La Casona, un edificio hermoso que fuera Casa de Don Luis Terrazas, uno de los hombres más ricos del país a principios del siglo XX, o bien uno de los restaurantes con mayor tradición como lo es La Calesa, donde se saborea los mejores cortes, no solo de Chihuahua sino del país entero.

Llegamos con buen tiempo para visitar el Museo de la Lealtad Republicana. En esta casa Benito Juárez fijó su hogar y sede del gobierno federal. Exhibe objetos y documentos históricos, además de una réplica del carruaje que Juárez utilizó en su peregrinar por el norte del país.

Por último, antes de descansar, una deliciosa cena con exquisitos platillos en un lugar ubicado en la avenida Zarco, donde podemos admirar casonas de principio del siglo XX, precisamente en una de estas encontramos el Restaurant La Crema y Nata cien por ciento recomendable, cenamos admirando una vista incomparable de la Ciudad.

DOMINGO

Nos encontramos nuevamente con nuestra guía de lujo Ivonne, enamorada de la Capital, para desayunar de la mejor manera en el Restaurant Enrizos donde disfrutamos de un riquísimo desayuno. Después visitamos el Museo Histórico de la Revolución Mexicana, ubicado en la casa donde vivió Francisco Villa. Su acervo está integrado por armas, fotografías, objetos y documentos relacionados con el movimiento revolucionario.

Visitamos el Parque Central El Palomar, zona de áreas verdes desde donde se ve en todo su esplendor la ciudad, al lado de unas esculturas gigantescas de bronce de tres palomas, obra del artista chihuahuense Fermín Gutiérrez. Ahí mismo se encuentra la Estatua de Anthony Quinn, actor de fama internacional originario de la ciudad de Chihuahua, así como la Guirnalda, obra también del artista Sebastián.

También conocimos la nueva y moderna Universidad Autónoma de Chihuahua, que ofrece una panorámica que contempla la inmensa y bella escultura de la Puerta del Sol UERTA DEL SOL, realizada por Sebastián.

Ya que estábamos tan al norte de la ciudad pasamos a visitar otra escultura urbana de Sebastián: el Árbol de la Vida, monumental obra de 30 metros de altura.

Realizamos una escala para comer un excelente corte de carne en un lugar con un ambiente muy mexicano y ampliamente recomendado El Quintal, su cocina es de lo mejor en el norte del país.

Continuamos con nuestro recorrido por la ciudad visitando otras esculturas como el Monumento a la División del Norte, obra de Ignacio Asúnsolo; la de Felipe Ángeles, de Carlos Espino, y la Diana Cazadora, de Ricardo Ponzaneli, inspirada en la que se encuentra en la Ciudad de México.

Terminamos nuestro recorrido dominical sentados en una de las bancas de la bella y encantadora plaza de la Catedral, disfrutando de la tarde y del rico sabor de la tarde que da esta ciudad, llena de gente cálida y hospitalaria. Finalmente merendamos en un sitio de ambiente muy cálido, el restaurant Los Mezquites, especialistas en comida regional Chihuahuense.

Nos quedamos con ganas de conocer más. Pero eso es un excelente pretexto para regresar a esta ciudad y continuar descubriendo los atractivos que nos faltaron este fin de semana. Y disfrutar de todas las maravillosas cosas que nos ofrece esta ciudad de Chihuahua, donde todo es ¡a lo grande!

Recomendaciones Gastronómicas:

La Casona (www.casona.com.mx) 614 410 00 43

Los Mezquites (www.losmezquites.com.mx) 614 411 66 99

El Quintal (www.elquintal.com.mx) 614 541 54 54

La Crema (Facebook: LACREMAynatarestaurant) 614 411 87 50

Dark Vintich (www.darkvintich.com) 614 423 13 43

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje