Teleférico Barrancas del Cobre, un ejercicio de imaginación

Parque de Aventuras Barrancas del Cobre

La Sierra Tarahumara es un lugar mágico donde los visitantes pueden vivir grandes aventuras que ocurren de manera espontanea y a todo momento. Sin duda el viajero que decida recorrer estos bellos y escarpados territorios que son un orgullo mexicano pasará momentos únicos y divertidos, el único limite es su imaginación. El atractivo principal son las Barrancas del Cobre, un sistema de cañones en la Sierra Tarahumara en el estado de Chihuahua. Esos cañones con más de 75 mil kilómetros de territorio son más extensos y profundos que el Gran Cañón de Colorado en Arizona, Estados Unidos. En las Barrancas del Cobre, los bosques de coníferas se multiplican junto con formaciones rocosas, arroyos, cuevas e incomparables cascadas. Es una región donde las altas mesetas forman un horizonte interminable y el suelo se abre en gigantescos cañones que resultan sencillamente impresionantes. Seguramente los turistas más experimentados ya están familiarizados con este destino, uno de los escenarios más espectaculares del mundo, ya que lo han recorrido a través de los 650 kilómetros de vía del Ferrocarril Chihuahua-Pacífico, mejor conocido como el Chepe.

 Esteban Raymundo Gonzalez, 1 Enero 2014

Ahora, como parte de la oferta turística de Chihuahua se presentó el Parque de Aventura Barrancas del Cobre cuya primera etapa se inaugurará próximamente siendo esta el Teleférico Barrancas del Cobre, un proyecto innovador, audaz y lleno de imaginación. Uno de los objetivos de este atractivo es el de atraer diferentes segmentos del turismo interesados en la naturaleza y actividades de aventura, para aprovechar el potencial natural de la Sierra Tarahumara cuyas barrancas cascadas tienen más de 1800 metros de profundidad. Héctor Valles Alveláis, Secretario de Turismo del Estado de Chihuahua, ofreció amablemente una entrevista sobre este importante desarrollo en las Barrancas del Cobre para los lectores de V México al Máximo.

“La distancia del Teleférico de Barrancas del Cobre en esta primera etapa es de 2800 metros de longitud, descendiendo de una plataforma a 400 metros de altura. La primera dificultad que se presentó para la construcción de este teleférico fue la topografía de los cañones. Expertos suizos y austríacos tardaron cerca de un año para determinar la ruta crítica y la factibilidad técnica para construir un teleférico que bajara de la barranca hasta el río. Se propusieron soluciones audaces e inéditas” explica orgulloso Héctor Valles. “En 2800 metros no era posible colocar una sola torre de apoyo, así que se resolvió con un cable de extremo a extremo sin soporte intermedio. Este cable tractor puede transportar dos cabinas con una capacidad de 60 pasajeros, en un recorrido espectacular, trasladando 500 usuarios por hora. Los visitantes pueden admirar la majestuosidad de los acantilados, la singular belleza de cascadas y arroyos de la sierra. Además de experimentar la inusual variedad de microclimas de la región: desde el frío intenso hasta ambientes cálidos y húmedos Un espectáculo escénico de 360 grados.” asegura Valles Alveláis.

“Otro atractivo de este proyecto es un restaurante panorámico donde se conjugan imaginación con diseño. Este restaurante de doble altura se encuentra prácticamente volado en el cañón, apoyado en una plataforma que ofrece un ángulo de visión más amplio de las Barrancas del Cobre. El piso de cristal, iluminado por la noche, permite admirar el vacío, la profundidad de los acantilados. En este sitio se puede practicar el rapel o escalar en una vía ferrata a 80 metros de altura. Esta vía ferrata tiene anclados y cables para hacer de la escalada una experiencia amigable para cualquier persona, sin importar edad o condición física. Además se cuenta con una tirolesa a 400 metros de altura, en paralelo con el teleférico. En esta tirolesa se alcanzan velocidades de 130 kilómetros por hora. ¡Es como saltar en paracaídas en caída libre!” celebra con franca sonrisa Héctor Valles. Es importante mencionar que en esta primera etapa de operación del Teleférico Barrancas del Cobre se destinaron 250 millones de pesos para el proyecto. En la segunda etapa se invertirán otros 200 millones, esto sin considerar las obras de infraestructura para ofrecer factibilidad a los inversionistas entre los que se cuentan seis importantes grupos hoteleros nacionales, así como la construcción de un aeropuerto en la población de Creel, un moderno centro de convenciones, un campo de golf y una carretera que conectará la cascada de Basaseachi con el Divisadero de Barrancas del Cobre. “Estoy convencido del enorme potencial de las Barrancas del Cobre – afirma Héctor Valles y agrega – para realizar este proyecto partimos de varias premisas fundamentales: un proyecto orientado a distintos segmentos turísticos, operación los 365 días del año y un absoluto respeto al medio ambiente y biodiversidad de la región.

El Teleférico Barrancas del Cobre, el tercero más grande del mundo, comenzó como un sueño, como un ejercicio de imaginación. Ahora es una realidad que beneficia no sólo al estado de Chihuahua, sino también favorece con fuentes de trabajo a las comunidades indígenas de la región” – concluye con optimismo Héctor Valles Alveláis. No cabe duda que un proyecto de estas magnitudes le cambiará la forma en que México y el mundo conciben a esta región; de la mano con de su equipo de trabajo el Secretario Valles instaló ya la piedra angular que ayudará a potencializar proyectos nunca antes vistos en Chihuahua y que ayudarán a solucionar la idea turística que se pretende alcanzar en este lugar. Ahora que ya está todo listo solo faltas tu y tu imaginación para poner el resto. Dentro de este gran proyecto turístico otra de las grandes acciones fue conectar dos grandes bellezas naturales como son las Barrancas del Cobre y la inigualable Cascada de Basaseachi a través de una moderna carretera de en la cual se unirán estos dos polos en solo una hora, dicha cascada se encuentra en la periferia del área tarahumara la misma se abre paso entre la escarpada barranca y crea así un anfiteatro natural de sorprendente hermosura, en donde las paredes de piedra alternan con tupidos bosques para así crear un paisaje que bien pareciera se un decorado del más sofisticado ensueño.

Para vivir la experiencia completa te recomendamos tomar una de las veredas al fondo de la cascada en donde el agua revienta contra las rocas después de una caída de 246 metros de altura. ¡Imagínate el sentimiento que representa acercarte al cause mientras el agua literalmente te avienta hacia atrás con la toda la potencia de la caída! Es una experiencia cien por ciento purificadora. Dicho río inaugura otro de los grandes cañones chihuahuenses: la Barranca de Candameña que terminan cientos de kilómetros más adelante en el río Mayo de Sonora. Durante mucho tiempo se pensó que ésta extraordinaria cascada era la más alta del país, pero en 1995 se comprobó que a escasos 8 kilómetros de ahí, sobre otra pared de la misma barranca se formaba otra cascada del doble de alto (453 metros) llamada Cascada de Piedra Bolada que se localiza en un rumbo más recóndito y para acercarse a verla es preciso contratar un guía. Frente a ella está el monolito de Peña Gigante que por sus paredes verticales de cientos de metros de altura se ha convertido en uno de los destinos favoritos de los amantes del rappel en los últimos años. Los aventureros más profesionales pueden contratar un guía y seguir el cauce del río Mayo hasta llegar a la cascada de Piedra Bolada y fotografiarla desde un ángulo que solamente está reservado solo para los más intrépidos. La presencia de un parque de estas magnitudes en un escenario natural tan exótico y original hacen que tu imaginación sea el límite a la hora de recorrerlo. Con Parque Aventuras Barrancas del Cobre, Chihuahua se pone a la vanguardia en la oferta turística nacional e internacional. V México al Máximo invita a sus lectores a hacer un ejercicio de imaginación visitando Barrancas del Cobre, formidable escenario natural de México.

Visita Nuestra revista"Edición/Otoño"

Suscribase a nuestro Boletín

Reserva tu viaje