Mineral de Pozos, el Secreto mejor guardado de Guanajuato

Cuenta una leyenda que en Mineral de Pozos, distinguido como Tesoro Histórico Nacional en 1982 y Pueblo Mágico en 2012, existían más minas que en cualquier otra parte del mundo y solo algunas de ellas fueron explotadas. Testigos de esta bonanza, son las bellas fachadas coloniales de su centro histórico y las ruinas de minas y haciendas, vestigios que brindan a este terruño el misterioso apelativo de Pueblo Fantasma. Descúbrelo a tan sólo tres horas y media del Distrito Federal, y 45 minutos de Querétaro y San Miguel de Allende.

Azucena Pacheco, Diciembre 2014

bwd  Pág 1/3  fwd

La sorpresa comenzó al llegar a El Secreto de Pozos, hotel conocido también como Galería 6. En este lugar te irás adentrando, como en un laberinto, por una serie de pasadizos que te llevarán a espectaculares jardines y que terminan en acogedoras habitaciones, silenciosas, cómodas y románticas, con tina de baño y chimenea.

Una vez instalados, lo primero que hay que hacer es caminar por sus callecitas empedradas. Empieza en la plaza principal con su bello quiosco hexagonal y al fondo la Parroquia de San Pedro, que data del siglo XVIII. A lo lejos se alcanza a ver la inconclusa Capilla de San Antonio de Padua, y la pequeña Capilla de la Misericordia con sus recovecos y detalles barrocos.

Después recorre las tiendas y galerías, donde diferentes artistas ofrecen lo mejor de su arte. Te recomendamos comer en La Pila Seca, ubicada frente a la Plaza Principal. Allí disfrutarás de deliciosa gastronomía mexicana. Para refrescarte, no dejes de probar la Margarita de Cilantro.

La mejor hora para dirigirse a la Zona Fantasma es por la tarde, alrededor de las 17:00 horas, cuando el sol desciende un poco e ilumina las ruinas de manera casi mística. Para que tu recorrido sea seguro y mucho más interesante, te recomendamos buscar al experimentado guía Marco Sánchez.

La zona arqueológica te da la bienvenida con la Escuela Modelo, colegio porfirista del siglo XIX, el antiguo Acueducto y la Ex Hacienda minera de El Triángulo, que podrás admirar desde lejos, ya que no se permite el acceso de turistas. Nuestro guía nos cuenta que el apogeo de minero de la región ocurrió desde el siglo XVI y hasta el XIX, cuando fueron totalmente abandonadas, unos dicen que por sobreexplotación y otros, por la guerra cristera.

Nuestra primera parada fue la Mina de los Cinco Señores, una de las más grandes de la zona, donde todavía se pueden admirar profundísimos tiros de mina. Al internarte en este majestuoso conjunto, no puedes evitar imaginarte las riquezas que alguna vez se produjeron aquí y la hermosa vista de la que disfrutaban los cinco señores a los que alude el nombre del lugar.

Nuestra última parada fue el casco de la Hacienda Santa Brígida, la primera mina descubierta por los españoles y rica en oro, plata, cobre, plomo, zinc y mercurio. Allí todavía se conservan intactos los tres chacuacos, o chimeneas, donde se fundía el metal; ahora estas chimeneas son símbolo inconfundible de Mineral de Pozos. Regresamos cansados del trayecto, momento ideal para disfrutar de unos deliciosos chiles rellenos en el restaurante Posada de las Minas.

Al día siguiente y después de un exquisito desayuno preparado por el Chef y propietario de El Secreto de Pozos, decidimos pasar el día en Posada de las Minas Club and Spa. Aquí nos consentimos en su alberca templada, jacuzzi y sauna; y disfrutamos de relajantes masajes y deliciosa comida orgánica y Spa. Al caer la tarde, estábamos completamente renovados y listos para volver al ajetreo habitual.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje