Visitar el Antiguo Colegio de San Ildefonso en el Centro Histórico de la Ciudad de México es sumergirse en nuestro orgulloso pasado colonial, presentarse a una cita con el arte de todo el mundo y descubrir los albores del Muralismo Mexicano, movimiento estético que unió identidad y modernidad, impulsado por José Vasconcelos. Acompáñenos en un interesante recorrido por este recinto fundado por los jesuitas en el siglo XVI y que posteriormente sería sede de la primera Escuela Nacional Preparatoria hasta 1978.

Leer más...

Durante la inauguración del Museo Soumaya-Plaza Carso en marzo del 2011, el ingeniero Carlos Slim Helú, presidente del Grupo Carso, declaró que este recinto sería un lugar en el que todos se enriquecerían con la cultura mundial, con la historia del arte y de México.

El Museo Soumaya-Plaza Carso, uno de los más llamativos en el mundo, se encuentra al poniente de la Ciudad de México. Fernando Romero, arquitecto del edificio, explicó en una entrevista que el concepto vanguardista del museo “convierte la vista del usuario en una experiencia orgánica, pues descubre un gran espacio”.

El Soumaya-Plaza Carso en un museo-escultura, único y contemporáneo, descrito por algunos como un brillante trapezoide en movimiento. Diseñado con una forma asimétrica, la fachada con 10 mil m² exhibe 16 mil paneles hexagonales “flotantes” que recubren sus sutiles ondulaciones. Esos módulos exteriores de aluminio, separados por milímetros unos de otros, fueron ideados para alargar la resistencia y durabilidad del edificio.

Con 46 metros de altura, la carcasa del edificio está construida con 28 columnas de acero curvadas y siete vigas en forma de anillo en cada uno de sus niveles, integrando un sistema que soporta la estructura y garantiza su estabilidad. Por su estilo arquitectónico ha sido comparado con el Edificio Selfridges en Birmingham y con el Guggenheim de Bilbao.

El Soumaya-Plaza Carso ocupa un área total de 17 mil m², cuenta con seis mil m² de espacios de exhibición distribuidos en seis plantas, conectadas entre sí mediante ascensores y una rampa en espiral, un auditorio con 350 asientos, librería, tiendas, restaurantes y cafetería.

“Parte de la arquitectura se basa en crear la belleza, porque se habla mucho de la forma, pero poco se comenta del espacio y éste es la esencia de la arquitectura” reflexionó en una conversación para la prensa, el arquitecto Fernando Romero.