La Sierra Gorda Queretana, naturaleza y misticismo

La Reserva de la Biósfera Sierra Gorda se levanta con idílicos parajes naturales en los que surgen cinco misiones franciscanas, catalogadas en 2003 como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, y muestras únicas del estilo barroco mestizo. Ahí podemos disfrutar de 380 mil hectáreas con tres ecosistemas (selva, semidesierto y bosque), con exuberante vegetación, razón por la cual los franciscanos la llamaron “Sierra Gorda”.

Azucena Pacheco , Marzo 2015

Fotos: Azucena Pacheco

bwd  Pág 1/4  fwd

Pinal de Amoles

A dos horas desde la ciudad de Querétaro, comienza a descender la temperatura. Estás adentrándote en el bosque. Después de atravesar el paraje Puerta del Cielo, encontrarás el Pueblo Mágico Pinal de Amoles. Da una vuelta por el poblado y después ve al Río Escanela, con aguas de un azul clarísimo. Allí podrás visitar el Puente de Dios, para concluir en la majestuosa cascada El Chuveje, de aproximadamente 35 metros de altura. Renta una cabaña o acampa para pasar una noche en contacto con la naturaleza.

Jalpan

A una hora de camino, la temperatura sube. Estás entrando a la selva baja y al Pueblo Mágico Jalpan de Serra, el epicentro de la Sierra Gorda. Conviene hospedarse aquí y una buena opción es el Hotel Misión Jalpan.

La Misión de Santiago de Jalpan fue la primera en construirse, en 1751, por Fray Junípero Serra, uno de los más grandes misioneros en México. La fachada de Jalpan, dedicada al Apostol Santiago, relata la conquista de la fe… y no es para menos, al ser la primera en integrar a los indígenas pames en el sistema virreinal después de casi dos siglos de resistencia.

A partir de Jalpan, las misiones de la Sierra Gorda se distinguen por relatar en sus fachadas la fusión entre la religión cristiana y las creencias ancestrales de los indígenas. Y gracias a ellas, en tan solo doce años, los franciscanos lograron pacificar esta zona conflictiva.

Después de recorrer la Misión y el pueblo, da un paseo en cuatrimoto por la Presa y el Río Jalpan. La operadora turística Aventúrate va por ti hasta tu hotel. (www.aventurate.mx)

Landa de Matamoros y Arroyo Seco

Las siguientes misiones están enclavadas en poblaciones pintorescas y tradicionales. La primera parada es Nuestra Señora de la Luz de Tancoyol, aproximadamente una hora de Jalpan, cuya fachada simboliza la Misericordia, construida entre 1760 y 1766.

Continúa el paseo hacia Landa de Matamoros, donde encontrarás Santa María de las Aguas de Landa, la más ornamentada, terminada en 1764. Su Fachada simboliza La Ciudad de Dios.

Continúa hacia San Francisco Tilaco, la más bella como conjunto conventual, dedicada a San Francisco de Asís, y terminada en 1762. Tilaco simboliza la fe ingenua. En ella destacan un esbelto campanario, la capilla abierta y la portería.

Termina tu día en plena selva tropical, en Arroyo Seco. Te recomendamos que te hospedes en el Hotel Hacienda Misión Concá.

Concá

Lánzate a la expedición del Sótano del Barro, un abismo de 500 metros de diámetro y 450 metros de profundidad del cual emergen parvadas de guacamayas verdes y halcones cada amanecer. Termina tu recorrido visitando la Misión de San Miguel Concá, la más pequeña de todas, concluida en 1754. Aquí sobresale la figura de la Santísima Trinidad y representa la victoria de la fe.

Muy cerca de allí, conoce el Árbol Milenario, un sabino considerado el segundo árbol más antiguo y grueso de México del que fluyen varios manantiales. Emprende tu regreso a Querétaro, sin olvidar hacer una parada en Las Adjuntas, el sitio donde se unen el Río Santa María y el Río Ayutla, con distintas tonalidades de azul. Aquí podrás darte un chapuzón para refrescarte del calor selvático y terminar tu expedición por la Sierra Gorda cargado de energía.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje