El Arte Popular es un elemento muy valioso en nuestra cultura, refleja la historia acumulada y compleja identidad de México:

La imaginación de la humanidad a lo largo de los siglos ha sido ilimitada al momento de desplegar su inventiva para crear seres fantásticos. Criaturas imaginarias han sido parte de casi todas las civilizaciones. Los pueblos han creado un mundo de figuras míticas inspirándose en la fauna que los rodea. Muchos de estos mitos se han transmitido oralmente, otros por bestiarios medievales que describían animales tanto reales como imaginarios.

Una de las tradiciones navideñas más importantes en el estado de Oaxaca es la Noche de Rábanos, un concurso que se realiza cada 23 de diciembre en el Zócalo de la ciudad, donde cientos de hortelanos y floricultores de la región exhiben auténticas obras de arte talladas en rábanos —tubérculo comestible típico en la gastronomía mexicana— desde figuras populares hasta los típicos Nacimientos.

México es conocido en el mundo por sus costumbres y tradiciones con profundas raíces prehispánicas, pero también por su deliciosa comida.El uso de flores en nuestra gastronomía presenta un resurgimiento notable, y al igual que otras expresiones, viene de la mano con sentimientos de identidad. Las flores crean un vínculo humano y emotivo en las labores diarias de la cocina. Es importante señalar que no todas las flores ni todas sus partes son comestibles y recomendamos asegurarse de su origen orgánico y libre de pesticidas.

La ciudad de Mazatlán, destino de playa en el sur del estado de Sinaloa, también es llamada “La Perla del Pacífico”.

Junto con la exquisita paella y la rústica tortilla española, el bacalao a la vizcaína es uno de los platillos emblemáticos de la gastronomía española. Una delicia que se arraigó en el gusto de los mexicanos, adoptando nuevos condimentos y volviéndose una muy sabrosa tradición en la temporada decembrina: en las cenas de Navidad y Año Nuevo no faltan el pavo, los romeritos y el bacalao.

Por Alejandro Aguilar

Alegres fandangos y sones, pícaros decimeros y versadores, coloridas cabalgatas, deliciosa gastronomía tradicional y amenos paseos en lancha son solo algunas de las diversas posibilidades que se pueden disfrutar durante las Fiestas de la Candelaria en Tlacotalpan, Pueblo Mágico en el estado de Veracruz y Patrimonio de la Humanidad.

En la madrugada del 16 de septiembre de 1810, luego de haber sido descubierta la Conspiración de Querétaro, Miguel Hidalgo, Ignacio Allende y Juan Aldama incitan a la población de Dolores levantarse en armas contra los españoles. Este acontecimiento es conocido como el Grito de Dolores, acontecimiento con el que inicia la Independencia de México.

Si existe un país en la cual el apetito por el misterio se cruza con la experiencia paranormal, se trata sin duda de México. No solo por su historia, su cultura y arqueología, sino también por sus tradiciones y creencias, en las que se empalman lo real y lo inverosímil, y en las que cobran vida personajes mitológicos como nahuales, hechiceras, chaneques, fantasmas, entre muchos otros seres. Estas creencias no han hecho sino acrecentar su influencia con el paso de los siglos, dando lugar a una enorme cantidad de mitos y leyendas, muchas de las cuales nos dejan con los pelos de punta.

“¡Ay, qué rechula es la fiesta, la fiesta charra, fiesta del sol!” cantaba con su inconfundible voz la bella sonorense Beatriz Adriana. Recordé con alegría estos versos mientras admiraba boquiabierto el arrojo desbordado en el lienzo de Apan, en el estado de Hidalgo. La Charrería, considerada como el  deporte nacional por excelencia desde 1933 y ahora distinguida con el nombramiento de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, nació en este poblado, cuyas vastas planicies antes estaban cubiertas por robustos magueyes.

Texto y Fotos: Alemao  Luna

En el Centro Histórico de la Ciudad de México, en la esquina de Donceles y Xicoténcatl, junto a la Plaza Manuel Tolsá, se encuentra una antigua casona que durante 80 años se ocupó como sede principal del Senado de la República y en donde han sido escritas muchas de las páginas de la construcción de la democracia en México.

A principios del siglo XX, las escuelas, facultades y edificios administrativos de la UNAM estaban dispersos por la ciudad, entre ellos, destacan los edificios del Antiguo Colegio de San Ildefonso, el Antiguo Palacio de Minería, el Templo de San Agustín y el Antiguo Palacio de la Inquisición, pero siempre se pensó que lo ideal era llevar a cabo un proyecto para ubicar todo en un mismo sitio que integrara la Universidad completa.

Amalia Hernández, nacida en la Ciudad de México en el año de 1917, fue una mujer que trascendió fronteras, y que con su enorme talento, sensibilidad, su elegancia y gran disciplina, logró abrir las puertas del mundo entero a través de una Institución que ha sido desde entonces referente de la cultura nacional y que ha enaltecido el nombre de México en los principales escenarios del mundo.

Ay, Dolores, cómo decirte que una imagen tuya habita mi memoria desde aquellas tardes de infante, cuando miraba tus películas en la compañía materna y que hoy, décadas después, sigues allí, como un mito en blanco y negro, de pie, con el garbo cándido al lado de Pedro Armendáriz en María Candelaria. Allí, mirando en lontananza, con el rebozo alrededor de tu rostro, exhibes la belleza fundacional de un México cinematográfico que se extendió hasta Hollywood.

Rebeca Moreno Cazares y Cuauhtémoc Contreras

Rebeca Moreno Cazares y Cuauhtémoc Contreras se conocieron en mayo de 1984. Ella estudiaba artes visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas y él, diseño gráfico. Ambos concluyeron sus estudios universitarios y colaboraron en diferentes proyectos culturales, cursos y actividades artísticas a nivel nacional e internacional con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Visita Nuestra revista"Edición/Verano"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje