Juegos prehispánicos.

 Ulama, juego de pelota prehispánico

El Ulama, o juego de pelota prehispánico, se ha transmitido de generación en generación y está ligado a la tradición indígena y representa un puente entre el pasado y el presente. El Ulama se juega en una cancha llamada taste que varía de tamaño y se utiliza una pelota de hule macizo que pesa 4 kilos y mide 8 pulgadas. Se puede jugar en tres distintas modalidades: Ulama de cadera, Ulama de antebrazo y Ulama de palo o mazo. Recientemente se estableció un tiempo máximo de dos horas para cada juego. En la actualidad se practica en Sinaloa, Zacatecas, Michoacán, Guerrero y Oaxaca.

Uarhukua Chanakua, juego de pelota purépecha

En este juego originario de Michoacán se utilizan bastones para golpear una pelota de madera o zapandukua con un diámetro entre 12 y 14 centímetros. Se permite el contacto físico entre los jugadores o chanaris y el objetivo es llevar la pelota alrededor de un perímetro que varía según el espacio. Existe una modalidad nocturna del juego en el que la pelota es envuelta en llamas.

Juego de pelota mixteca

Dos equipos integrados hasta por cinco jugadores o chaceros que se enfrentan en un espacio llamado pasajuego, siempre orientado de Norte a Sur. Utilizan pesadas manoplas para golpear una pelota. Tras presentar la pelota inicia el juego y se realiza el saque. La pelota debe cruzar hasta la zona de los rivales y estos la regresan de un golpe. Los encuentros se pactan a 12 pelotas.

Temalacachtli o Ehecámalotl

En un claro de la chinampa, rodeados de alcatraces y dalias, los niños trazan con escayola el juego del temalacachtli o ehecámalotl, similar al bebeleche o avioncito. Se trata de arrojar un objeto y patearlo conforme se avanza en el juego brincando con un pie. El ehecámotl es común en las zonas rurales de la Ciudad de México: Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco.

Tzum

Se trata de un juego totonaco de la Sierra Norte de Puebla. El Tzum es un juego de mesa relacionado con el Patolli registrado en códices, crónicas coloniales y a través de evidencias arqueológicas de diversas zonas culturales de Mesoamérica. El juego consiste en un tablero con varias casillas o carriles y se han encontrado representados de diversas formas o variantes, algunos dibujados, pintados o hechos con incisiones en vasijas cerámicas, patios, paredes y petrograbados.

Kuachankaka

En Tenek significa “trompo de cuarta”. Similar en forma a un trompo común, es lanzado para hacerlo girar. La competencia la gana quien lo mantenga girando por más tiempo, lo que se logra latigueándolo con el chirrión - cuerda con que se gira el trompo-. Es proveniente de la Huasteca Potosina.

Juego maya de los zancos

Este juego resalta por su sencillez: caminar en zancos. En tiempos pasados no era tan simple, y tampoco era un juego; los zancos se utilizaban por necesidad al momento de cruzar los complicados pantanos de la península de Yucatán. 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje