La Casa de la Moneda de México, Forjando Belleza

Museos

Después de una larga tradición de trueque y uso del cacao como unidad de medición económica, México se vio enfrentado con la moneda real el 11 de mayo de 1535. La Real Casa de la Moneda de México fue establecida por los Españoles y fue la primera Casa de Moneda en América. Inicialmente se estableció en las Casas Viejas de Moctezuma, en ese entonces propiedad de Hernán Cortés. Posteriormente, en 1570, se trasladó a un edificio contiguo al Palacio Virreinal.

Janna Alcaraz, Diciembre 2014

bwd  Pág 1/5  fwd
05.jpg
06.jpg

Durante los primeros tres siglos de operación, la Casa de la Moneda de México acuñó valores con oro y plata extraídos de suelos mexicanos. Estas monedas eran de una calidad extraordinaria. Este perfeccionismo promovió el uso internacional de la moneda mexicana Real de a Ocho - medio de cambio en distintas partes del mundo como Japón, China, Europa y Estados Unidos - convirtiéndola en la primera divisa de uso mundial.

En el siglo XX, la Casa de la Moneda de México se convirtió en una Entidad Industrial descentralizada con la responsabilidad de acuñar las monedas en curso de México. Actualmente y desde 1999, las monedas se graban en una planta con tecnología de punta localizada en San Luis Potosí. Aquí se fabrican y acuñan todas las monedas de uso popular y medallas conmemorativas.

El edificio de la Casa de la Moneda de México en San Luis Potosí es moderno y cuenta con alta tecnología, aquí comienza el proceso de fabricación de una moneda. Existen dos grandes líneas de producción: Metales Industriales, todas las monedas de cuño corriente, y Metales Finos, medallas y monedas conmemorativas con acabados especiales.

La vida de una moneda o medalla comienza con el cospel, una base lisa metálica en espera de una cara que le dé valor. La segunda fase es el desarrollo del diseño y grabado. Se requiere una mano artista y experta para crear una obra única y representativa para las monedas. Este grabado inicial se modela a gran escala sobre yeso o plastilina que permiten trabajar cómodamente y crear un molde exacto. El diseño tiene que ser aprobado por la directiva de la Casa de la Moneda antes de pasar a producción y ser ajustado al tamaño real. Si analizamos una moneda detenidamente, podemos apreciar el detalle y la belleza artística de estos objetos que usamos a diario y podemos imaginar qué tan significativo es para el grabador haber plasmado su trabajo en una moneda nacional.

Los siguientes procesos de producción son industriales y parecen bailes perfectamente sincronizados. Los cospeles son transportados por bandas, siendo bañados, secados e inspeccionadas automáticamente. El diseño es reducido en escala y plasmado en contra relieve en dos caras de metal duro. El cospel ya listo para grabarse se coloca en posición y son presionados ambos lados con el metal duro, marcándolo con el diseño final y dándole su valor.

Las medallas o monedas conmemorativas, a diferencia de la moneda popular, son creadas especialmente para celebrar un evento o una fecha en particular. Cuentan con diseños exclusivos y son acuñadas en metales finos como oro y plata. Estas piezas son cuidadosamente fabricadas y presionadas de dos a tres veces para garantizar el detalle y la precisión de la imagen. La Casa de la Moneda de México ha creado numerosas medallas y monedas que han sido galardonadas con premios y reconocimientos internacionales como “El Tren Revolucionario”, moneda conmemorativa del Centenario de la Revolución de 1910, reconocida con el premio a La Moneda Más Bella del Mundo acuñada en Plata en 2010 por la Conferencia de Directores de Canberra, Australia; “El Calendario Azteca” galardonada con el segundo lugar de Moneda de Plata del Año 2009; en el concurso “Coins Constellation” celebrado en Rusia, “Piedra de los Soles” fue la Moneda Conmemorativa Más Bella en 2008, además de otros muchos palmarés con los que se expresa la admiración internacional por la fineza y talento de la Casa de la Moneda de México.

La Casa de la Moneda de México ha sido una institución de tradición nacional y testimonio artístico que ha expuesto el talento y la evolución histórica mexicana en forma de moneda. Tiene como función desde hace ya más de cuatro siglos producir y comercializar monedas y medallas de la más alta calidad. Entre sus aspiraciones podemos mencionar consolidarse como una empresa eficiente y moderna que colabore en el desarrollo económico del país. La Casa de la Moneda de México tiene una gran historia, influencia internacional y coloca belleza artística que vive en las manos de todos los mexicanos.

Recomendamos visitar el Museo Numismático Nacional que se encuentra en Calle del Apartado No. 13 en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Aquí encontramos en exhibición maquinaria del siglo XIX que funciona hasta hoy en día, una colección de monedas y medallas más representativas, además de herramientas y distinciones internacionales que ha recibido la Casa de la Moneda de México.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje