Querétaro, escenario majestuoso para la historia de México

Alejandro Aguilar, La ciudad de Santiago de Querétaro, localizada en la zona central del Bajío mexicano, fue el escenario de los acontecimientos que detonaron la Guerra de Independencia en 1810.

La ciudad de Santiago de Querétaro, localizada en la zona central del Bajío mexicano, fue el escenario de los acontecimientos que detonaron la Guerra de Independencia en 1810, y continuó siendo testigo de la historia del nacimiento de una nueva nación hasta 1917, cuando un gobierno finalmente independiente promulgó la Constitución mexicana. Querétaro, la ciudad capital del estado, impresiona por su arquitectura colonial llena de historia. Sus calles murmuran fascinantes leyendas de libertad, valentía y heroísmo, y sus monumentos religiosos guardan la alabanza de un pueblo noble y orgulloso, con profundas raíces espirituales. Por la magia que su grandeza evoca en el visitante, la ciudad de Querétaro fue merecidamente declarada por la UNESCO, en 1996, Patrimonio de la Humanidad.

 

bwd  Pág 1/3  fwd
queretaro10.jpg
queretaro13.jpg
queretaro14.jpg
queretaro15.jpg
queretaro2.jpg

La leyenda dorada de Santiago Apóstol

Antes de la llegada de los conquistadores Hernán Pérez Bocanegra y Nuño Guzmán, esta provincia formaba parte del Imperio Purépecha de Michoacán. En 1531, Pérez Bocanegra, en alianza con Conín, cacique otomí de Jilotepec, ocupó Querétaro. Según cuenta la leyenda dorada, frailes franciscanos bautizaron a Conín con el nombre Cristiano de Fernando Tapia, y le dieron la encomienda de negociar por la rendición pacífica de los chichimecas, pobladores nativos de la comarca. Pero estos no aceptaron. Entonces se libró una terrible batalla entre los españoles con sus aliados y los chichimecas, que se prolongó por horas. Los chichimecas pelaron con ferocidad, y ante una derrota inminente los españoles se encomendaron a Santiago Apóstol, Santo Patrono de España. De repente, en medio de la batalla, el sol se eclipsó y en el cielo encapotado apareció una gran cruz, y la silueta del apóstol Santiago montado en un corcel blanco. Los chichimecas se aterrorizaron y abandonaron sus armas para ser luego evangelizados. Así se fundó Santiago de Querétaro.

Una ciudad del Siglo de las Luces

El Renacimiento fue un movimiento cultural e intelectual europeo entre el siglo XVII y el XVIII. Las ideas liberales del movimiento renacentista se propagaron por todas las colonias de los imperios europeos, incluyendo la Nueva España. La ciudad de Santiago de Querétaro se convertiría en la cuna del pensamiento libertario que inspiraría la lucha por la independentista de México. En la casa de don Miguel Domínguez, Corregidor de Querétaro, ahora sede del Poder Ejecutivo, se reunían Miguel Hidalgo, Ignacio Aldama, Juan Aldama, Ignacio Allende y Josefa Ortiz de Domínguez, esposa de don Miguel, conocida como la Corregidora. En estas tertulias, los insurgentes discutían las ideas de los pensadores renacentistas mientras bajo la influencia de estas nuevas ideas preparaban el camino para el levantamiento armado. Al ser descubiertos, los conspiradores desencadenaron la sublevación el 15 de septiembre de 1810. La Guerra de Independencia había iniciado.

Agustín de Iturbide, el primer emperador de México, despachó desde la Casa del Corregidor después del triunfo de los insurgentes, en 1821. Maximiliano de Habsburgo, el usurpador, lo haría años más tarde, en 1867. En este palacio se firmaron el Tratado de Guadalupe-Hidalgo para poner fin a la Intervención Estadounidense de 1847. Aún se siente en las calles de Querétaro el rugido de los combates entre realistas e insurgentes, el trueno de los cañones estadounidenses, y el redoble de tambores republicanos anunciando el fin de la aventura imperial de Maximiliano.

En esta ciudad se proclamó la Constitución Liberal de 1857, y luego del triunfo de Venustiano Carranza y Álvaro Obregón sobre el resto de los caudillos de la Revolución Mexicana, se convocó un congreso constituyente que promulgó la Constitución del 5 de febrero de 1917 en el Gran Teatro Iturbide, hoy Teatro de la República.

Querétaro, ciudad colonial

En el centro histórico de Querétaro hay una escultura rodeada por palacios en la Plaza de Armas, también llamada Plaza de la Independencia, dedicada al benefactor de la ciudad, don Juan Antonio de Urrutia. El Acueducto de Querétaro, construido por Urrutia, es una obra de 1,300 metros de longitud con 74 arcos, que en su momento fue el más grande de México, y en la actualidad es considerado un símbolo escultórico de la Ciudad.

Además de la Casa del Corregidor, el Teatro de la República, la Plaza de Armas y el Acueducto, otros sitios de interés son el Ex Convento de San Francisco, primer templo religioso del siglo XVI; la fuente de Hebes y el quiosco porfiriano el Jardín Zenea, instalado en donde antes era el atrio del Ex Convento; el Antiguo Oratorio de San Felipe Neri, monumento al estilo barroco neoclásico, Catedral de la ciudad desde 1921; y en el interior el Templo de Santa Rosa de Viterbo, una estructura al estilo barroco y mudéjar, los tesoros y magníficos retablos que revelan la importancia de Querétaro durante la época virreinal.

La Plaza de la Corregidora debe su nombre a la escultura de doña Josefa Ortiz de Domínguez que la domina. La plaza fue construida durante el gobierno de Porfirio Díaz para conmemorar el primer centenario de la Guerra de Independencia de 1810. Este concurrido paseo ofrece bellos andadores, restaurantes, bares y típicas tiendas de artesanías, a visitantes y vecinos.

Tips para conocer los alrededores de Querétaro

Tequisquiapan, Pueblo Mágico del Bajío: A 60 km de Santiago de Querétaro, “Tequis” fundada en 1551 y es famosa por sus aguas termales, y su increíble ambiente. El Templo Parroquial de Santa María de la Asunción, en el centro del pueblo, es la corona de su arquitectura colonial, En este lugar pueden realizarse actividades como vuelo en globo, paseo en cuatrimotores y en autos tubulares.

Ezequiel Montes: sus viñedos y minas de ópalo esperan a solo 45 minutos de Santiago de Querétaro. En este distrito queretano se encuentra el Pueblo Mágico Peña de Bernal, que invita escalar su peña con cerca de 300 m de altura y más de 10 millones de años de antigüedad, y a paseos de degustación en empresas vitivinícolas, como La Redonda y Freixenet.

Juriqulla: zona residencial en el norte de la ciudad de Santiago de Querétaro, debe su nombre a la antigua Hacienda de Juriquilla, del siglo XVIII. El casco de la hacienda es uno de los más bellos de la región, que cuenta incluso con una capilla dedicada al Señor de los Trabajos. Convertida en hotel, actualmente la Hacienda de Juriquilla ofrece espacios para negocios, familias y parejas. Cuenta con salones de negocios, spa, restaurantes, alberca, canchas deportivas, campo de golf profesional de 18 hoyos y espectáculos dentro de sus instalaciones. Otros atractivos en Juriquilla son sus plazas comerciales, centros de negocios, restaurantes, la Plaza de Toros y una presa, acondicionada para actividades recreativas y deportivas.

Jurica: ofrece espacios de recreación, descanso y negocios para los visitantes, como la Hacienda Jurica, construida a principios del siglo XVI. Su arquitectura colonial de arcos y paredes de piedra volcánica, junto con una colección de carretas de la época, remontan a sus visitantes a los tiempos de la conquista española. La Hacienda Jurica fue propiedad en algún momento del cacique otomí, Conín, y más adelante del virrey Luis de Velasco. Hoy en día es un hotel con centro de negocios y espacios recreativos. Jurica cuenta con un club campestre, diversos monumentos en su Centro Histórico como el Templo la Santa Cruz, y sitios tan relevantes en la historia de México como el Cerro de las Campanas, lugar donde fue fusilado Maximiliano de Habsburgo en 1867.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje