Casa Madero, cuna del mejor vino en América

Casa Madero es un oasis en el Valle de Parras, Coahuila. En estas generosas tierras, a más de 1500 msnm, encontramos un clima propicio para el cultivo de uvas Cabernet Sauvignon, Merlot, Shiraz, Semillón y Chardonay utilizadas en la elaboración de los magníficos vinos que distinguen a esta legendaria casa vitivinícola con más de 400 años de historia. Es importante señalar que los vinos de Casa Madero son los únicos que cuentan desde 1986 con denominación de origen en México, galardón otorgado por la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) con sede en París.

Azucena Pacheco, Junio - Agosto 2014

Fotos :Azucena Pacheco

bwd  Pág 1/4  fwd

Los orígenes de Casa Madero podemos seguirlos hasta la otrora Hacienda de San Lorenzo, fundada a finales del siglo XVI, por el noble Lorenzo García. Esta hacienda sería la primera vitivinícola en América con el propósito de producir vino de consagrar y brandy. Para cumplir con este objetivo recibió el 19 de agosto de 1597, la dotación de tierras o Merced de Felipe II, rey de España. Desde entonces esta actividad vitivinícola se ha venido realizando de forma ininterrumpida.

A finales del siglo XIX, la hacienda es adquirida por Evaristo Madero. Así inicia la historia moderna de esta exitosa empresa familiar, dirigida a través de los años por cinco generaciones, conocida como Casa Madero desde 1946. En la actualidad, Casa Madero se mantiene a la vanguardia y consolida su presencia nacional e internacional.

Para llegar a Casa Madero emprendemos un viaje que vale la pena disfrutar por los paisajes y escenarios naturales de Coahuila. Nuestro destino se encuentra cercano a la moderna Torreón y la ciudad colonial de Saltillo.

Cruzamos las enormes puertas de hierro forjado de Casa Madero, nos sentimos transportados en el tiempo. A nuestra derecha observamos la Casa Grande, antiguo casco de la hacienda, bella construcción de estilo clásico del Norte de México. La Casa Grande, con sus fuentes, jardines y mágicos rincones, cuenta con instalaciones para alojar con exclusividad y comodidad a sus huéspedes, ofreciendo un espacio apacible para experimentar la serenidad y el silencio que resguardan sus gruesos muros. Es el sitio ideal para apreciar con todos nuestros sentidos los excelentes vinos de Casa Madero, como un Casa Grande Selección de Barricas 2009, o un Casa Madero Chenin Blanc 2012, nombrado el mejor vino blanco en 2013 durante la competencia más importante en Francia: Vinalies Internationales.

Más adelante, al fondo en el lado izquierdo, encontramos las cavas de Casa Madero. Resulta una extraordinaria experiencia conocer el proceso del vino, desde la recolección y selección de las uvas hasta el reposo de las botellas en grandes bodegas. Acompañados de un guía aprendemos todo sobre el oficio del tonelero, del sommelier, del catador y de los enólogos. Nos maravillamos con las historias, los mitos y leyendas suspendidas en este antiguo recinto y el contraste con la tradición artesanal y la moderna tecnología.

Casa Madero conserva como un invaluable tesoro el instrumental de cobre y prensas de tornillo para extraer el zumo de las uvas, destaca en esta colección la prensa más antigua en América. Estas herramientas usadas desde la fundación de la vitivinícola, representan un valioso legado. Recorremos los pasillos con innumerables barricas dispuestas en extensas filas. Distinguimos en el ambiente el maduro bouquet del vino, aroma que inunda seductor nuestros sentidos, invitándonos a degustar una copa.

En el Museo del Vino de Casa Madero, tenemos oportunidad de convivir y participar en una cata con la experta sommelier Vianney Vázquez, quien nos conduce para saborear un vino como indiscutibles conocedores. Una actividad lúdica que nos permite valorar los aromas, colores y sabores de estos prestigiados vinos con casi 500 medallas internacionales en su palmarés.

Con un Casa Grande Chardonay y un par de copas, sugerimos terminar el recorrido en los infinitos y verdes viñedos. Un hermoso paseo que bien puede realizarse montando a caballo o en una calandria. Lo invitamos buscar un sendero para disfrutar y contemplar la maravillosa puesta de sol. Esta vivencia será un recuerdo entrañable que se mantendrá presente durante mucho tiempo.

Uno de los acontecimientos más importante de Casa Madero es la Fiesta de la Vendimia, festividad que coincide con las celebraciones de San Lorenzo. Esta fiesta, instituida a finales del siglo XIX, se organiza para festejar la cosecha de la uva. En esta ocasión, la Fiesta de la Vendimia se realizará los días 8 y 9 de agosto. Entre otros atractivos están el pisado de las uvas, ritual tradicional en honor a Baco, y la Danza de los Matachines, quienes descienden con antorchas por el Cerro de la Cruz.

Recomendamos visitar Casa Madero durante las temporadas de primavera y verano, cuando los viñedos tienen ese verdor espectacular que los transforma en un auténtico vergel. Casa madero abre todos los días, de 9 de la mañana a 6 de la tarde. Para hospedarse en la Casa Grande es necesario reservar con anticipación y alquilar al menos ocho habitaciones. Es un excelente lugar para organizar eventos especiales.

 

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje