Actividades

Baja California ofrece lugares sorprendentes para los turistas que buscan vivir experiencias únicas: Laguna Salada, frecuentada por aficionados a las competencias Off Road y pilotos de ultra ligeros, el Cañón de Guadalupe, un espectacular oasis en el desierto, Río Hardy, único cauce navegable en Baja California con una longitud de 26 kilómetros, y Los Algodones, famoso por sus dunas y campeonatos internacionales de sandboard.

Las cálidas y cristalinas aguas del Mar de Cortés y el Pacífico son el hogar de un vasto conjunto de vida marina que convierte a la Península de Baja California en uno de los destinos principales para bucear en los mares de México.

Mar de Cortés es uno de los principales destinos en el mundo, junto con Hawái, Alaska y Tailandia, para la práctica del Kayak. No pierda la oportunidad de vivir la experiencia en kayak por en las bahías de Baja California Sur. Además aproveche para esnoquelear en los arrecifes, observar peces multicolores y jardines de coral.

Velear es una de las actividades más gratas en la vida, la mejor manera de gozar el mar y observar delfines, ballenas jorobadas, mantarrayas y tortugas marinas en su hábitat natural. Los delfines generalmente acompañan a los veleros, así que con algo de suerte, estos gentiles anfitriones ofrecerán un inusual espectáculo de bienvenida.

Estas actividades extremas van sumando cada vez más seguidores en las playas de Baja California Sur y se pueden practicar con seguridad en casi en cualquiera de ellas, pues durante el verano soplan vientos moderados, principalmente por las tardes, mientras que en el invierno el viento es persistente.

Las ballenas son los mamíferos más grandes que jamás hayan existido en el planeta – como ejemplo, la ballena azul puede medir entre 24 y 30 metros de largo –. En 1979, México fue el primer país en crear un santuario para la ballena gris en los complejos lagunares de la Península de Baja California. Treinta años después se colocó nuevamente a la vanguardia de la conservación de las especies al decretar en 2002 el Santuario Ballenero Mexicano: aproximadamente tres millones de kilómetros cuadrados, repartidos en los océanos Pacífico y Atlántico y en el Mar Caribe. En este gran santuario, 21 tipos de cetáceos encuentran protección y refugio.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"