Vuelo en globo aerostático

La experiencia de volar entre las nubes es sorprendente, como navegar en un apacible océano infinito. El piloto controla el vuelo, manipulando la cantidad de aire caliente con los quemadores. Al quemar gas el globo se eleva y desciende al dejar de hacerlo. Nos desplazamos sin dirección aparente, aprovechando el viento como único timón. Quizá esta serenidad ante la incertidumbre de las corrientes aéreas es lo más parecido a la vida misma: viajamos sin ruta, en ocasiones no tenemos idea hacia dónde nos dirigimos, pero sin duda llegaremos a un sitio venturoso.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje